Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valsequillo

Valsequillo entre gigantes

El pueblo celebró un fin de semana navideño con mercadillo, animación infantil y conciertos

19

Feria de Navidad en Valsequillo (19/12/2021) José Carlos Guerra

A Valsequillo le brotó este fin de semana un mercadillo por Navidad, en el que lo mismo se podía empaquetar un vino de fresas que una partida de jabones ecológicos, mientras por sus calles del centro histórico los gigantes zancudos acompañados de la Patrulla Canina y una contundente batucada femenina dejaban al personal menudo de la localidad con los ojos abiertos como platos.

El meneo comercial de Valsequillo desde el pasado viernes se encontraba concentrado a todo lo largo de la calle Isla de La Gomera, con una veintena de puestos entre los que se encontraba, casi a final de la vía, el de Miguel Santana Afonso, un mago del pírgano y la palma de 67 años de edad y que viene a ser del propio Valle de San Roque. «De Cuevas Negras», para ser más precisos, un lugar que explica Santana, se encuentra «casi enfrente de Cuevas Blancas».

Muestrario de jabones naturales de Antonia Quintana. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

El puesto del señor Miguel, que aprendió el antiquísimo oficio de hilvanar el vegetal del conocimiento de su padre, es un asombroso resumen de lo que da de si una fibra vegetal, a estos efectos un vademécum de la a a la z en todas sus variantes, tanto posibles como casi imposibles, creando su propio diccionario volante sobre esta particular materia.

Se las sabe de memoria y las lanza a gran velocidad, según va rumbiando con el dedo para señalar cada uno de los distintos tipos de género. Así, en la categoría escoba, Miguel Santana las ofrece «de varias formas, para niños y niñas, para muñecas, para Carnavales y para salpicar el mojo», detalla cogiendo con su mano una suerte de embadurnador endógeno.

También las ofrece para según qué lugares, así está la del patio y la de la acera, tanto de caña como de pírgano.

Luego están los llavines, que existen «para el resguardo, para las llaves y para la brujería», que por lo que explica sobre ésta última variante, tienen más salida de lo que en principio se podría esperar a estas alturas del siglo.

Los vinos de fresa, tuno indio y tuno canario de Francisco Jiménez. | | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Se las sabe de memoria y las lanza a gran velocidad, según va rumbiando con el dedo para señalar cada uno de los distintos tipos de género. Así, en la categoría escoba, Miguel Santana las ofrece «de varias formas, para niños y niñas, para muñecas, para Carnavales y para salpicar el mojo», detalla cogiendo con su mano una suerte de embadurnador endógeno.

También las ofrece para según qué lugares, así está la del patio y la de la acera, tanto de caña como de pírgano.

Luego están los llavines, que existen «para el resguardo, para las llaves y para la brujería», que por lo que explica sobre ésta última variante, tienen más salida de lo que en principio se podría esperar a estas alturas del siglo.

Un abanicador para abanar

Luego están los anillos, bisutería primaria también de pura palma canaria, «para los dedos, de palma y de palmito» y colgando de un lateral, «tengo los cintos para los pantalones y el abanicador para abanarse».

También son de gran demanda «los cestillos», que al igual que las escobas, gozan de mucho predicamento por la versatilidad de tan simple objeto. «Aquí los tengo para poner los huevos cuando están calientes», ilustra señalando una canastilla, para inmediatamente virar el dedo a otro más con versión colgante, que según determina «es para colocar los vasos para las verbenas», y si después de amanecida hay misa, también Miguel Sánchez ofrece «eso que ve usted ahí: el crucifijo», de cabo a rabo repujado al golpito en pura palma de ley.

Los trabajos de palma del artesano valsequillense Miguel Santana. | | | JOSÉ CARLOS GUERRA

A su lado, y también del propio Valsequillo, se encuentra Francisco Jiménez, de la cosecha del 64, y que ofrece Fresquillo, un ‘caldo’ que ya lleva en el mercado dos años desde que las afamadas fresas de la localidad se convirtieran en vino. Pero Jiménez se trae una novedad en este 2021, con el sin par Vino de Tuno, que los hay en dos formatos, de tuno indio, y de tuno canario, perfectamente compatibles con la mermelada de fresa, «que es totalmente natural sin nada de nada más, ni conservantes ni acidulantes», recalca antes de invitar a una cata mañanera.

Tampoco llevan nada de nada, sino lo que tienen que llevar, los jabones naturales de la terapeuta Antonia Quintana, de Vecindario, Santa Lucía, que los tiene hecho a mano con glicerina vegetal «y plantas ecológicas».

El menú de jabones, como también lo era el de la palma de Miguel Santana, es interminable, porque los hay de orobal, «que es un endemismo de la tierra», subraya Quintana, «y que tiene 400 principios activos, inmunológicos, regenerativos y cicatrizantes», entre ellos, y también de miel y canela, de calabaza y hasta de ginkgo biloba, que resulta antioxidante, expectorante, antiséptico…, y de regalo hasta remienda la incontinencia urinaria.

Todo esto en plena Navidad, en Valsequillo, donde los chiquillos y los zancudos siguen calle abajo hasta la plaza, en uno de los distintos actos que contiene su programa de diciembre que ayer completaba con castillos hinchables, pintacaras, talleres de artesanía, de cocina y de manualidades en la zona peatonal, como entrante del mediodía que daba paso al espectáculo familiar Las Varietés, una entrega de humor, magia y circo de Timbirique Teatro Producciones, antesala al concierto de Vocal Siete de la una de la tarde en la plaza de San Miguel.

Por delante quedan en Valsequillo los talleres en familia que comienzan a las cinco de la tarde los días 21, 22 y 23 de diciembre, o espectáculos como los que se celebrarán el próximo martes a cargo de las Escuelas Artísticas Municipales. Al que siguen La Vuelta al Mundo en 80 días del miércoles, a las seis de la tarde en el teatro municipal; o El Hada Chalada, del jueves, a las seis y media en el mismo lugar.

El viernes, día 24, el repertorio se amplía, con oferta desde la mañana en forma de animación y talleres infantiles, a lo que se añade el espectáculo familiar En Busca del Reno Perdido, de Folk Canaria. Al mediodía llegará Papá Noel en misión especial a la plaza de San Miguel, para desale de toda la chiquillería y ya desde las seis de la tarde comienza la Noche Vieja Adelantada, con castillos y talleres hasta las nueve de la noche, que es cuando comienza la celebración del espectáculo Leyendas de Pedro Manuel Afonso y la orquesta Furia Joven. Desde el Ayuntamiento recuerdan llevar las uvas de la suerte a la plaza de San Miguel.

Las siguientes citas tendrán lugar el domingo día 26, con La Leyenda y la Tormenta, una propuesta cultural para toda la familia que tendrá su inicio a las doce del mediodía, y el musical a las ocho de la tarde Una Noche con Chavela, con Thania Gil.

El día de los más pequeños de la casa será el miércoles 5, con la visita a Valsequillo de los Reyes Magos de Oriente, que tendrán su recepción oficial y entrega de llaves a las doce del mediodía, lo que incluye una visita a todos los barrios a las cinco de la tarde, y la recogida de cartas a las siete de la tarde en Tenteniguada.

Compartir el artículo

stats