La calima entró a eso de las tres de la tarde de este viernes en Gran Canaria con una intensidad por encima de lo esperado. El siroco llevó primero el polvo sahariano a Lanzarote y Fuerteventura, enturbiando por la mañana un cielo que con el paso las horas tiñó de naranja el ambiente de las calles de la isla capitalina. La visibilidad disminuyó de manera paulatina hasta situarse 1.600 metros, un umbral que estuvo cerca de empezar a generar problemas en el tráfico aéreo. La previsión apunta a que esta situación se mantendrá el sábado y domingo para el lunes dar paso a las lluvias que pueden ser intensas en la cara sur de las islas más montañosas.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ya había anticipado el panorama que se vivió en las islas orientales y que a partir de este sábado también se espera en las occidentales. Su delegado en Canarias, David Suárez, apuntó que de cara a este sábado se espera que la presencia del polvo sahariano se generalice en todo el Archipiélago, con la probabilidad de que se produzcan «pulsos intensos». «Estos episodios no son continuos, van con zonas de pulsos» que hacen que dependiendo de la hora puede haber una mayor o menor presencia de arena, explicó.

La calima reduce la visibilidad en el aeropuerto de Gran Canaria (14/01/2022) @controladores

Esta situación se produjo en la provincia de Las Palmas. Por la tarde, mientras en Gran Canaria no se veía más allá de los 1.600 metros, según el parte meteorológico del aeropuerto situado en Gando, en Lanzarote y Fuerteventura la visibilidad nunca estuvo por debajo de los 2.000 metros. La situación vivida en Gran Canaria, donde no se podía apreciar el muelle Reina Sofía desde la Avenida Marítima, afloró el temor de un nuevo episodio de calima intensa similar al vivido hace casi dos años, entre el 22 y el 26 de febrero de 2020, que provocó un colapso en las conexiones aeronáuticas de los principales aeropuertos del Archipiélago que durante horas tuvieron que parar su operatividad por la escasa visibilidad, que estuvo por debajo de los 500 metros.

En esta ocasión, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena) informó de que hasta las 20.00 horas no se había producido incidencia alguna en las terminales de la Isla, que operaron con completa normalidad durante toda la jornada a la espera de lo que pueda ocurrir este sábado. Y es que sólo en el aeropuerto de Gran Canaria están programadas más de 300 operaciones de llegadas y salidas en uno de los días con mayor tráfico aéreo.

18

Calima en Gran Canaria y Lanzarote (14/01/2021)

Suárez declaró que para este sábado y para el domingo se mantiene el aviso amarillo por la presencia de calima en todo el Archipiélago ante la posibilidad de que la visibilidad se vea reducida a un rango de entre 1.000 y 2.000 metros, aunque aclaró que este parámetro «varía muchísimo» y que es «bastante subjetivo» porque «depende del punto de referencia» que se utilice. Por ello, el delegado de la Aemet adelantó que en la actualización del próximo Plan de Meteoalerta se va a realizar una modificación para los avisos de calima en los que se comenzará a utilizar las concentraciones de las Partículas Menores de 10 micras, las denominadas PM10, que pueden ser medidas y son más objetivas.

Ya durante la jornada del viernes se registraron cifras muy altas de contaminación de la atmósfera por la presencia de estas partículas en el ambiente, que en el caso de Arrecife hicieron que la calidad del aire fuera calificada como «extremadamente desfavorable», según los datos publicados por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico de España (Miteco). Por este motivo, el Gobierno de Canarias desaconsejó cualquier tipo de actividad física al aire libre debido a los problemas que puede generar para la salud.

El polvo impedía apreciar el muelle Reina Sofía del Puerto desde la Avenida Marítima

Y para el lunes llega una borrasca atlántica que puede traer precipitaciones intensas. Aún a tres días vista, David Suárez comentó que se espera la presencia de una masa de aire subtropical que podría descargar precipitaciones «puntualmente fuertes». Aunque, añadió, «estas situaciones de sur tienen bastante incertidumbre». Por ahora, el boletín meteorológico pronostica lluvias que pueden ser moderadas en la cara sur de las islas más montañosas. David Suárez puntualizó que durante la jornada del sábado se realizará un nuevo análisis a los modelos de predicción para determinar si fuera necesario activar un aviso ante la previsión de que sean intensas.

Este frente frío también provocará un descenso, de ligero a moderado, de las temperaturas máximas, sobre todo en las islas occidentales, mientras que las mínimas se mantendrán sin cambios. Asimismo, se esperan viento del sureste de moderado a fuerte, con probables intervalos y rachas de muy fuerte especialmente en medianías y zonas altas.

La Aldea alcanza los 27 grados


La calima que a primera hora de la mañana del viernes entró por el este de las Islas trajo consigo un aumento de las temperaturas máximas. Un ejemplo es La Aldea de San Nicolás, que este viernes con 27,6 grados marcó el registro más alto de todo el país ex aequo con Sabinosa, en El Hierro. En Tazacorte (La Palma) se llegó a los 26,3 y en Arucas los 25,4. El viento, por su parte, tuvo rachas intensas en Agulo (La Gomera), con 83 kilómetros por hora, Puerto de Mogán con 68 o Izaña, en la cumbre de Tenerife, con 67. No obstante, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había activado el aviso amarillo por fuertes vientos, que se mantiene el sábado y domingo ante la previsión de que se alcancen los 70 kilómetros por hora en la vertiente noroeste en Gran Canaria, en la fachada norte del nordeste de Tenerife, El Hierro y La Gomera. | A. C. D.