Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agüimes

El Parador de las vacas de la leche Sandra

La ganadería de Vargas, con sello de bienestar animal, tiene un plan de visitas escolares y para estudiantes de veterinaria

El Parador de las vacas de la leche Sandra |

Pisa fuerte la empresa familiar Artesanos de leche fresca, en la que están el matrimonio catalán, que lleva más de tres décadas en la Isla, formado por Esteban Banús y Mima Roca, junto a sus hijas Carla y Ana Banús Roca. La empresa recuperó la firma de la leche Sandra, y ayer presentó e inauguró su explotación ganadera denominada como Parador de las Vacas, que se encuentra en la zona de Vargas, en el municipio de Agüimes.

El lugar, que ya está listo para las visitas guiadas de escolares y familias, contó con el trabajo de arquitectura en la construcción de Vicente Boissier. Son unas instalaciones punteras y en las que las vacas son tratadas como reinas, «como si estuvieran en un spa. Por eso lo hemos llamados Parador de las Vacas», explicó Mima Roca.

«Es la primera y única granja ganadera con el sello de bienestar animal de Aenor [Asociación Española de Normalización y Certificación», aseguró Carla Banús. Esteban Banús resaltó que es su empeño «el procurar el máximo bienestar animal, y nos volcamos en la salud física y buen estado emocional de las vacas». Esta empresa recibe apoyo del Cabildo y del Gobierno de Canarias, como otras del sector primario.

El Parador de las vacas de la leche Sandra

La finalidad que se busca con las visitas guiadas que se promueven «es que los niños y los jóvenes conozcan de forma directa el sector primario, el sector ganadero. Hay que motivar a otras generaciones, para darle una oportunidad al sector primario», manifestó Mima Roca.

Además de la defensa del concepto kilómetro cero, es decir, que el transporte del producto no represente un gran impacto, hay otros valores que defiende Esteban Banús: «la cercanía, la salud y la innovación». Banús también mostró su gran apoyo y su solidaridad con el sector primario de La Palma, y a los palmeros y palmeras en general, por las consecuencias de la erupción del volcán. «Existe una situación de revalorización del sector primario, que tienen tantos valores culturales y tradicionales», destacó.

«Además de la seguridad de los alimentos y de los controles completos que hacemos a nuestra lecho y a nuestros productos, defendemos la cercanía porque es necesaria, más que nunca, como también la sostenibilidad. Sobre la salud, cada vez nos preocupa más qué comemos y su origen. El producto cercano es más sano y menos fresco el que procede de fuera», explicó Banús.

«En relación a la tecnología, nos encontramos con lo que ya llamamos ganadería de precisión. Todo es en base a los ordenadores, telefonía, censores, cámaras, radiofrecuencia, etc.. Tenemos previsto instalar placas solares para conseguir ser autosuficientes respecto a la electricidad. Y ya tenemos un sistema de purificación y digitalización del agua, y en un futuro cercano pretendemos producir biogás», agregó.

El Parador de las vacas de la leche Sandra

Estas declaraciones las hizo ayer ante los primeros visitantes guiados, entre los que estaban el presidente del Cabildo de Gran Ca naria, Antonio Morales; el consejero del Sector Primario, Miguel Hidalgo; los viceconsejeros del Educación y Sector Primario del gobierno de Canarias, María Dolores Rodríguez y Álvaro de la Bárcena, respectivamente; los alcaldes de Agüimes e Ingenio, Óscar Hernández y Ana Hernández; y el rector de la Universidad de Las Palmas de gran Canaria (ULPGC). Lluis Serra, entre otros.

El rector indicó que ya se preparan las gestiones «para que a esta granja ganadera vengan alumnos de la Facultad de Veterinaria para hacer prácticas, como alumnos del proyecto HUB Gastrofood». «Yo conocía el proyecto desde hace tiempo, y a mí me interesa mucho la sostenibilidad sanitaria, es decir, el producto que sea sano, y que sea respetuoso con el medio ambiente y con los animales».

Esta familia emprendedora volvió a sacar a la venta al público la nueva leche Sandra en octubre de 2018, después de rescatar la firma Sandra que se cerró en 2012, tras la venta en 2005 de Central Lechera por parte del Cabildo y de su posterior concurso de acreedores.

La empresa, que ofrece la leche entera, semidesnatada, desnatada y sin lactosa, como yogures Sandra, mozzarela, cuenta con la explotación ganadera en Vargas y la lechera, la fábrica sita en la calle L. H. Pilcher, en Carrizal, en el término municipal de Ingenio. El 70 % de la lecha es de tipo A2.

En relación al número de trabajadores que tiene en la actualidad, está en torno a los 45, unos diez en la granja y el resto que trabaja en la fábrica lechera y los empleados que se encargan del reparto.

El Parador de las vacas de la leche Sandra

Esta explotación tiene en la actualidad unas mil cabezas de ganado vacuno, sumando las vacas adultas, terneras [cría de la vaca] y novillos [res que tiene entre dos y tres años].

Cada una tiene su nombre. Las primeras vacas lecheras que se trajeron a la explotación viajaron desde Francia y de Alemania. En la actualidad, el 90 por ciento de estos animales ya han nacido en estas instalaciones debido a la política de recría que siguen los ganadores. El toro semental que suele ser empleado procede de Estados Unidos o de Canadá.

Las vacas frisonas suele vivir entre los siete y nueve años, según cuántos partos haya tenido, que oscilan entre cinco y seis. Cuando sus vidas acaban por edad, son llevadas al matadero, y sus carnes tienen calidad y se comercializan como de vaca madura.

Compartir el artículo

stats