Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fiestas de San Sebastián | Honores y Distinciones

Cuatro embajadores de un pueblo

Agüimes entrega el título de Hijo Predilecto al presidente del Cabildo, Antonio Morales | La Espiga de Oro recae en Leticia Romero, Ecoaga y Serenquenquenes

Isabel González Alemán, madre de Leticia Romero, Antonio Mortales, Óscar Hernández, Juan Acosta de Ecoaga, y Airam Díaz Bordón, de Los Serenquenquenes. | | NACHO GONZÁLEZ.

Agüimes distingue a las personas y colectivos en los que se reconoce como pueblo. Durante el acto institucional de entrega de honores y distinciones, dentro del programa de fiestas patronales de San Sebastián, el alcalde Óscar Hernández concedió el título de Hijo Predilecto al exalcalde y actual presidente del Cabildo, Antonio Morales, y la Espiga de Oro del municipio a la baloncestista internacional Leticia Romero, la Entidad de Conservación de la Zona Industrial de Arinaga (Ecoaga) y a la murga Los Serenquenquenes.

El alcalde de Agüimes, Óscar Hernández, quien destacó los méritos de los homenajeados, a quienes se refirió como ejemplo del avance experimentado por el municipio en los 42 años de etapa democrática. Hernández defendió que Agüimes, más que un simple enclave geográfico, es «la memoria, la identidad y los valores de las personas que aquí han nacido, vivido y prosperado a lo largo de la historia», en especial de «aquellos cuya trayectoria vital ha servido de ejemplo y de referencia para la colectividad o ha contribuido de forma notable al interés común».

El alcalde resaltó la trayectoria política ejemplar de Antonio Morales, así como «la impronta de honradez y servicio público» que ha dejado tanto en el Ayuntamiento de Agüimes como en el Cabildo, unos valores que se encuentran enraizados en la forma de ser de las gentes de Agüimes y de los que el presidente del Cabildo «supo empaparse gracias al apego que siempre ha demostrado hacia su tierra y sus ancestros». Óscar Hernández también alabó el afán de superación de Leticia Romero, el papel de Los Serenquenquenes como embajadores del carnaval histórico de Agüimes y el potencial económico alcanzado por la Zona Industrial de Arinaga gracias al empuje de Ecoaga.

En representación de los homenajeados, Antonio Morales expresó su agradecimiento por el título concedido y reafirmó su «sentimiento de identidad y pertenencia a la comunidad», así como su «arraigo e identificación con la historia y los valores» de Agüimes. El presidente del Cabildo se refirió a Agüimes como una sociedad «dinámica, creativa y luchadora».

Óscar Hernández insistió en que «Agüimes ha alcanzado altas cotas de progreso, inimaginables hace 40 o 50 años. Hoy en día somos un municipio modélico, referente en la prestación de servicios públicos, en infraestructuras y políticas sociales, deportivas y culturales, en promoción del sector primario, en conservación de su historia y sus tradiciones, en sostenibilidad ambiental, en energías limpias, en atención a las personas y colectivos más vulnerables, en el cuidado de la infancia y la juventud, en participación ciudadana, en cohesión social, en generación de actividad económica y empleo. Hemos conseguido transformar nuestro municipio hasta convertirlo en punta de lanza de Gran Canaria y de Canarias».

Pero, por encima de su riqueza, Hernández, resaltó el trabajo de su gente. «¿Qué es Agüimes sino sus gentes? Más que un lugar, más que un territorio de cumbre a costa delimitado por barrancos, más que un simple enclave geográfico en el sureste de Gran Canaria, Agüimes es la memoria, la identidad y los valores de las personas y los colectivos humanos que aquí han nacido, vivido y prosperado».

Y repasó la trayectoria de los premios. «Es el caso de quienes han recibido honores y distinciones de este Ayuntamiento a lo largo de sus 42 años de etapa democrática: Francisco Hernández Monzón, Vicente Romero Suárez, Orlando Hernández Martín, José Luis Morales Suárez y Francisco Tarajano Pérez, como hijos predilectos; el médico José Luño Osacar y el profesor y escritor Antonio Lozano González, como hijos adoptivos; y la Asociación La Salle y la Fundación Radio Ecca como Espigas de Oro. Cada uno ha puesto su grano de arena para que Agüimes sea hoy mejor de lo que era en el pasado».

En el caso de Antonio Morales, recordó que fue el alcalde del municipio 28 años, «con quien he tenido el honor de trabajar durante más de la mitad de mi vida, atesora un sinfín de atributos que le hacen digno merecedor del título de Hijo Predilecto. Tesón, empuje, sacrificio, honestidad, capacidad de trabajo, esfuerzo, valentía, arrojo, firmeza, inteligencia, liderazgo, conocimiento, generosidad... Son valores de gran altura que se encuentran enraizados en nuestra cultura más auténtica, valores de los que Antonio supo empaparse gracias al apego que siempre ha demostrado hacia su tierra y sus ancestros».

En el caso de la primera deportista olímpica local, Leticia Romero, realzó que «habiéndose formado en el deporte base de nuestro municipio ha llegado a alcanzar las más altas cotas en el mundo del baloncesto».

El regidor señaló que ninguno ha pensado «en pequeño». Como es el caso de aquel grupo de amigos que hace 40 años se propuso constituir una murga para disfrutar del carnaval de su pueblo. «Los Serenquenquenes algo más veteranos, más crecidos y renovados, convertidos en la mejor murga de Canarias, los mejores embajadores de la tradición carnavalera de Agüimes». Y por últino, «como embajadora de nuestra manera de hacer las cosas ha sido y es la Zona Industrial de Arinaga, ejemplo en toda España de parque empresarial sostenible y eficiente, gracias al trabajo conjunto de empresarios y Administraciones».

Compartir el artículo

stats