Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El derribo del centro comercial Metro costará a los propietarios 500.000 euros

El edil de Urbanismo asegura que si los comuneros no lo tiran lo hará el Ayuntamiento y le pasará la factura

Estado de abandono del Centro Comercial Metro, en el sur de Gran Canaria

Estado de abandono del Centro Comercial Metro, en el sur de Gran Canaria La Provincia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Estado de abandono del Centro Comercial Metro, en el sur de Gran Canaria María del Pino Pérez

La demolición del centro comercial Metro, ubicado en pleno centro de Playa del Inglés, tiene un coste de unos 500.000 euros. La comunidad de propietarios ha hecho llegar al departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana un informe del arquitecto Rafael Redondo Peñaranda que fija en esta cantidad el derribo de este establecimiento que además tienen que costear los comuneros.

Samuel Henríquez, concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, aseguró ayer que su intención es agilizar el expediente de ruina que obliga primero a los propietarios a vallar el inmueble y después a derribar, y ya adelantó que si pasado el plazo de un mes, en el caso del vallado, los comuneros no actúan pues lo hará el Ayuntamiento y lo mismo ocurrirá si llegado el momento no proceden a demoler este centro comercial. 

“El reto de este grupo de gobierno es impulsar la modernización de los centros comerciales obsoletos aunque es una tarea complicada porque la mayoría de estos centros está en manos de muchos propietarios, pero desde el Ayuntamiento tenemos que procurar que se produzca ese acuerdo para que puedan renovarse esos espacios comerciales», señaló el titular de Urbanismo. Además añadió que se está produciendo la renovación de muchos espacios turísticos pero que es esencial que la oferta comercial se renueve como lo han hecho las plazas alojativas en estos años.

14

Estado de abandono del CC Metro Andrés Cruz

Con todo, Henríquez añadió que es la comunidad de propietarios conformada por 115 comuneros o sociedades la que solicita la declaración de ruina, una potestad que la Ley del Suelo de Canarias reconoce al Ayuntamiento en su artículo 171. 

El edil, que ayer mismo firmó el decreto para declarar la ruina de este inmueble en tanto que en el expediente anterior iniciado el pasado año se caducó al no resolverse en seis meses, explicó que fue una disputa entre los comuneros la que dilató este trámite ya que aunque lo piden las sociedades Inversiones Metro Goldwing S.L. y Macasur 2020 S.R.L. en junio de 2020 otro de los propietarios pide que se paralice. Así aunque el 20 de julio Urbanismo decide incoar el expediente, el 18 de septiembre otro de los comuneros, Marko A. Lemansky presenta un escrito alegando un conflicto respecto al nombramiento del presidente, y pide que se suspenda la declaración de ruina.

Ahora, precisó el concejal de Urbanismo la primera medida es proceder al vallado y al apuntalamiento, una vez que se le de trámite de audiencia a los comuneros para informarles del decreto, y  después se procederá a demoler todo el centro comercial a la vista del estado de ruina en que se encuentra.

Al declive que empieza a sufrir este centro que ha sido testigo del desarrollo turístico del Sur por no mejorar sus instalaciones y ofrecer una oferta moderna se le suma primero un incendio en el cuadro eléctrico, y después otro en la discoteca Kopas en 2013. La falta de clientes que prefieren moverse a otros municipios para hacer las compras obliga a echar el cierre a muchos locales, y apenas hoy en los 11.203 metros cuadrados construidos siguen en pie un supermercado, dos bares y una tienda de relojes.  

Por su parte, el concejal de CC en la oposición Alejandro Marichal, que en este mandato asumió el área de Urbanismo hasta que se rompió el acuerdo de gobierno, dijo que cuando inició este expediente del Metro la estrategia era declarar la ruina y después ordenar la ejecución del derribo. Incluso comentó que el coste de la demolición estaba en torno a los 300.000 euros. 

Si bien reconoció que uno de los hándicaps de la modernización de la oferta comercial es lograr el consenso de todos los propietarios, comentó que la opción es utilizar la figura de un plan de modernización para que los empresarios puedan beneficiarse de incentivos urbanísticos y ayudas económicas a través de los fondos europeos.  

Aunque el Metro es el único de los centros comerciales de Playa del Inglés en estado de ruina, aseguró que todos estos establecimientos que se levantaron entre la década de los 70 y 80 tienen el mismo problema que es la obsolescencia de la oferta y de las instalaciones.

También la portavoz de AV-PP, Elena Álamo, manifestó que el estado del centro comercial del Metro es un ejemplo más de la necesidad de renovar las zonas comerciales de todas las zonas turísticas.Recordó que cuando gobernaron el Ayuntamiento impulsaron los planes de modernización que «fueron bloqueados por NC».

Compartir el artículo

stats