Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

El abandonado CEIP El Pedrazo será un centro de educación especial

Veintiún alumnos de tres municipios tienen que desplazarse desde la zona sur a Telde o la capital para recibir educación | La obra arranca a final de enero

Instalaciones del CEIP El Pedrazo donde el Gobierno de Canarias habilitará un centro para alumnos con necesidades especiales. | | JUAN CASTRO

El colegio público de El Pedrazo, en San Bartolomé de Tirajana, se convertirá en un centro de educación especial que atenderá a los alumnos de 21 familias que desde el año 2018 reclaman al Gobierno de Canarias que se habilite un espacio en el sur de la isla para evitar tener que desplazar a sus hijos, a diario, hasta los centros de Telde o Las Palmas de Gran Canaria para recibir la educación que precisan. Este centro educativo, antigua escuela unitaria ubicada en la zona alta de Meloneras, está en desuso desde hace años después de que apenas quedasen alumnos en la zona y los pocos que había fuesen derivados a otros colegios.

En noviembre de 2019 la Comisión de Educación, Universidad, Cultura y Deportes del Parlamento canario aprobó por una unanimidad una Proposición No de Ley (PNL) impulsada por la diputada socialista Pino González que proponía la utilización de esta infraestructura educativa para albergar las instalaciones de un centro para alumnas con necesidades especiales. Y el centro estará listo para mediados de 2022 con el objetivo de que el curso 2022-2023 ya esté en funcionamiento. Las obras de remodelación y adaptación de este espacio comenzarán a finales del próximo mes de enero y tendrán una duración de cuatro meses.

La intervención en el edificio abarcará todas las estructuras, tanto interiores como exteriores. En el interior, el proyecto contempla la habilitación de cuatro aulas con capacidad de convertirse en dos de gran tamaño mediante un tabique móvil; un espacio polivalente destinado a comedor y otros espacios enfocados a la puesta en marcha de una consulta de enfermería y otra de fisioterapia, además de despachos.

Por su parte, la zona exterior del edificio, la ahora destinada al patio del colegio, se rehabilitará para que los alumnos puedan realizar actividades al aire libre y terapia ocupacional en una zona cubierta. El edificio tiene 335 metros cuadrados de superficie.

Los trabajos de remodelación del inmueble comienzan el próximo mes de enero y ha sido adjudicada por el Gobierno de Canarias a la empresa Construcciones Conveque S. L. por valor de 323.398 euros.

Hasta ahora, 21 familias, 15 de ellas residentes en San Bartolomé de Tirajana, cinco en el municipio de Mogán y una en La Aldea de San Nicolás, tienen que trasladar a sus hijos lejos de sus casas para recibir educación. De hecho el centro más cercano es el CEEE Petra Lorenzo de Telde. En 2018, las familias afectadas enviaron un escrito al Ejecutivo regional en el que solicitaban a Educación que habilitase un centro de estas características en la zona sur de la isla para evitar grandes desplazamientos y sobre todo para que sus hijos no perdieran la vinculación con las actividades de sus barrios, dada la lejanía de los colegios. En aquel documento, apoyado con 2.089 firmas, los padres y madres de los alumnos explicaron que «la distancia supone muchas horas de transporte para el alumnado, la imposibilidad de poder interactuar y participar de la vida del municipio donde residen, y el inconveniente para las familias para poder participar en la vida activa del centro siendo muchas veces incompatibles con los horarios laborales de los padres debido al elevado tiempo destinado a los desplazamientos».

La lucha de unos padres durante tres años posibilitará que sus hijos puedan recibir educación especial en un centro público más cerca de sus casas.

Compartir el artículo

stats