Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un estudio certifica la seguridad de las presas del Cabildo para bombeo de agua desalada

El presidente Morales presenta los informes técnicos que avalan la idoneidad de una central hidroeléctrica en el Salto de Chira

Antonio Morales, en la presentación del informe sobre la seguridad de las presas del Cabildo

"Están garantizadas todas las condiciones de seguridad para los usos actuales y para ser utilizadas en el proceso de transición energética y transición hídrica, de acuerdo con la emergencia climática decretada por el Gobierno de Canarias y el de España”, ha asegurado este jueves el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, en la presentación de los estudios de seguridad de las presas de la institución insular.

El presidente dijo que Gran Canaria tiene una riqueza con sus grandes presas que han permitido sobrevivir en las últimas seis décadas, gracias a "unos abuelos visionarios que supieron adelantarse a su tiempo y poner en marcha una red de embalses que son clave para la agricultura, ganadería y núcleos rurales”. Las presas del Cabildo representan el 55% del agua embalsada en la isla.

Los estudios han sido realizados por las empresas Granell Ingenieros Consultores e Ingeniería de Presas, sobre la situación de estas infraestructuras, y garantizan su seguridad e idoneidad de la red de presas, tanto para los usos actuales como para los futuros posibles. Los informes que estarán disponibles para descargar en la página web del Consejo Insular de Aguas a partir de este viernes.

“Dos de las presas, Chira y Soria, están llamadas a jugar un papel clave en la transición energética de Gran Canaria”, añadió Morales. Respecto a estas presas, los informes concluyen que Chira-Soria presenta "un buen comportamiento y márgenes de seguridad holgados respecto de su estabilidad general, estando garantizadas sus condiciones de seguridad estructural”.

Respecto a las restantes presas, Morales detalló que también que presentan un buen comportamiento por lo que estructuralmente se consideran seguras, por lo que “el esfuerzo, conocimiento y las obras realizadas en el siglo pasado, hacen que podamos sentirnos orgullosos de nuestro patrimonio hidráulico”. Desde 2015, el Cabildo, a través de su Consejo Insular de Aguas, se encuentre en un proceso de adecuación de las presas de esta Institución, con la evaluación de comportamiento, definición de obras necesarias y la correcta información de las presas en el Archivo Técnico, cumpliendo con las Normas Técnicas de Seguridad de Presas y Embalses, si bien el Cabildo ya contaba con parte del trabajo adelantado a esta normativa, gracias a lo cual se acometerá un plan de adecuación y mantenimiento de las presas que permitirá garantizar para la isla la disponibilidad de agua para nuestros agricultores y facilitar la transición energética.

Para Antonio Morales, se han producido dos hitos destacados en los últimos meses, “con la aprobación en julio de la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto de Salto de Chira por el Gobierno de Canarias y la presentación del informe concluyente de la disponibilidad y seguridad de las presas donde se va a actuar”, a lo que se suma la contratación de un servicio de control de las presas mediante el empleo de satélites.

El consejero de Sector Primario y Soberanía Alimentaria, Miguel Hidalgo, añadió el dato de que la demanda de agua para la agricultura en la isla representa el 43% del total consumida en la isla, unos 66 millones de metros cúbicos, de los que 11 millones de metros cúbicos corresponden a las presas, un caso único en Canarias.

Hidalgo destacó la presa de Soria, por sus 32 millones de metros cúbicos de capacidad y 132 metros de altura. Una pieza fundamental en el cambio de modelo energético, pero que también aportará 700.000 metros cúbicos de agua para la agricultura y recursos forestales de las cumbres, para lo que ya se tramita la contratación del proyecto que permita aumentar la distribución de agua desde las presas a las zonas altas de la isla.

Seguridad estructural de las presas

Yonay Concepción, director del proyecto Salto de Chira, añadió que la presentación del informe es un hito decisivo porque el resultado del estudio garantiza las condiciones de seguridad estructural de nuestras presas. Este estudio permite acometer la inversión en las presas, que será la tónica habitual en todas las presas del Estado, tras la aprobación de las Normas Técnicas de Seguridad de Presas y Embalses

El estudio ha analizado el comportamiento de las ocho presas de titularidad insular: Ayagaures (la primera construida por el Cabildo, en 1952), La Gambuesa, Fataga, Chira, El Mulato, El Vaquero, La Candelaria y Soria. Estas presas, excepto la de Soria, muestran un uso generalizado de la mampostería hidráulica y el hormigón ciclópeo, con secciones de gravedad, las cuales presentan un cierre de muy buena calidad geológica y son presas de bajos módulos de elasticidad y baja susceptibilidad térmica. No obstante, se resalta la ausencia de desagües de fondo y aliviaderos.

El análisis estructural ha sido realizado a través de la modelización mediante FLAC3D (incrementos de tensión, inferir los parámetros, criterios de rotura…), así como una estrategia de simulación propia con diversos escenarios (variación de la cohesión, fricción y resistencia a tracción con los embalses a nivel de coronación, subida progresiva del nivel de embalse, rigidez relativa de presa-cimiento, variación del coeficiente de dilatación térmica y resistencia a tracción minorada por variación progresiva del nivel de embalse).

De este estudio se concluye que el Cabildo de Gran Canaria dispone de presas seguras y que podrán mejorar con inversiones de órganos de desagüe con adecuación de aliviaderos y ejecución de desagües de fondo, así como la impermeabilización, rehabilitación de sistemas de drenaje y auscultación. De hecho, aprovechando estos trabajos el Consejo Insular de Aguas ha aplicado métodos para el análisis retrospectivo de movimientos.

Las ocho grandes presas del Cabildo forman parte de las 70 existentes en la isla, dentro de un conjunto de 172 presas que hacen de Gran Canaria uno de los lugares del mundo (junto a La Gomera) con mayor número de presas por kilómetro cuadrado. Con una variedad y calidad de las construcciones que viene ratificada por el estudio presentado hoy.

Estos informes, que fueron licitados públicamente en 2019 y adjudicados en 2020 por 250.000 euros, afirman, literalmente: “Con los resultados obtenidos y los análisis de sensibilidad llevados a cabo, se concluye que la Presa de Chira/Soria presenta un buen comportamiento tenso-deformacional y márgenes de seguridad holgados respecto de su estabilidad general, estando garantizadas sus condiciones de seguridad estructural”.

A esta misma conclusión se llega con respecto a la situación del resto de las presas gestionadas por el Consejo Insular de Aguas de la Corporación Insular, en cuya web (www.aguasgrancanaria.com) estará disponible toda la documentación, a partir del próximo martes, día 5 de octubre.

De hecho, los técnicos inciden en que la importancia para la Isla del patrimonio hidráulico ha motivado que el Cabildo grancanario, desde 2015 y a través del Consejo Insular de Aguas, esté inmerso en el proceso de adecuación de las presas de su titularidad, con el fin de evaluar su comportamiento, definir las obras necesarias e incluir la correcta organización de la información de cada una de ellas, en el denominado ‘archivo técnico’. Un trabajo en el que ya se llevan invertidos alrededor de 900.000 euros y que alcanza hoy un hito importante, con la presentación de los resultados de estos informes técnicos, que garantizan las condiciones de seguridad estructural de la red.

Así pues, señalan que la reciente publicación de la normativa específica, las Normas Técnicas de Seguridad de Presas y Embalses, se ha producido cuando la Corporación Insular ya tiene adelantado parte del trabajo. Y, a partir de este momento y con estos informes disponibles, el Cabildo continuará con ese plan de adecuación y mantenimiento, que permitirá garantizar la disponibilidad de agua para las y los agricultores, así como el proceso de transición energética, con la puesta en marcha de la Central Hidroeléctrica Salto de Chira.

Compartir el artículo

stats