Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Telde

Un cabaret de diversidad

Una veintena de personas con síndrome de down actúan en un musical para dar visibilidad

Elena Ferrer (con la camisa blanca) repsentando una pequeña escena de ‘Cabaret Underground’ atro municipal. | | FUNDACIÓN DISA

El teatro municipal acoge el 29 y el 30 de octubre el musical ‘Cabaret underground’, una adaptación del film de Liza Minelli, impulsado por la Asociación Síndrome de Down y la Fundación DISA

Desparpajo, carisma y extroversión. Esas tres palabras podrían definir la actuación de Elena Ferrer, una joven con síndrome de down que forma parte del elenco de actores del musical inclusivo Cabaret Underground, que será representada los días 29 y 30 de octubre en el teatro municipal Juan Ramón Jiménez. «Para mí es increíble formar parte de esto», expresa la actriz, que confiesa que esta es la primera vez que actúa en una obra de teatro. Pero no será la última.

La experiencia le está encantando. Eso se nota. «Soy una persona muy extrovertida, siempre lo he sido», explica encantada, para detallar por qué se siente muy atraída por la representación teatral. De hecho, confiesa que deseaba formar parte del proyecto desde que vio la primera obra producida por la asociación Síndrome de Down, que colabora con la Fundación DISA. Apenas tenía entonces unos 16 años, pero tenía claro que quería introducirse en el grupo desde que pudiera. «Cuando salí de esa obra me quedé encantada, le dije a mi madre que me apuntase porque me pareció estupendo», añade emocionada.

Hace cinco años que la asociación inició esta formación de teatro, que desarrollan siempre durante seis meses aproximadamente y que acaba concluyendo siempre con un trabajo de fin de curso que se presenta en un escenario de un teatro real. «El proyecto ha crecido mucho; nos ha funcionado muy bien la unión de actores sin discapacidad intelectual y actores con síndrome de down porque han hecho mucha química entre ellos y eso es al final lo que beneficia a las personas con down a alcanzar cotas mayores», explica Ángel Sosa, director técnico del colectivo.

«La inclusión no es siempre darles más capacidad, sino también que consigan los apoyos en la sociedad; hemos conseguido hitos enormes como llevar nuestras obras a festivales como el Temudas (que no está relacionado con las personas con discapacidad), llenar las salas de un teatro como el Pérez Galdós o que nos llamen de otros municipios para que interpretemos», reivindica. Recuerda que con esta obra de teatro esperan desvincular la imagen infantil que históricamente se les ha dado a las personas con esta discapacidad intelectual. «Esta obra está hecha para un público adulto, tiene un carácter más serio porque ellos no son niños», asevera.

«Los actores reivindican que son adultos y se alejan de la imagen infantil que se les suele dar»

decoration

En esta ocasión el elenco está conformado por un total de 18 actores con síndrome de down -entre los 18 y los 50 años-, acompañados de tres intérpretes amateur sin discapacidad. Además, para esta representación también se unen los actores profesionales Mingo Ávila y Luismo Rodríguez, así como las bailarinas Karen Castro, Emily Castro y Julia Rivero. «Yo vengo de la escuela de Guacimara Correro y para mí esto ha sido una formación complementaria que realizo una vez a la semana, pero ha sido todo un aprendizaje increíble», explica Patricia Bravo de Laguna, una de las actrices implicadas.

Rubén Darío, profesor de artes escénicas y director de la obra, admite por su parte que formar parte del proyecto «ha sido maravilloso; cuando me propusieron ser el profesor del taller no sabía si sería capaz porque jamás había trabajado con gente con otras capacidades, pero vamos que me di cuenta que tienen capacidades maravillosas y aportan muchísimo». De hecho, el docente asevera que su mayor satisfacción llega cuando «los asistentes vienen y me dicen que no han sabido identificar quien de los actores tiene síndrome de down y quienes no; es muy gratificante verlos trabajar porque lo dan todo, apenas hemos tenido que modificar el guión». Darío adelanta que incluso algunas de las canciones se efectuarán en directo.

Las entradas, que ya están disponibles en la página web entrees.es, tienen un coste de diez euros. La recaudación irá íntegramente a sufragar los gastos de las diferentes actividades que llevan a cabo en en la asociación. «Creo que la cultura tiene mucho que ver con la solidaridad; de hecho, en estos días el municipio ha acogido muchos eventos artísticos de este tipo como el concierto de Patios Encantados (en donde el público asistente debía traer alimentos no perecederos) o la gala benéfica de La Palma», expresó ayer, durante la presentación del acto, el concejal de Cultura, Juan Martel.

Compartir el artículo

stats