Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cabildo acuerda comprar el lagar de Bandama para protegerlo

La institución se ampara en la Ley del Suelo para ejercer su derecho de prioridad en la adquisición y negociar con los dueños antes de que salga a subasta

Caserío del lagar de Bandama

El Cabildo de Gran Canaria ha acordado la compra del lagar comunal del Caserío de Bandama, en el municipio de Santa Brígida, para garantizar su protección. El Consejo de Gobierno celebrado este lunez ha autorizado a la Asesoría Jurídica a personarse en el procedimiento judicial en el que se encuentra inmerso esta infraestructura para ejercer el derecho de compra preferente que la Corporación tiene sobre esta construcción del siglo XIX. La intención de la institución es transformar esta edificación en un punto de información y atención para los más de 400.000 personas que cada año visitan el espacio natural, donde están el Pico y la Caldera de Bandama, el Monte Lentiscal y el paisaje vitivinícola de Tafira. Tras conocer esta decisión, la Asociación de Amigos de Bandama celebró la noticia «porque es un lugar excepcional que se conserva desde el siglo XIX, que representa muy bien la arquitectura de la época y que destaca por su posición en el territorio al representar también las características del paisaje de Tafira, de la caldera y el Pico de Bandama», sostuvo su presidente, Álex Hansen.

Caldera de Bandama. Jose Carlos Guerra

Esta edificación posee un gran valor etnográfico y por ello la Corporación insular va a personarse en el procedimiento judicial que se sigue en el Juzgado de Primera Instancia Número 4 de Las Palmas de Gran Canaria para hacerse con este inmueble e incorporarlo al futuro centro de interpretación del espacio natural de este entorno.

A través de una sentencia, el juez ha dado por terminada la relación entre los propietarios del lagar y ha disuelto la comunidad de bienes civil existente, según informa el Cabildo, y además ha establecido que si las partes no alcanzan un acuerdo el inmueble saldrá a subasta.

Subasta

La Corporación quiere evitar que se llegue a esta situación y su intención es hacer valer su derecho de adquisición preferente como administración pública sobre inmuebles que se encuentran en un monumento natural protegido, en este caso el Monumento Natural de Bandama, para negociar la compra con los propietarios. Para ejercer su derecho de adquisición preferente, el Cabildo se ampara en que esta edificación se encuentra en un espacio protegido, lo que lleva implícito su declaración de utilidad pública e interés social a efectos expropiatorio, según señalan la Ley del Suelo y de los Espacios Naturales de Canarias y la Ley de Patrimonio Natural y Biodiversidad.

La edificación, del siglo XIX, será transformada en un centro de visitantes e interpretación

decoration

En caso de que la negociación no llegue a término y la edificación termine saliendo a subasta, la institución insular seguirá teniendo la prioridad para pujar por este inmueble.

Además, según señala la propuesta de acuerdo del Consejo de Gobierno, el Cabildo pedirá al juzgado que le comunique, a través de su servicio de Patrimonio «cualquier actuación dirigida a su enajenación forzosa, y por ende a garantizar, en su caso, la posibilidad de ejercer estos derechos».

Edificaciones en el Caserío de Bandama. Jose Carlos Guerra

Con esta decisión, el Cabildo de Gran Canaria da un paso más para lograr para manos públicas una edificación de importante valor histórico y atienda así las mociones aprobadas en el Ayuntamiento de Santa Brígida y en la propia Corporación insular para comprar este inmueble y rehabilitarlo como centro de visitantes.

Para la Asociación de Amigos de Bandama, el colectivo que ha impulsado esta iniciativa, esta decisión es «un paso importante» porque el Cabildo «representa los intereses públicos, tiene las competencias sobre Medio Ambiente y Patrimonio y su obligación era defender este inmueble», dice Álex Hansen. «Su interés radica en su posición estratégica, pues está en el caserío de Bandama, un caserío puramente vitivinícola en su origen, justo a la entrada de la Caldera y del Pico», señala, «es necesario habilitar un centro de interpretación que atienda la enorme demanda de visitantes que tiene este paisaje protegido».

La caldera de Bandama acoge en su interior 170 especies vegetales y 20 especies de aves

decoration

Recuerda Hansen que además del paisaje vitivinícola, Bandama tiene «una importancia vulcanológica extraordinaria» y también desde el punto de vista de la biogeografía pues la caldera cuenta con más de 170 especies vegetales y 22 de aves en su interior. «Además es visitado por científicos y exploradores desde el siglo XIX; es increíble que el Cabildo no haya mostrado sensibilidad mucho antes», concluyó el presidente del colectivo.

Compartir el artículo

stats