Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ingenio.

Con 107 años y muchas ganas de vivir

Agustina García Santana es la persona más longeva del Sureste y la segunda de la Isla tras una vecina de Santa Brígida, con 108 | Sopla las velas junto a su familia

16

La mujer más longeva del sureste, Agustina García, cumple 107 años Juan Carlos Castro

Agustina García Santana cumple hoy 107 años y es la segunda persona más longeva de la Isla. Aunque perdió algo de audición y vista, no pasó lo mismo con su buena memoria, ni tampoco sobre sus ganas de vivir. Esta centenaria, nacida en Cuba y de padre inmigrantes de Ingenio, bien sabe lo que es luchar, una vida dura y el hambre. Con Francisco González tuvo 15 hijos, de los que fallecieron ocho siendo pequeños.

«Ella es la mejor que está de todas. No tiene problemas de azúcar o colesterol, y sólo toma una pastilla. Tiene muchas ganas de vivir y da la vez a todos respecto a cuándo le toca morir», afirma María González García, una de las hijas de Agustina García Santana, vecina de El Sequero, en la villa de Ingenio, quien hoy, 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción, cumple 107 años. Este aniversario la convierte en la persona más longeva del Sureste de Gran Canaria y la segunda de la Isla, detrás de una mujer natural de Las Palmas de Gran Canaria, que reside en Santa Brígida, y que cumplió 108 años en septiembre.

Agustina García Santana ha tenido estos últimos años una reducción de la audición y de la vista, y sigue con los problemas en las rodillas que le impiden estar de pie. Sin embargo, sigue haciendo ganchillo y se muestra viva, erguida, con ganas de «hacer teatro» ante los suyos y de estar sonriente sentada en su silla, y demuestra cada vez que haga falta que conserva buena memoria, más de lo alejado en el pasado que de lo cercano en el tiempo.

«Deseo salud para todos, como Dios me ha dado a mí tantos años», manifiesta la centenaria

decoration

La más longeva del Sureste, quien tiene muchas historias que contar, aparte de su larga y dura vida, siempre ligada al campo, al tomate, al trabajo y a sus hijos, sopló ayer las velas de dos tartas rodeada de sus hijos, nietos y otros familiares en su casa en El Sequero, al tiempo que para hoy la familia tiene previsto una salida y un almuerzo con ella en un restaurante.

Eso sí, ayer martes también fue especial porque tuvo la visita, las felicitaciones y unos presentes, por parte del presidente del Cabildo, Antonio Morales; la alcaldesa de Ingenio, Ana Hernández; y de las concejalas Elena Suárez y Catalina Sánchez.

«Historia viva»

«Ella es una auténtica historia viva, una fuerza viva», destaca Antonio Morales. «Estoy muy agradecida a todos por haber venido. Les deseo a todos salud», manifiesta Agustina García, quien aprovechó para cantar varias canciones, entre ellas la titulada Los Campanilleros.

García Santana estaba contenta y agradecida con la presencia de tantas personas, que estaban en parte en el pequeño salón con ella y los otros fuera, en la estrecha calle, viéndola y escuchándola por las ventanas y la puerta abierta.

Ella nunca está sola en ningún momento, si no que siempre se encuentra acompañada por alguna de sus hijas o el hijo, o por sus nietas y nietos. Y no es la única centenaria de su familia ya que su hermana Candelaria, llamada por todos Lala, ha cumplido los cien años. Mientras, la otra hermana que aún está viva es Josefa, que tiene 95 años. Sólo ellas tres quedan de los siete hermanos.

Respecto a los secretos o razones, si los hubiera, por los que Agustina García ha vivido ya 107 años, ayer no se desveló, ni se comentó nada en especial. En cambio, dos de sus hijas y dos de sus nietas destacaron lo bien que come, nada artificial o industrializado. Come mucho potaje, pescado, queso tierno con membrillo, dátil y plátanos, muchos. Éstos son sus alimentos preferidos mientras que carne no come.

Agustina nació en Cuba el 8 de diciembre de 1914, siendo sus padres Juan García González y Candelaria Santana González, quienes eran naturales de Ingenio, de El Sequero, que emigraron a la isla caribeña en busca de un futuro mejor. Ella conoció Gran Canaria cuando tenía siete años, cuando sus padres decidieron regresar.

El presidente del Cabildo, la alcaldesa de Ingenio y dos concejalas la felicitan en su vivienda

decoration

Su marido fue Francisco González Gutiérrez, quien falleció a la edad de 69 años. Los dos tuvieron quince hijos, de los que sobrevivieron siete, y que son: Juana; María; Francisca, Paqui; Agustina, Tina; Francisco, Paco; Josefa, Fefa; y Agustín González García, siendo éste último el único que ha fallecido. Ella tiene 23 nietos y 21 biznietos, «con dos más de camino», como comentaron las nietas Nayadis y Jamizlei, quienes estaban acompañadas por el nieto Javier.

A la hora de hablar de su larga vida, Agustina García quiso recordar ayer una de las distintas situaciones que la marcaron: «El hambre que pasamos durante la Guerra Civil y después de ella. No teníamos ni para una perra chica [nombre coloquial con el que se denominaba a la moneda española de cinco céntimos de peseta]. Menos mal que Juliano Bonny [empresario del sector del tomate] repartía comida para los trabajadores en los camiones y salíamos algo del paso».

Compartir el artículo

stats