Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

El juez procesa a Eustasio López por la red de prostitución del caso ‘18 Lovas’

El empresario se ve víctima de una «encerrona» en una fiesta con menores en un chalé de Ayagaures sin que formara parte ni pidiera los servicios de la trama

Finca de Ayagaures en la que ocurrieron los hechos.

El titular del Juzgado de Instrucción Número 2 de Las Palmas de Gran Canaria, Rafael Passaro Cabrera, ha procesado al empresario turístico Eustasio López por la presunta comisión de dos delitos de prostitución de menores en el caso ‘18 Lovas’, el nombre con el que se conocía a una agencia de modelos de Gran Canaria que captaba a jóvenes y las inducía a la prostitución. Junto a López el juez ha procesado a otras cinco personas: Agustín Alemán, alias Yino -el supuesto cabecilla de una trama que captaba a chicas que no llegaban a los 23 años, algunas de ellas menores de edad, para mantener relaciones sexuales- Eugenio Hernández de León, Antonio Dascenzo, Domingo Hernández Tarajano y Emilio Cabrera Caballero. El auto impone una fianza conjunta de 1.263.900 euros.

El empresario está acusado de mantener relaciones sexuales con «con pleno conocimiento de que era menor de edad o, al menos, actuando con total indiferencia ante la posibilidad de que lo fuera a pesar de que su apariencia adolescente así lo indicaba y con total desprecio por la indemnidad sexual de la menor» en una fiesta organizada en un chalé ubicado en la zona de Ayagaures, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, propiedad del también empresario Eugenio Hernández.

López participó en una fiesta en una piscina a la que asistieron chicas -mayores y menores de edad-que por ir cobraban la cantidad de 100 euros con la promesa de que sería aún más si mantenían relaciones sexuales, según recoge el magistrado en un auto fechado el martes y hecho público ayer. El empresario niega que estuviera al tanto de esta circunstancia.

"Creía que eran adultas"

En 2017, López admitió en un escrito al juzgado que intimó con chicas pero sostuvo que eran adultas. Nunca pensó que fueran menores de edad. recalcó. En su declaración López insistió en que consideraba que no había cometido ilícito penal alguno y que esperaba que se aclarase cuanto antes su relación «circunstancial» con la red de prostitución. De hecho, en el auto el juez no lo vincula con el requerimiento de estos servicios. El empresario no aparece en el auto ni como miembro, ni colaborador ni cliente de la trama de prostitución de menores. Su implicación está vinculada a ese episodio en el chalé de Ayagaures, donde López insiste en que no era consciente de que hubiera menores. A la casa de Ayagaures fue, se defiende, a cerrar un negocio sobre el agua sin conocer de antemano que se preparaba una fiesta con mujeres.

La investigación sobre la trama se inició a finales de 2016 después de que una de las víctimas manifestase que había ejercido la prostitución a cambio de dinero después de que una amiga suya, residente en un centro de menores de Las Palmas de Gran Canaria, le hablase de que Agustín Alemán ofrecía trabajo a chicas jóvenes para ser la imagen de importantes marcas o como gogós para eventos y fiestas.

El auto emitido este martes señala el funcionamiento entre 2015 y la segunda mitad de 2016 de una presunta agencia de azafatas y modelos llamada ‘18 Lovas’ que el principal acusado de la red, Agustín Alemán, utilizaba para captar a las mujeres. En el auto, el magistrado enumera hasta una docena de víctimas, todas menores de edad. Con esta agencia, Agustín Alemán anunciaba «eventos por toda España» y «azafatas, gogós, animadoras y modelos» pero en realidad era una agencia de prostitución de menores con la que éste concertaba reuniones con los clientes y repartía el beneficio con las jóvenes al 50%, según consta en el auto, aunque el cabecilla de la red rebajaba su porcentaje si ellas también accedían a mantener relaciones sexuales con él.

Agresión sexual

El juez imputa a Agustín Alemán hasta 28 delitos: uno de agresión sexual con penetración con intimidación, uno de agresión sexual con violencia sin penetración, nueve de incitación a la prostitución de menor de edad, 14 de prostitución de menor de edad, un delito continuado de prostitución de menor de edad y dos delitos de trato degradante; y le impone una fianza de 651.700 euros. A otro de los procesados, Eugenio Hernández, el juez imputa 12 delitos de prostitución de menor de edad, dos delitos continuados de prostitución de menor de edad, y un delito de incitación a la prostitución de menor de edad y le impone una fianza de 239.400 euros.

Además de estas tres personas, el magistrado procesa a otras tres. A Antonio Dascenzo, conocido como Toni ‘el italiano’, el juez imputa un delito de prostitución de menor de edad e impone una fianza de 26.600 euros; a Domingo Hernández Tarajano le imputa cuatro delitos de prostitución de menor de edad y una fianza de 106.400 euros; y para Emilio Cabrera Caballero el juez le impone siete delitos de prostitución de menor de edad y una fianza de 186.200 euros.

Mujeres de hasta 23 años

El modus operandi de Agustín Alemán, propietario de la agencia de modelos y principal investigado, consistía en captar a mujeres jóvenes de hasta 23 años entre las que se encontraban menores de edad con el ofrecimiento de un trabajo como gogós o animadoras para después introducirlas en el mundo de la prostitución, según determinó la investigación y recoge el auto. Una vez introducidas en este mundo, Agustín Alemán intentaba ampliar el círculo con amigas de estas menores «embaucándolas con halagos y regalos, dejándoles incluso la libertad de elegir a los clientes», aunque primero se aseguraba de conseguir fotografías desnudas de las jóvenes para coaccionarlas con su difusión en caso de desavenencias. Yino, destaca el auto, recogía a las chicas en el punto de encuentro y las trasladaba hasta una casa vacía con una cama y un armario «donde las chicas se cambian y beben alcohol para animarse» antes de llevarlas al punto de encuentro con los clientes.

En el auto, el juez considera que las seis personas procesadas «se prevalieron de la situación de vulnerabilidad de todas las víctimas por razón tanto de su minoría de edad como por la situación de falta de solidez familiar y referentes parentales».

En 2017, López prestó declaración ante la Policía Nacional y envió un escrito al juzgado en el que reconoció que había estado en una ocasión en el chalet de Eugenio Hernández en Ayagaures «por razones empresariales» tras la invitación de éste para negociar el riego de los campos de golf y abastecer los hoteles en el sur al ser propietario de pozos de agua. El empresario reconoció entonces que tras un almuerzo de trabajo, Hernández le comentó que había invitado a unas amigas a tomar unas copas. Declaró que mantuvo relaciones íntimas pero defendió que eran adultas y nunca pensó que fueran menores de edad.

Compartir el artículo

stats