Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

El Cabildo pone 100 sanciones por invadir las dunas de Maspalomas

La Corporación cree que la presencia de agentes y las denuncias tienen un efecto disuasorio entre quienes se salen de los senderos o practican sexo

Imagen de archivo de turistas paseando por la reserva natural de las dunas de Maspalomas.

Sanciones por agredir a los espacios naturales. El servicio de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria ha interpuesto en el último año y medio más de 100 denuncias contra ciudadanos y turistas que han cometido agresiones contra la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas, un espacio protegido e importante polo de atracción turística a Gran Canaria en el cual la Corporación impulsa desde 2018 el proyecto Masdunas de recuperación y regeneración ambiental. Recientemente, un estudio elaborado por la ULPGC y la Flinders University de Australia, publicado en la revista científica Science Direct, ha alertado del proceso de degradación que sufre este espacio natural como consecuencia de la práctica de sexo, y el Cabildo avisa: está trabajando para impedir que la huella humana provoque daños a este espacio, independientemente de la actividad que se desarrolle y multa siempre que las personas se salgan de los senderos habilitados y entren en zona de exclusión. Las dunas han incorporado 30.000 metros cúbicos más de arena, según las primeras estimaciones.

Duna y charca de Maspalomas. Yaiza Socorro

Desde mayo de 2020 cuatro agentes de Medio Ambiente y dos policías locales de San Bartolomé de Tirajana velan de forma permanente por la protección de las más de 400 hectáreas que abarca este sistema dunar en un operativo de vigilancia al que además se suma una cuadrilla de personas que cuida y realiza el mantenimiento de este espacio. «Lo que el Cabildo pretende es que las agresiones ambientales a las dunas sean las menos posible», explica Manuel Amador, director general de Medio Ambiente de la Corporación insular. Y la Corporación está convencida de que la presencia de agentes y el sistema de sanciones están teniendo un efecto disuasorio, explica por su parte María Martínez, directora conservadora de la reserva natural.

En el último año el sistema dunar ha incorporado otros 30.000 metros cúbicos de arena

decoration

El director insular de Medio Ambiente reconoce que el Cabildo se ha puesto ahora «más rígido» en la aplicación de la normativa frente a la «permisividad absoluta» que ha habido durante los últimos 30 años en la protección de este ecosistema. Consultado por el estudio académico, que identifica hasta 298 puntos de encuentro sexual y la presencia de todo tipo de desechos, Amador recuerda que esa actividad no es castigable por sí misma, sino solo cuando se produce en zonas de alto valor natural y fragilidad ambiental que se encuentran dentro de las áreas de exclusión, a las que está prohibido el acceso salvo para tareas de investigación y conservación.

La Administración no valora la actividad que se desarrolla, sino el hecho de permanecer en una zona de acceso restringido o la construcción de goros de piedra o leña que arrancan de la vegetación endémica de la zona. Prácticamente el centenar de denuncias interpuestas por la Institución insular responde al tránsito fuera de los ocho kilómetros de senderos autorizados y señalizados con 1.500 bolardos, y las cuantías de las sanciones oscilan entre los 150 y los 300 euros, aunque la normativa recoge multas de hasta 600.000 euros en caso de grave atentado medioambiental.

Dunas de Maspalomas. Yaiza Socorro

Pero la pregunta es, ¿han llegado a término esas sanciones? Y la respuesta es sí. Amador asegura que ha firmado «un montón» de resoluciones de archivo de expedientes por pago de multas. Respecto a si las conclusiones de este estudio perjudica a la imagen internacional de Gran Canaria, Amador considera que no. «Cuando la Red Natura 2000 de la Unión Europea nos dice que este espacio debe estar protegido, el Cabildo lo asume y lo impulsa y eso genera una imagen internacional increíble; sin demonizar a ningún colectivo, solo protegemos este espacio como pide Europa», señala.

Sobre la presencia de personas que practican sexo en las dunas y ponen en jaque su conservación, la directora conservadora de este espacio, Marta Martínez, explica que en distintos foros de internet se observa un cambio de hábitos. «Ahí se comenta que hay vigilancia a ciertas horas y zonas, así que la presencia de los agentes claramente ha provocado una respuesta», puntualiza.

Las sanciones que ha puesto el área de Medio Ambiente oscilan entre los 150 y los 300 euros

decoration

Desde 2018, el Cabildo tiene en marcha el proyecto Masdunas, pionero a nivel mundial para la regeneración de la duna costera. En su primera fase, de extracción de arena de la Punta de la Bajeta y traslado al norte de la playa para que el viento la volviese a depositar en el sistema, las dunas recibieron un aporte de 60.000 metros cúbicos de áridos, a los que en el último año y medio se han sumado otros 30.000, según datos provisionales que maneja la directora conservadora del espacio.

Imagen de archivo de los operarios del Cabildo durante las actuaciones en el proyecto Masdunas. Santi Blanco

Aún sin un estudio permenorizado sobre la mesa, Martínez piensa que esta nueva aportación está vinculada a la ausencia de elementos como las hamacas y las sombrillas de las playas. «Cuando hay menos rodaduras en la playa es cuando se observa el efecto de la entrada natural de arena», afirma, «eso nos hace ver cómo los usos que se realizan en la costa afectan al sistema dunar; se ponen más hamacas de las que se ocupan o se utiliza maquinaria pesada para limpiar la playa».

El Cabildo ha puesto en marcha ya la tercera fase de este proyecto, que consiste en seguir limpiando el espacio natural además de eliminar flora exótica o fauna invasora como gatos asilvestrados o tilapias. Durante los próximos meses se continuará acondicionando los senderos y se instalará señalética con información educativa sobre los usos permitidos en este espacio natural protegido.

Compartir el artículo

stats