Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luisa González Alemán Jefa de la Policía Local de Agüimes

Luisa González Alemán: «Desde pequeña quise ser policía y a los 20 años ya tenía la plaza»

Luisa González Alemán, nueva jefa de la Policía Local de Agüimes. | | LP/DLP

Luisa González Alemán (Agüimes, 1968) es la nueva jefa de la Policía Local de Agüimes. Se hizo agente con 20 años, y tras treinta y tres de servicio pasa a ser la primer mujer que dirige este cuerpo en su municipio. En su recorrido laboral dice que le ha valido su tesón y admite que en un tiempo costaba que se entendiera su punto de vista. De los comentarios de la calle asegura que ha procurado que no le afectaran.

¿Por qué quiso ser policía?

Desde pequeña cuando iba al colegio y veía a los policías en los pasos de peatones ya me gustaba ese trabajo. Hasta cuando en el colegio me preguntaban qué quería ser de mayo ya decía que policía. Cuando saqué la plaza con 20 años, acabaditos de cumplir, una profesora siempre me recordaba que ya desde pequeña parece que ya lo tenía claro mi futuro profesional. No es una opción que elegí como un trabajo más, sino que fue porque realmente me gustaba.

¿Y le venía de familia?

No. En mi familia no había policías. Sí que tenia mucha relación con la familia Olivares que estaban relacionados con la policía, y eso quizás influyó.

¿Le ha costado como mujer llegar a ser jefa de la Policía local de Agüimes?

Llevo 33 años en la Policía. Entré por oposición, y luego se crearon plazas de oficial me presenté, y bueno, llevo desde 2013 de oficial. Había un subinspector al frente de la Jefatura de Agüimes y al jubilarse como no había más subinspectores me han nombrado a mí como jefa.

¿Hay más mujeres policías en su municipio?

Sí, tengo tres compañeras más. Cuando me incorporé es verdad que estuve como tres años sola. Pero claro eso fue hace más de treinta años, y ya hay más mujeres que se han incorporado a esta profesión. En las oposiciones cada vez hay más mujeres que se presentan para obtener las plazas.

¿Y considera que son duras las pruebas físicas?

Si estás preparada no son duras. Claro que hay que prepararse.

¿Cuáles son las tareas que tiene que afrontar en este nuevo cargo?

Ahora me tengo que encargar de un trabajo más administrativo porque se basa en organizar, y es de menos estar en la calle. Tengo que coordinar tareas y supervisar los eventos que se hacen para que todo funcione.

¿Le gustaba más estar en la calle como agente de tráfico?

La verdad es que esta profesión me gusta. Me gusta estar en la calle, tratar con los vecinos, y sobretodo una de las funciones que más me gusta es dirigir el tráfico, pero se van cumpliendo años, y las cosas cambian, y también he querido irme superando.

¿Ha sufrido comentarios machistas de sus compañeros o en la calle por el hecho de ser una mujer policía?

Bueno, algún comentario ha habido, pero procuré que no me afectaran. Pero claro que he oído comentarios machistas.

¿Pero dónde han podido ser más molestos?

En la calle. El colectivo de la policía es pequeño, y los tiempos han cambiado. Pero en la calle si, y ahora no tanto, pero hace años cuando no era habitual ver mujeres policía sí que los oía.

¿Y cómo se siente al ser la primera mujer que conquista esa jefatura en Agüimes?

Para mí es un orgullo. Es verdad que hay otras compañeras que lo han logrado en otros municipios, sin duda es que ser la primera jefa de Policía de Agüimes es un orgullo. También es verdad que el hecho de que haya más mujeres ahora hace que cambie la percepción de las cosas. Durante años era sólo el punto de vista de una mujer entre tantos agentes hombres. El camino no ha sido fácil, y en este recorrido me ha ayudado mi carácter, porque he tenido que ganarme el respeto. Me he dado cuenta que o te pones las pilas o te supera todo y todos. Pero eso lo vivi más hace treinta años porque además de ser muy joven era mujer.

¿Qué le han dicho sus compañeros de trabajo?

Gran parte me ha felicitado. Pero claro siempre hay alguien a quien no caes bien pero tampoco me han dicho nada, y es algo que no me gusta tocar porque esto es un pueblo pequeño y nos conocemos todos. En general todos los comentarios han sido buenos.

¿Qué servicios son los que más atienden o reclaman los vecinos?

Pues más que nada los accidentes de circulación, y también los vecinos llaman porque hay vehículos ocupando los vados de sus garajes, y si bien es un municipio tranquilo, también atendemos alguna alteración del orden. Y luego el día a día.

¿Con el estado de alarma por la pandemia del Covid tuvieron que atender muchas denuncias porque no se cumplían las normas sanitarias?

Si, hubo denuncias porque había ciudadanos que no se querían poner la mascarilla, pero no se produjeron altercados ni sanciones por la organización de fiestas.

Y a nivel de dotaciones de vehículos y de personal, ¿cómo están?

La policía estamos siempre faltos de personal, pero ahora con las siete plazas que se han sacado a oposición ya se atienden mejor las necesidades. La plantilla la conforman unas 23 personas, y con este incremento de plazas se puede decir que se dispone del personal necesario. Claro que siempre es mejor más, siempre es mejor que hayan seis parejas de agentes en la cale que tres, pero con lo que tenemos estamos dotados para atender los servicios.

¿Cuáles son los retos que se plantea ahora como jefa?

A ver cambios la verdad es que no se pueden hacer muchos porque todo se está haciendo que es atender todas las necesidades que tiene los ciudadanos, pero sin duda siempre habrá que ir ampliando la plantilla en un futuro, y mejorar las dotaciones de vehículos eso siempre es básico.

¿En su etapa profesional hay algún momento de los que ha tenido que intervenir en la calle que se le ha quedado grabado?

Una de las situaciones que más me impactó fue un accidente de trafico de un coche con una moto. Me acerqué al lugar pensando que se habían llevado a las personas que se vieron implicadas, y noté que pisé algo y luego vi que era un a mujer embarazada fallecida. Me quedé tan impactada que estuve como un año que no podía pasa yo sola por allí por la noche. También es verdad que eso fue si empezando cuando tenía unos veinte y ochos años. Luego han habido cosas buenas, que han sido todo los momentos en que he podido ayudar a los vecinos. También he estado con temas de violencia de género y aunque vives caso complicados siempre te queda el que has ayudado a esa mujer.

¿Pero al final le pesa más lo bueno?

Una de las etapas que me han gustado mucho fue cuando impartí cursos de educación vial en los colegios. Fueron tres años y fue que a través de la Dirección General de Tráfico nos formaron para que fuéramos a los colegios a darles explicaciones y realizar actividades. Los niños, en especial los pequeños disfrutaban mucho . De hecho, hay niños que ahora tienen ya 20 años que se acuerdan de esas clases y me lo dicen.

Compartir el artículo

stats