Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ingenio.

Uno más en el grupo de baile

Para Rubén Díaz, con síndrome de Down, Coros y Danzas, la música, familia y estudiar «son su vida»

Rubén Díaz, uno más en el grupo de baile

«Fue un gran palo que te digan que tu hijo que acaba de nacer tiene síndrome de Down. Además, él estuvo una semana más ingresado en el Hospital Materno Infantil», reconoce Bedelia Rodríguez Méndez, madre de Rubén Díaz Rodríguez, quien cumplió recientemente los 18 años de edad.

«El inicio fue muy duro y difícil porque partes de cero y no sabíamos qué hacer, ni por donde tirar. Y muchas veces yo comparaba lo que hacía o no, o le pasaba o no, con su hermana, Andrea, que es dos años mayor. Eso fue un error. Comprendimos que cada uno es como es y que son dos personas con sus similitudes y diferencias. Con él, la crianza será más larga», afirma entre risas la madre, quien añade, con orgullo, que «eso fue pasado». «Rubén es tranquilo, educado, casero y bueno; es cierto que a veces tiene alguna dificultad para comprender algunos conceptos o palabras», comenta.

Eso sí, Bedelia Rodríguez, natural de Cruce de Sardina, en el municipio de Santa Lucía de Tirajana, recuerda que «hicimos un gran esfuerzo, muchas consultas y visitas a pediatras, especialistas y muchas horas de trabajo. Tuvieron y tuvimos, por ejemplo, que enseñarle a gatear y sentarse. Empezó a caminar a los dos años».

Uno más en el grupo de baile

El padre de Andrea y Rubén es Antonio Díaz Pérez, nacido en Ingenio, y es el pequeño de diez hermanos. Trabaja como conductor de la empresa de transporte interurbano Global. «Todo lo que se ha conseguido ha sido también fruto del trabajo de las buenas educadoras y responsables de estimulación temprana, como Eloísa, que lo ha tratado. Estuvo en el Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Doctor Juan Espino Sánchez. Allí trabajaron mucho y bien con Rubén, que era un alumno más», agrega.

Toda la familia considera que lo que le ayudó bastante para su integración y como persona es su pertenencia a Coros y Danzas de Ingenio desde que tenía seis años y ya forma parte del grupo de baile de adultos desde que tiene 16.

«Me gusta el baile y la música, como también bailar una folía, una seguidilla o una isa. Y a veces canto», comenta Rubén, quien tiene sus propias aficiones y sus gustos. «También me gusta mucho ver el fútbol. Y soy de la Unión Deportiva Las Palmas. Respecto a la música, también me gusta mucho el reguetón», indica el joven.

Para Rubén, muchos de los componentes de Coros y Danzas son sus amigos, además de su hermana que también es miembro del grupo de baile. La profesora es Suadu Sedne, canaria de familia senegalesa. «Allí lo regañan y lo felicitan como a uno más», afirma la madre. Los viajes y actuaciones que hizo con el grupo en Tenerife y La Palma fueron una experiencia muy esencial para él. En la actualidad estudia en la aula en clave del Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Carrizal. Le quedan tres cursos, y desea seguir estudiando aunque aún no sabe qué.

Compartir el artículo

stats