Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valsequillo

La lucha final del Perro Maldito

La representación teatral por San Miguel repasa los episodios más graves de homofobia, racismo y machismo de los últimos 35 años

La suelta del Perro Maldito 3 José Carlos Guerra

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La suelta del Perro Maldito 3 Judith Pulido

Las brutales palizadas por homofobia, el racismo generado tras la ola de migración y los asesinatos por violencia de género han sido algunos de los temas tratados en la 35 edición de la Suelta del Perro Maldito, a la que pudieron asistir aproximadamente 600 personas separadas por dos espacios.

«Bienvenidos al espectáculo: el Perro Maldito está a punto de soltarse de las cadenas, permanezcan sentados en sus asientos y tengan cuidado porque en esta ocasión el distanciamiento social impedirá que puedan protegerse entre ustedes», alerta desde los altavoces una voz histriónica, minutos antes de que el reloj marque la medianoche. Más de 300 personas permanecen en las sillas repartidas por toda la plaza de San Miguel, otras 300 observan atentos las imágenes que reproducen las pantallas instaladas en el recinto cultural del casco de Valsequillo. De pronto, las luces se apagan.

21

Regreso de la suelta del Perro Maldito José Carlos Guerra

El municipio se convierte un año más en el escenario para la batalla entre el bien y el mal, que parece que este año será completamente definitiva. Las nueve musas griegas del Olimpo que representan la belleza y el arte del mundo aparecen entre los pasillos del público bailando como método para alejar las tinieblas del mundo, pero el Perro Maldito no tarda en aparecer tras liberarse un año más de las caderas de San Miguel Arcángel, con su horda de soldados preparados para matar cualquier atisbo de bondad y así, sin pensarlo por un segundo, asesinan sin compasión a las féminas. Los espectadores quedan así a la completa a merced de la maldad del demoniaco canino.

El Perro presentó durante el acto a su esposa del inframundo, embarazada de su heredero malvado

decoration

A diferencia de otros años, en esta ocasión el Perro no quedó limitado a tejer su discurso sobre un único mal, sino que prefirió aglutinar numerosas desgracias o actos malvados que han asolado al mundo en las últimas décadas. Los episodios de homofobia -como la brutal paliza que arrebató la vida de Samuel Luiz, en Galicia-; el racismo generado tras las olas de inmigración en Canarias; la falta de solidaridad entre países durante la pandemia; la falta de interés para revertir el cambio climático o los numerosos crímenes machistas que se producen de forma anual fueron algunas de las críticas manifestadas a lo largo del espectáculo, que en esta ocasión protagonizó el teldense Aduel Amaya, que ya fue invitado para representar al Perro Maldito en la edición del 2011 pero quedó sin interpretarlo al producirse al inicio el trágico incidente con el fuego que acabó quitando la vida a una joven de 18 años.

La suelta del Perro Maldito 1 José Carlos Guerra

«Al final se estarán preguntando que dónde está la bondad. No existe porque todos los males del mundo se han convertido en uno solo, en ustedes; el mal soy yo y yo mismo soy ustedes», expresó finalmente el Perro Maldito tras enumerar todos los males destacados en los últimos 35 años, como celebración a su vez de la trigésimo quinta edición de esta representación teatral y para llegar finalmente a la conclusión de que él es la representación del mal, que es causado en última instancia por los seres humanos.

Por último, para concluir finalmente su discurso y como vuelta de tuerca al espectáculo, la figura demoniaca acabó sorprendiendo al público presentando a su esposa, la señora del inframundo, embarazada de siete meses.

«No se olviden de que el mal se alimenta de todos sus pensamientos y malos actos; además les informo que a este perro aún le queda mucho futuro», gritó tocando a su vez la barriga de su mujer para presentar a su futuro hijo (al que incluso cantó una terrorífica nana), que representa la nueva amenaza de la humanidad y sobre todo la certeza de que el Perro Maldito siempre volverá a desatar su ira.

El espectáculo integra por primera vez la pirotecnia como una herramienta más para contar la historia

decoration

Así parecía que la función llegaba a su fin, pero de manera simultánea los espectadores que adquirieron las entradas para ver el espectáculo retransmitido en el recinto cultural fueron sorprendidos por los soldados del malicioso can, que desataron también la locura entre el público de este segundo espacio complementario para recordar que el mal está acechando en todas partes . El público rompió en aplausos una vez hubo concluido la representación que, a pesar de las circunstancias que la rodeaban por las restricciones de la pandemia, consiguió superarse e integrar elementos novedosos.

Aunque los 50 participantes que formaban parte del espectáculo no tenían permitido acercarse a los presentes, no dejaron de aterrorizar con marcadas coreografías que realizaron en medio de los pasillos más anchos entre sillas. Las escenas más importantes fueron ejecutadas en los espacios más altos para que pudiesen observarse bien desde la plaza y no sólo frente al escenario. Asimismo, se integraron elementos como la pirotecnia, que aunque normalmente hace presencia al final del show en esta ocasión contó como una herramienta más que servía para la narración del relato. En algunas escenas participaron acróbatas profesionales que actuaron desde el aire con telas especiales, entre otras peculiaridades que marcaron un antes y un después de unas de las fiestas más terroríficas de Canarias.

La suelta del Perro Maldito 2 José Carlos Guerra

Y al final del espectaculo, cuando encendieron las luces, se escuchó el tema de la danza de los enanos en señal de respeto por La Palma.

Una noche infernal en cinco imágenes. Los 50 participantes fueron transformados en demonios en el pabellon deportivo, en el antiguo mercado municipal de Valsequillo, y mostraron su arte en el escenario, como se observa abajo a la izquierda, y a la derecha. Arriba, el perro, en su decoración y en su salida triunfal tras prepararse en la biblioteca Benito Pérez Galdos. Aduel Amaya, que interpretó el papel de Perro Maldito, mostró anoche su arte en la plaza de San Miguel. |

Hoy, Día de San Miguel

Valsequillo celebra el día grande de sus fiestas en honor a San Miguel Ancárgel con un programa de actos que comienza a las ocho de la mañana con una muestra de ganado en el recinto ferial. La eucaristía principal será efectuada a las 11.00 horas, mientras que el desfile de los animales ante la imagen del santo se efectuará a las 13.00 horas La tradicional carrera de caballos se suspendió , pero para finalizar la jornada el grupo Cantadores ofrecerá un concierto en el recinto cultural a las 20.00 horas, en el día festivo de San Miguel. | J.P.

Compartir el artículo

stats