Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La familia de Yéremi cree que ‘El Rubio’ lo echó de comer a unos cerdos

La madre del pequeño desaparecido en 2007 asegura que sería capaz de perdonar a Antonio Ojeda si este le devuelve los restos que queden de su hijo

Rueda de prensa de la familia de Yeremi tras la reapertura del caso

La familia de Yéremi Vargas, desaparecido en 2007, maneja la tesis de que Antonio Ojeda, alias ‘El Rubio’, echó el cuerpo del menor a unos cerdos para que se lo comieran. Así lo hicieron saber ayer durante la rueda de prensa en la que estuvieron Ithaisa y José Suárez, madre y abuelo del pequeño, respectivamente, acompañados de su abogado, Marcos García Montes.

El primero en desvelar esa hipótesis fue el propio letrado, quien narró que han tenido «noticias de personas que no quieren declarar» sobre que el cuerpo del menor estuvo en un chiquero donde fue comida para los cochinos. Sin embargo, fue a oídos del abuelo del pequeño a donde llegó la información. «Hay gente que me ha dicho que, conociéndole, pudo habérselo dado de comer a los cochinos que tiene», apuntó José Suárez, al tiempo que explicó que esos testigos «no dan la cara para no verse implicados en un procedimiento judicial». 

Por ello, la familia ha solicitado a esas personas que declaren en el caso todo lo que saben y les enviaron un mensaje en el que les recordaron que pueden ser tratados como testigos protegidos. Para los familiares del pequeño perdonar a ‘El Rubio’ es una posibilidad que han manejado siempre que este devuelva los restos que queden del niño para darle sepultura. «Le damos la oportunidad de que lo diga. Nosotros no queremos venganza, ni siquiera justicia, de eso que se encargue el tema judicial», apuntó la progenitora del pequeño, a la vez que sentenció que «sólo queremos que nos entregue a Yéremi, esté como esté. Seríamos capaces hasta de perdonarlo pero que nos dé lo que haya del niño, queremos saber dónde está. Estamos sufriendo muchísimo, por favor que colabore», suplicó Ithaisa Suárez.

El abogado Marcos García Montes sostiene que Ojeda no actuó sólo en la desaparición del niño

decoration

La misma posición tiene el abuelo del pequeño, quien pidió a Ojeda que «hable de una vez, si es un hombre que diga dónde está para recoger lo que queda de él», insistió José Suárez. Además, aseveró que le daba «igual el tiempo que le den de condena» a ‘El Rubio’ por, presuntamente, secuestrar y matar al niño. «Es más, si me dice dónde está el niño, yo sería capaz de perdonarlo. No queremos que Yéremi esté por ahí tirado. Queremos que vaya a descansar a un camposanto como todo el mundo», apostilló José Suárez. «Seguiremos hasta el final, hasta que él (Antonio Ojeda) se dé por vencido. Yo tengo clarísimo que fue él», reiteró el padre de Ithaisa Suárez.

12

Rueda de prensa de la familia de Yeremi tras la reapertura del caso Elvira Urquijo (EFE)

Indicios

El abogado de la familia, Marcos García Montes, entiende que el magistrado del Juzgado número 2 de San Bartolomé de Tirajana, Juan Manuel Hermo Costoya, ha reabierto la causa después de una «fracasada» instrucción. Por ello, desgranó una serie de indicios en los que se basan para dirigir la acusación contra Ojeda. En primer lugar señaló que Pedro Iván Llamas, menor de 11 años en aquel momento, situó el coche de ‘El Rubio’ en el día y lugar de los hechos. Según el letrado, el joven le contó detalles de lo ocurrido y le explicó que, en su momento, el juez «no le dejó contar todo lo que sabía», por lo que afirmó que su declaración será «trascendental».

El letrado espera que la Audiencia permita tomar declaración a los excompañeros de celda de ‘El Rubio’

decoration

Asimismo, sostuvo que han interpuesto un recurso ante la Audiencia Provincial de Las Palmas para que se tome declaración a los dos presos que compartieron celda con Ojeda en las prisiones de Juan Grande y en Algeciras. Estos, en su momento, manifestaron que ‘El Rubio’ les dio detalles del secuestro y de la muerte del pequeño, entre ellas, que utilizaron un disolvente para desmayarle y que quemaron su cuerpo sobre un colchón. Pero el dato que más destacó el letrado ayer fue que les comentó que el niño se puso de «color azul». Y es que resulta que, según la madre de Yéremi, el pequeño padecía de cianosis y se le desencadenaba cuando sufría un episodio de estrés. Un dato que sólo conocía la familia y al que Ithaisa Suárez no dio «importancia» al comienzo de la investigación.

García Montes apuntó también que por las declaraciones de Ojeda a sus compañeros de celda se puede desgranar que no actuó solo. Asimismo, añadió que la expareja de ‘El Rubio’ testificó que este le contó que el niño tenía gafas verdes y pantalón caqui, algo que aseguraron era cierto. 

Antonio Ojeda se ha negado a declarar, según el letrado, y esto podría «perjudicarle» si se pone de relevo su silencio con otras pruebas. Por ahora no figura como investigado pero la familia espera que deba comparecer pronto como imputado. Serán Ithaisa Suárez, Pedro Llamas y el director del módulo de respeto de Algeciras los primeros en declarar sobre este procedimiento tras la reapertura del caso el próximo 5 de noviembre en el Juzgado número 2 de San Bartolomé de Tirajana.

Compartir el artículo

stats