Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agüimes

La trilogía que nació en un móvil

El agüimense Aday Ortega presenta la novela ‘Calcetines Mojados’, una obra que comenzó a escribir en un blog de notas durante sus trayectos en tren y avión

El escritor Aday Ortega muestra la trilogía ‘Calcetines Mojados’ en la plaza de Agüimes.

La trilogía titulada ‘Calcetines Mojados’ cuenta la historia de Daniel Capea, un joven estadounidense que sabe cómo se llama, pero no sabe la verdad de la historia de su vida: desde que tomó conciencia creyó, o le hicieron creer, que su padre lo había abandonado. E investiga asumiendo las consecuencias. La novela está escrita por un joven agüimense, Aday Ortega, que comenzó la obra solo por entretenerse. Y escribió tres libros.

Aday Ortega, agüimense de 38 años, cogió su teléfono móvil y empezó a escribir. Casi sin saber el qué, pero poco a poco fue imaginando y plasmando prácticamente al momento la historia de Daniel Capea, un joven estadounidense que conocía su nombre pero no su verdadera historia y que creció creyendo que su padre lo había abandonado. La historia comenzó a escribirla en un blog de notas que cada vez se hacía más largo y donde, sin darse cuenta, había escrito sus primeras 200 páginas. «Cuando lo pasé al ordenador y vi todo lo que había escrito me quedé impresionado, lo que era una historia se había convertido en medio libro, así que decidí acabarlo». Y la vida de su protagonista está plasmada hoy en la trilogía que da nombre a la saga ‘Calcetines Mojados’, y las entregas ‘La vista en el cielo’ y ‘El corazón en la tierra’, tres novelas policíacas que este escritor agüimense presentará el próximo sábado 11 de septiembre en el salón de Plenos del Ayuntamiento de la villa.

Aday Ortega muestra su obra a unos peculiares lectores en la plaza de Agüimes. Andrés Cruz

Aday comenzó a escribir la que ahora es su obra durante los largos tiempos muertos en tren y en avión en sus viajes entre Madrid y Gran Canaria, trayecto que hacía con frecuencia para visitar a su familia ya que durante 10 años estuvo destinado en la capital como policía nacional. «En vez de perder tanto tiempo en los aeropuertos, empecé a escribir solo para entretenerme, sin ninguna intención de publicarlo», aunque luego se autoeditó unos pocos ejemplares para regalar a familiares y amigos. Pero llegó el confinamiento y se dio cuenta de que con aquella historia que había escrito y que tanto había gustado a sus allegados quizá podía poner su granito de arena y entretener a la gente en aquel encierro provocado por la pandemia. Y contactó con Amazon para colgarlo allí, de forma gratuita -aunque la plataforma exigía pagar por derechos de autor y cobrar una comisión de venta-. Casi sin esperarlo empezaron las descargas en internet y en Agüimes surgieron listas de espera por uno de esos libros en papel. Vendió hasta 600 ejemplares del primer volumen.

Aday colgó su libro en internet para ofrecerlo gratis durante el confinamiento y ahí comenzó su éxito

decoration

La vida de su protagonista. Daniel Capea, transcurre en la ciudad de LaSalle, en el estado de Illinois, una ciudad, por cierto, a la que el escritor llegó buscando una vinculación con su municipio, donde existe una asociación cultural que lleva ese nombre. A Daniel le habían dicho que cuando nació su padre se asustó y desapareció de forma extraña, hasta que un día escuchó en las noticias que tiempo atrás había desaparecido en su pueblo un hombre en extrañas circunstancias. Su madre evitaba hablar de ese asunto, hasta que en medio de una amnesia transitoria provocada por un accidente revela datos claves que llevan a Daniel a iniciar una investigación.

El autor de esta trilogía llegó incluso a engancharse él mismo a las propias obras que iba creando. «Hasta los vuelos se me hacían cortos; estaba tan involucrado en el libro y a veces tan metido en la historia que deseaba que fueran más largos para continuar escribiendo», confiesa.

Aday es policía nacional y durante 10 años estuvo destinado en Madrid. Andrés Cruz

Los nombres de sus protagonistas tienen siempre algo que ver con conocidos suyos, matiz que introduce para imaginárselos mejor. Eso sí, matiza que nada tienen que ver con las historias de sus vidas. Lo único que ha introducido en sus novelas de su vida real son sus conocimientos policiales. «Después de llevar un tiempo escribiendo me di cuenta de que podía sacar provecho de los conocimientos que me aporta mi profesión». Así que en sus páginas comenzó a imprimir anécdotas que vivía o escuchaba. Ahí ya estaba en su salsa.

Si algo gustó a Aday durante el proceso de escritura fue que nunca tuvo un guión preestablecido. «En ningún momento tuve pensado un inicio, un cuerpo y un desenlace de la novela y si algo me gustó fue que yo mismo me imaginaba la historia sobre la marcha; nunca sabía qué escribiría después, me dejaba llevar y cualquier detalle que me venía a la cabeza me cambiaba todo».

Escribió el primer volumen sin intención de continuarlo, pero un mensaje de una allegada y otros tantos a través de redes sociales primero lo hicieron llorar de la emoción y luego lo animan a seguir escribiendo. «Me decían que no podía dejarlos así, que necesitaban más». Y se puso a darle a la tecla.

El escritor nunca tuvo una historia definida; solo iba escribiendo lo que le venía a la cabeza, sobre la marcha

decoration

Cuando tenía todo listo, un editor local, Carmelo Hernández, de Editorial Vecindario, se ofreció a publicar la trilogía al completo. «Desde el minuto uno confió en mi y me hizo sentir parte de la familia», revela el escritor. Aday también es todo halagos para la librería Los Balcones, ubicada en Agüimes, la primera en ayudarle a vender sus obras cuando aún nadie lo conocía y donde todavía se pueden adquirir los tres tomos de la saga.

Aday Ortega ha escrito ya tres libros que superan las 300 páginas cada uno. ¿Estamos ante una de las nuevas grandes firmas canarias? Él dice que ese no es su objetivo, que su profesión de policía nacional le apasiona y la escritura es solo un hobby. Pero firmó en la Feria del Libro y, avisa, ya tiene una nueva novela en el horno.

Compartir el artículo

stats