Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

El 61% de los turistas pagaría más si el hotel impulsa políticas ambientales

Los expertos apuestan por un turismo sostenible que respete a las comunidades locales, garantice la seguridad de los viajeros y busque nuevos segmentos

Por la izquierda, Jafar Jafari, Tanja Mihalic, Siamak Seyfi, Yoel Mansfeld y Gerrrit Kruger, además de dos intérpretes

Los cambios en el modelo productivo de la industria turística pasan desde hace años por la sostenibilidad del sector, y eso está bien valorado por los viajeros que llegan a Gran Canaria hasta el punto de llegar a desembolsar más dinero durante sus vacaciones. El 61% de los visitantes que viaja a la Isla están dispuestos a pagar más por su estancia en los hoteles si las cadenas turísticas implementan políticas medioambientales y generan economía circular. Y esa cifra escala hasta el 80% dependiendo del tramo de edad ya que son sobre todo las mujeres de más de 55 años las que optan por invertir más dinero en su viaje si las prácticas de los hoteles donde se alojan están en consonancia con su conciencia ecológica, según datos del proyecto Islandap Advance, liderado por la ULPGC y revelados este viernes en el Foro de Turismo de Maspalomas por Marta Jacob, investigadora de la Universitat de les Illes Balears y colaboradora en este proyecto. Ello se debe a que están más concienciadas y a que promueven las mismas prácticas en su casa, explicó la investigadora, mientras que los más jóvenes, aunque están igual de concienciados, suelen tener un comportamiento más relajado durante sus vacaciones.

Por la izquierda, Marta Jacob, Sandra Benbeniste, Juan José Espinosa, Aina Canaleta y Jaime Bagur. LP/DLP

Estos datos se expusieron en el marco de la celebración de la mesa redonda titulada ‘Casos de éxito de economía circular aplicada al sector turístico’, que moderó la propia Jacob, y en la que profesionales de distintas cadenas hoteleras explicaron la transformación hacia la economía circular que han experimentado sus empresas. Juan José Espinosa, director técnico de Gloria Thalasso & Hotels, explicó que la compañía apostó por la sostenibilidad desde «sus orígenes» y desde 2007 se subió al carro de las energías renovables instalando plantas de energía solar térmica en su hotel de San Agustín y en 2011 en el de Amadores, lo que posibilitó de que para 2020 cumpliese su objetivo de que el 20% de la energía que consumía proviniese de fuentes renovables. Además, a partir de 2013 instaló calderas de biomasa y aerotermina para producir agua caliente y climatizar las piscinas. «En 2019, más de 24% de la energía que consumimos era renovable y redujimos en más de un 68% el consumo de propano», afirmó.

Los destinos deben ser disfrutados por los turistas y por los residentes, afirman los expertos

decoration

Por su parte, Sandra Benbeniste, directora de la oficina de sostenibilidad EMEA-Grupo Iberostar, señaló que el eje conductor de su cadena es el turismo responsable y el cuidado del mar dado que el 80% de sus propiedades están en áreas costeras. Desde 2020, dijo, la cadena es libre de plásticos de un solo uso y trabaja para eliminar antes de 2025 los residuos que vayan al vertedero, es decir, todo debe ser susceptible de ser reciclado. La cadena, dijo, está eliminando la huella de carbono electrificando muchas de sus operaciones e impulsa también un consumo responsable de pescado, ya que el 70% del producto que consume, 640 toneladas anuales, proceden de fuentes responsables. Según Benbeniste, estudios de la compañía señalan que hasta un 60% de los clientes puede llegar a enfadarse si no se impulsan medidas ambientales.

Por la izquierda, Jafar Jafari, Tanja Mihalic, Siamak Seyfi, Yoel Mansfeld y Gerrrit Kruger, además de dos intérpretes. Juan Castro

Durante la última jornada del Foro de Turismo se celebró también la mesa titulada ‘Haciendo un destino sostenible. Lecciones aprendidas del Covid-19’, moderada por Jafar Jafari, fundador de Annals of Tourism Research. Para lograr un destino sostenible, Tanja Mihalic, investigadora Universidad de Liubliana, animó a aprender a respetar a las comunidades locales y conjugar sus derechos con los derechos de los turistas a viajar y el de los negocios locales a recibir clientes. En esta misma línea de posicionó Siamak Seyfi, profesor de Geografía del Turismo en la Universidad de Oulu, quien instó a «reforzar el bienestar de las comunidades locales, invirtiendo en infraestructuras y experiencia para ellos mismos porque serán los usuarios permanentes».

Tupa Rangel , Coordinadora del Programa de Reducción de Contaminación por Plásticos de la Fundación Save The Med. Juan Castro

Por su parte, Yoel Mansfeld, investigador Universidad de Haifa, apostó por dar seguridad a un destino ofreciendo a los potenciales turistas información fidedigna y contrastada, sin sesgos, a crear enclaves libres deCovid y a dar prioridad al mercado doméstico, porque será el que continúe apoyando al sector cuando se aplican restricciones internacionales.

Por último, Gerrit Kruger, gerente de Chameleon Strategies, propuso ampliar los segmentos a los cuales las empresas se dirigen para, en vez de que el impacto del negocio turístico beneficie solo a las compañías, impacte sobre comunidades enteras, implicando en las experiencias turísticas los recursos históricos y patrimoniales y a los propios empleados como valor de los destinos.

Una ‘app’ que ayuda a consumir menos plástico

La Fundación Save Med ha impulsado una aplicación para guiar y ayudar a las empresas del sector Horeca (hoteles, restaurantes y catering) a reducir el consumo de plásticos en sus operaciones. La Plastic Free App es una herramienta que captura información de consumo de las compañías y a su vez le ofrece alternativas y soluciones. Las empresas interesadas se registran en ella y hacen un autodiagnóstico de su situación y la aplicación les ofrece un informe de resultados y mejoras. Esta herramienta funciona para las empresas horeca que quieran realizar una auditoría interna sobre el consumo de plástico. La aplicación nació en el marco del proyecto Plastic Free Balearics impulsado por la Fundación Save the Med, según explicaron durante la celebración del foro Tupa Rangel, coordinadora del Programa de Reducción de Contaminación por Plásticos de esta fundación y Jaime Bagur Mora, office manager de la misma organización. La aplicación permite a las empresas conocer su huella ambiental y obtener certificaciones según sus prácticas. | R.T.G.

Compartir el artículo

stats