Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Energía | XII Jornadas Españolas de Presas

«Si los políticos frenan Chira-Soria por protestas, el proyecto estará muerto»

Santiago González, ayer en las Jornadas Españolas de Presas.

Santiago González, ayer en las Jornadas Españolas de Presas.

Santiago González expuso ayer en las Jornadas de Presas la experiencia del proyecto energético de Gorona del Viento. En esta entrevista defiende que ese modelo es aplicable en Chira-Soria y recuerda que en la isla de El Hierro también se tuvieron que sortear muchos impedimentos medioambientales. Propone diálogo para mejorar el proyecto, pero opina que «estará muerto si los políticos sucumben a las protestas.

A día de hoy, ¿cuál es el resultado del proyecto energético de Gorona del Viento?

El previsible antes de las nuevas implantaciones que tenemos en mente con la creación de un plan director u hoja de ruta al encuentro del 100% de penetración en energías renovables, algo que ahora solo ocurre en épocas del año en que el alisio nos favorece. Cuando no es así, tenemos un consumo de las térmicas, que están justamente al lado, en la central de Llanos Blancos. El cambio climático lo estamos notando ya en todos sitios, y minuto a minuto. Ya estamos apreciando que la altura de alisios es muy variable y muy discontinua, y las rachas de viento que no son buenas tampoco favorecen a una producción equilibrada. Es lo que nosotros llamamos potencia-frecuencia o, en pocas palabras, que la red esté estabilizada. 

¿De qué cifras hablamos?

Este año hemos mejorado con respecto al 2020, en que nos quedamos en un 42% de penetración, pero Gorona del Viento ha logrado en el año 2018 hitos de 24 días al 100%, y penetraciones anuales del 67%. Sin lugar a dudas, Gorona del Viento es la célula de donde tiene que multiplicarse el almacenamiento más natural que existe, que es el agua. Y esto lo digo con respecto al proyecto de Chira-Soria, no nos olvidemos que el avance tecnológico va muy por delante del recurso preventivo. Nos cargamos las ballenas para conseguir su aceite, tiramos bosques para hacer carbón, empezamos con la destilación fraccionada del petróleo y ahora emitimos gases de todo tipo a la atmósfera, creyéndonos que nunca le íbamos a hacer daño. Todo esto se pudo haber tenido en cuenta con un plan preventivo, y consecuente de acuerdo a la velocidad de la tecnología. Hoy en día el ser humano se ha dado cuenta de que ese confort de darle al interruptor tiene un alto coste si no lo moderamos. Y la tendencia son las centrales hidro-foto-eólícas, y en eso queremos convertir Gorona del Viento a corto plazo.  

¿Cuándo cree que se podrá alcanzar la penetración total de las renovables? 

La previsión es el año 2030, no el 100%, pero sí cerca del 80%. El objetivo del 100% es en 2040. Pero lo primero es reducir la demanda a través del autoconsumo, con paneles fotovoltaicos en cubiertas o en huertos solares. El turismo está creciendo y cuando llegan visitantes aumenta la punta de demanda. Nosotros solo podemos bombear agua desde la presa inferior a la superior cuando tenemos exceso de energía renovable, que no nos cuesta nada. Sería absurdo bombear con combustible fósil. También hay que favorecer la compra de vehículos totalmente eléctricos. Para ello damos subvenciones desde el Cabildo de El Hierro, aparte de las del Gobierno de Canarias, y es una acción de responsabilidad social corporativa para hacerle entender a la sociedad herreña, y a cualquier otra con este sistema, que los beneficios no se pueden reflejar en una factura de la luz. Hay que reflejarlos repartiendo dividendos acorde a la formación, a la eficiencia energética en las viviendas. Contemporizar lo que estamos viendo ahora con el precio del megavatio/hora con programación horario al poner en marcha los electrodomésticos. En definitiva, reinventarnos para mantener ese nivel del confort. 

Gorona del Viento se pone como ejemplo, pero El Hierro es una isla más pequeña en territorio y sobre todo el población. ¿Se puede trasladar ese modelo, tal como está, a Gran Canaria?

Gorona del Viento ya es el modelo a seguir. Lo que ocurre es que la dimensión en las islas capitalinas y los consumos son mucho más grandes. Son redes de 26 u 28 subestaciones eléctricas. El Hierro tiene una sola subestación y de ahí parte una linea central donde penetramos con renovables. Es mucho más fácil. No en todos los lugares se puede realizar. Pero también digo que más del 60% de El Hierro está protegido y costó horrores poner en marcha esa central. Se empezó a trabajar en ella desde 1980, comenzó a hacerse el plan de sostenibilidad en 1997 y se puso en marcha en 2014. Por burocracia y normas de Medio Ambiente. Si queremos que este modelo prevalezca, todo tiene una solución si actuamos a tiempo y se sigue trabajando bien, pero si los políticos deciden frenar un plan energético adecuado por el mero hecho de cuatro manifestaciones en contra, el proyecto estará muerto. En El Hierro fueron constantes porque la sequía en la isla era muy grave. Es vital mantener los recursos hidráulicos subterráneos el mayor tiempo posible. 

Los colectivos contrarios a la central de Chira-Soria alegan que Gorona del Viento tampoco es la panacea de las energías.

Ocurre lo siguiente. Si queremos vender que Gorona del Viento y El Hierro es 100% renovable, es verdad que no es cierto. Lo que hay que vender es que en épocas somos 100% renovables y que en el año hemos penetrado un 57%. El resto se fue a combustibles fósiles. De lo que nosotros penetramos, hemos ahorrado un montón de miles de toneladas de CO2 a la atmósfera. Eso es lo que hay que ver si eres realmente un activista verde . Pero si eres un verde que está buscando problemas para que tu ‘verdura’ reflorezca y se convierta en un bosque verde, ese no es el camino. El camino es dialogar, ver lo que hay que mantener, porque dónde se puede reconducir el proyecto, porque siempre hay caminos. No hay nada técnicamente imposible, es todo cuestión de dinero. Ahí se mueve mucho dinero, pero va a generar muchísimo más. Gorona, al tener una retribución muy especial por ser la primera central del mundo de este tipo, tuvo una remuneración al principio para compensar la inversión inicial, que fue de 89 millones de euros. Hubo que recuperar para sanear y utilizar los beneficios en las inversiones para la conservación de la central. Eso es algo vital en cualquier instalación, pero sobre todo en una central hidroeléctrica como ésta, que tiene un mantenimiento altamente caro y muy continua porque todo es nuevo; se está experimentado todo.

Compartir el artículo

stats