Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La irresistible flor de almendro

Tejeda anuncia la floración de su emblemático mato en el 50 aniversario de la fiesta cumbrera

La irrestible flor de almendro

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La irrestible flor de almendro Juanjo Jiménez

A mitad del siglo pasado Tejeda era una industria de almendra. Cientos de miles de matos parían el fruto para, durante meses, ser recolectado por cientos de personas que en cuatro grandes partidores, tres de ellos en el casco y uno más en El Aserrador, de emprendedores como Fermín Romero, Antonio Armas o Diego Cruz Ojeda, descascarillaban, partían y seleccionaban una pipa que en su gran mayoría terminaba en las alacenas de Inglaterra o Centro Europa, dedicando el resto a la repostería cumbrera. 

Y era tanta la demanda que también a Tejeda llegaba cargamentos del fruto proveniente de San Bartolomé de Tirajana o Mogán. Con unos campos vivos, llenos de plantíos y ganados, la recolección se hacía más fácil, con el suelo limpio delatando la presencia del tesoro. 

En aquél trajín que hacía del resistente frutal su árbol símbolo por excelencia, por el paisaje que pintaba cada inicio de año y por la riqueza que suponía para la zona, el Club Juvenil Tejeda tuvo la feliz ocurrencia en 1971 de homenajear la tradición con la llamada Fiesta del Almendro, que celebra el medio siglo con un regalo muy especial, el de su recién reconocimiento como Fiesta de Interés Nacional, tras lograr la nominación de Interés Regional en 2015. 

48

Almendros en flor en Tejeda Juan Carlos Castro

Aquellas primeras ediciones nacían con un precedente bautizado Pum 70, nombre con el que la asociación organizó una «gran fiesta» que estaría «rodeada de un bello manto de almendros en flor», que se celebró el 25 de enero de 1970. El programa ofrecía una carrera ciclista patrocinada por la Casa Terry, una gran tirada al plato, una gala infantil por la tarde, y por la noche un «Gran asalto de Juventud», amenizado por la orquesta Rialto.

Tal fue el éxito que al siguiente año, con la concurrencia del Ayuntamiento, se constituye en un fijo en el calendario de Tejeda con el nombre con el que hasta hoy se conoce. 

Aquellas primeras convocatorias eran las de un pueblo con las cancelas abiertas, en las que los tejedenses exhibían al resto de la isla sus antiguos tarecos con los que engalanaban fachadas, patios y balcones, entre otros elementos que formaban parte de su vida cotidiana fuertemente ligada a las labores del campo, y vistiendo además los mejores trajes de la tierra en una cumbre tamizada por el blanco y el rosa de la flor del almendro. 

Se creaba así una convocatoria eminentemente pagana, sin la concurrencia de santos ni procesiones, ni fecha del santoral en referencia, constituyéndose en la primera de su tipo en las islas, a la que han seguido una considerable lista de citas del estilo, como la del Agua, la del Gofio, la de la Bajada del Palo, la del Cochino…

A principios de los 80, tuvo lugar la primera cancelación de la cita festiva, tras los intentos de instrumentación del programa por parte del movimiento independentista, según sostiene el alcalde de la localidad, Chicho Perera. 

Con el tiempo fue evolucionando, y cada vez atrayendo a más público, al punto que tuvo que idearse una fórmula para tratar de no colapsar las calles y carreteras del municipio tejedense, que es como se creó el Día del Turista que se celebra el sábado y en el que en tiempos prepandemia llegó a reunir en torno a cinco mil foráneos para disfrutar de la música folclórica canaria y los productos más típicos del interior insular. 

La siguiente cancelación tuvo lugar no por calimas ni sirocos, sino por una nevada en 2018. La tercera y última se produjo el pasado año por  la pandemia, de ahí que la de este 2022, que aún se está diseñando por parte del Consistorio, se ha querido presentar como la 50 edición del Almendro en Flor. Perera desgrana alguno de los platos que se servirán en el programa 2022, siempre bajo la premisa de las precauciones sanitarias y con la flexibilidad suficiente para adaptarlas a la situación en la que se encuentre la isla a finales de enero y principios de febrero. Así, la cita comenzaría el 28 de enero con el certamen de teatro costumbrista Francis Suárez Rodríguez. Al día siguiente se celebrará la prueba deportiva Vertical del Almendro para, esa noche, leer el pregón, a cargo de los primeros protagonistas, el Club Juvenil Tejeda, en un acto en el que también se rendirá homenaje a los vecinos y vecinas del municipio por una colaboración «que ha permitido disfrutar del Almendro en Flor durante medio siglo».

El siguiente fin de semana se reanudan el viernes 4 de febrero, con el encuentro folclórico para, el sábado, - tradicional Día del Turista que este año buscará una fórmula alternativa que evite miles de visitas-, ofrecer una zona de gastronomía, otra de artesanía y una tercera para actos culturales, siempre con limitación de aforos

Ese mismo día por la tarde se hará entrega del Almendro de Plata al Cabildo de Gran Canaria, “uno de los platos fuertes de este programa por dos grandes motivos, porque representa a todos los grancanarios que nos han apoyado y nos honran año tras año con su presencia en Tejeda, y porque como institución siempre ha mantenido una estrechísima vinculación con nuestro pueblo, apoyándonos siempre que hemos necesitado de su colaboración”, subraya el alcalde de la localidad.

Para el domingo, ya jornada de cierre, se plantea un calco del sábado, con los puestos de gastronomía, artesanía y actos culturales, que serán clausurados a primeras horas de la tarde. 

De momento lo que ya empiezan a lucir son las flores que jalonan el camino a Tejeda y al pueblo mismo, que este año están floreciendo en tiempo y forma, de tal manera que en el pueblo esperan que en unos 15 o 20 días, el paisaje de la monumental caldera luzca en todo su esplendor. 

Compartir el artículo

stats