Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antonio Morales pide ayuda para limpiar las vallas que dañan el paisaje

El presidente llama a empresas y ayuntamientos, y recomienda rechazar productos que su publicidad deteriore el medio ambiente

Antonio Morales. La Provincia

Con una inversión que 1.273.328,7 euros y la ejecución de cinco actuaciones, el Cabildo de Gran Canaria ultima la regeneración paisajística del entorno de la GC-1, en el tramo que discurre entre Jinámar y Marpequeña, en Telde. El presidente de la Institución Insular, Antonio Morales, aprovechó ayer la presentación para pedir el apoyo de los Ayuntamientos, empresas y ciudadanos para poner freno a la proliferación de vallas publicitarias que impactan en el paisaje. El presidente insular trasladó ayer tres mensajes: “es absolutamente necesaria la colaboración de los Ayuntamientos. En segundo lugar, un llamamiento a las empresas que están utilizando estos corredores para realizar publicidad que, como decía César Manrique, es absolutamente innecesaria, al disponer de todos los medios de comunicación existentes. Y una tercera, a nosotros como ciudadanía. Hagamos un juicio crítico de lo que sucede. A lo mejor no deberíamos consumir los productos que atentan contra el medio, el territorio y el paisaje. A lo mejor como usuarios no deberíamos frecuentar aquellos espacios, centros o actividades que se proponen si no respetan el medio, el territorio, el paisaje”.

Antonio Morales y la consejera del área, Inés Miranda, comprobaron ayer los trabajos del Proyecto Director de Regeneración Paisajística de la GC-1. Unas obras con las que, entre otras labores, se han retirado residuos y vertidos, así como 13 vallas publicitarias; se han pintado 9.454 metros cuadros de edificaciones e instalaciones; se han demolido 6.090 metros cúbicos de invernaderos abandonados; se han movido 10.000 metros cúbicos de tierras; y se han perfilado 7.405 metros de taludes y senderos.

Un ejemplo ha sido la zona agropecuaria del Barranco de La Rocha, junto a Marpequeña, ahora, libre de residuos. El segundo ha sido Bocabarranco y Los Cascajos, entre La Pardilla y Las Terrazas. Y el tercero, el talud del Polígono Industrial de Jinámar, que se encuentra en el margen izquierdo del Barranco Real de Telde. Resaltan los trabajos que se han efectuado en la estación de bombeo de aguas residuales, que está pintada y cuenta con revestimiento de chapado en laja en el cerramiento.

Compartir el artículo

stats