Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Lucía de Tirajana

Las aventuras de Isaco en el cómic continúan

Alberto Hernández trabaja en el guión del segundo número de esta serie innovadora de cómics sobre el huérfano aborigen que vive en el poblado de La Fortaleza

Las aventuras de Isaco continúan

«Este tipo de trabajo, el cómic infantil, es mucho más complejo que otros porque es un mercado particular y muy exigente. Hay que tener en cuenta que el lenguaje debe ser el adecuado para ese público, así como tener unos diálogos cortos y diciendo más con el dibujo que con el texto. Hay que considerar la gestualidad», explica el dibujante y guionista Alberto Hernández Rivero, quien no para y trabaja en el guión del segundo número, tras la presentación en octubre y la buena acogida del primero, Isaco y sus aventuras. La Cueva de los muertos.

Las aventuras de Isaco continúan Marcos Álvarez Morice

Esta serie trata la historia de Isaco, un huérfano que vive en el poblado indígena de La Fortaleza, en el municipio de Santa Lucía de Tirajana, en una fecha incierta entre los siglos X y XI de nuestra era. «Todo ello con certezas históricas para darle verosimilitud», puntualiza el dibujante.

Las aventuras de Isaco continúan Marcos Álvarez Morice

A la hora de responder por las novedades, el guionista se muestra reservado. «No puedo adelantar mucho. Trabajo para que sea más atractivo y enganche al lector. Habrán recorridos por lo que es en la actualidad el término municipal de Santa Lucía de Tirajana. Aparecerá el poblado de Tunte y habrá una reunión de tribus».

Las aventuras de Isaco continúan Marcos Álvarez Morice

«En esta nueva historia estará el macizo Amurga, ese montículo enorme desde el que se puede ver la fortaleza de Ansite. Veremos a los tibicenas, los cuales los aborígenes los consideraban demonios, siendo realmente perros asilvestrados que se comían sus cabras, que eran una fuente muy importante de su economía, forma de vida y alimentación», agrega.

El relación a la acogida del primer número, Alberto Hernández comenta que «me parece que bastante bien. Hay que tener en cuenta que en las librerías canarias encontramos materia sobre los aborígenes, pero no un cómic infantil. Hay uno de hace bastantes años que no está nada actualizado».

Respuesta

La primera aventura de Isaco ha tenido también «muy buenas críticas y aceptación» fuera del Archipiélago canario. En Radio 3, de Radio Nacional de España (RNE), en el espacio Territorio 9, se escucharon críticas buenas respecto a este primer número, como también las ha hecho el youtube bamf cómic freaks.

«Que yo sepa lo han pedido particulares de fuera de Canarias, ya que está la venta on line. Además, se encuentra en varias librerías de Gran Canaria, como por ejemplo en Moebius, la librería del Cabildo o en Canaima. También se ha distribuido en Tenerife», agrega.

Sobre la finalidad de estos cómics, Hernández Rivero explica que «en un principio era entretener con fantasías y aventuras. Sin embargo, gracias a Marco Moreno, arqueólogo y responsable de Tibicena. Arqueología y Patrimonio, vimos que tenía otras posibilidades culturales y educativas muy interesantes. Entonces, le dimos al guión y los dibujos certezas históricas, así como verosimilitud. Queremos que los niños y niñas aprendan y conozcan cómo eran y vivían los aborígenes, así como la historia prehispánica».

Respecto a la decisión de ambientarlo en el poblado de La Fortaleza, el dibujante declara que «soy un lector de la novela fantástica y de autores como Edgar Alan Poe; Robert E. Howard (creador de personajes célebres, como Conan el Bárbaro): H. P. Lovecraf; o Úrsula K. de Leguin. Entonces, cuando estuve y recorrí La Fortaleza sentí que me inspiraba mucho, y me generó después muchas historias y fantasías. Este yacimiento es un lugar mágico y majestuoso.

En cuanto a la duración normal que representa la elaboración de un cómic, señala que «por lo general, se puede hacer en unos nueve meses. En este caso, fueron aproximadamente unos dos años, si sumamos los retrasos y paradas al faltar el apoyo necesario en ocasiones concretas».

«Lo positivo fue que contamos fundamentalmente con el apoyo del Ayuntamiento de Santa Lucía de Tirajana y del Cabildo de Gran Canaria, y de las Corporaciones de Agüimes e Ingenio. Fue con la preorden de compra de cómics, y que se destinarán a los colegios», afirma Hernández. «Mi primer trabajo como dibujante arqueológico fue en la necrópolis de El Tablero, en San Bartolomé de Tirajana. Yo tenía entre 19 y 20 años. Me picó una gran curiosidad», confiesa.

Compartir el artículo

stats