Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un empresario chino adquiere Las Grutas de Artiles para reabrir los restaurantes

La operación incluye casas y apartamentos que Jiang Li Zhongyi quiere dedicar al turismo rural | El inversor pretende que vuelva a ser un lugar emblemático

Grutas de Artiles, en Santa Brígida

Grutas de Artiles, en Santa Brígida JC Castro

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Grutas de Artiles, en Santa Brígida María del Pino Pérez

Las Grutas de Artiles vuelven a formar parte de la oferta de restauración y ocio de Santa Brígida. El empresario chino Jiang Li Zhongyi ha adquirido a la familia Artiles este negocio familiar con el objetivo reabrir los restaurantes y la sala de espectáculos que se pusieron en marcha en los años sesenta en una finca de Las Meleguinas aprovechando unas cuevas, para lo que su nuevo propietario pretende llevar a cabo unas obras de reforma que suponen una inversión de un millón de euros. Todo este negocio de restauración que creó el empresario hostelero Agustín Artiles en 1961 llevaba cerrado desde hace siete años.

La operación de compra llevada a cabo por Jiang Li Zhongyi que cuenta con negocios de comida china en la capital grancanaria incluye también la adquisición de todo lo que los herederos de Agustín Artiles disponían en esta finca. Y es que además de los restaurantes también en el lote figuran las seis pistas de pádel así como dos apartamentos, dos casas, y unas cinco cuadras, inmuebles que se adquieren con el objetivo de destinarlos al turismo rural. Además a todo esto hay que sumar unos terrenos de uso agrícola con una extensión de unos 10.000 metros cuadrados. En conjunto entre los restaurantes, las casas, y los terrenos suman un total de unos 50.000 metros cuadrados.  

El objetivo de este inversor es poner a lo largo de este año en marcha los restaurantes, y luego acometer la reforma de las viviendas para destinarlas a la oferta de turismo rural. Entre las casas y las cuadras de los caballos se van a crear 40 plazas alojativas. En el proyecto de reformas de los restaurantes y de las instalaciones de ocio, y las casas ya trabaja el equipo de arquitectos de Eduardo Sáenz.

Explica Jiang Li Zhongyi que su idea es modernizar los restaurantes y lo que en su día fue la sala de espectáculos y la discoteca con el fin de que vuelvan a ser un lugar de referencia de la restauración y del ocio. “Se trata de modernizar pero manteniendo la esencia de lo que fue en su día”, señala el empresario que habla español perfectamente, mientras muestra en la pantalla de su móvil un anuncio de prensa anunciando las fiestas de fin de año se que se celebraban en este lugar. Según señala su idea es que las conocidas cuevas, que la pequeña con tres niveles con capacidad 90 personas, en otra se pueden sentar 200 comensales en una sala, y en 900 en la más amplia, se preparen para todo tipo de celebraciones y de eventos. A este respecto, apunta que se ofrecerán comidas, habrá una zona donde el cliente podrá degustar un vino,  pero también que la idea es que vuelva a ser un lugar acogedor a done se acuda a festejar bodas, bautizos y otros eventos. 

Casi dos años se han alargado las negociaciones entre los herederos de la familia Artiles y este empresario chino. Al tratarse de una herencia, la que deja el creador de este negocio, ha habido que afrontar no sólo el acuerdo económico sino muchos trámites jurídicos y administrativos. 

Este empresario chino que se pone al frente de la nueva etapa de las Grutas de Artiles llegó desde su país junto a su familia en 1983 desde Valencia donde su padre gestiona varios restaurantes, y luego decide probar suerte en solitario en 1991. En la isla se pone al frente de su propio local de comidas en la calle Presidente Alvear y estos últimos años ha ayudado a su hijo a poner en marcha su propia franquicia, Poké Poké, que ya cuenta con tres locales.

 Mientras relata la historia de su familia y cuenta cómo han trabajado para sacar adelante su negocio, se muestra muy ilusionado con todo lo que quiere poner en marcha en Las Meleguinas. Comenta cómo en los últimos seis meses han estado retirando toda la maleza que ha crecido en la finca, ya que desde hace siete años estaba cerrado y no pasaba nadie por allí. “Es ahora cuando se puede ver todo lo que hay en la finca porque antes no se podía ni pasar”, señala.

El cierre en 2015 de Las Grutas de Artiles supuso el final de la historia de este emblemático lugar que fue testigo de la vida social de la isla durante 54 años. En realidad la familia Artiles, tras el fallecimiento de su progenitor deja de gestionarlo en 2012, y lo arrenda después, pero la aventura que emprende el que fuera propietario de la discoteca Mallow de San Mateo dura apenas un año. 

El alma de estas cuevas había sido siempre Agustín Artiles que fue a quien se le ocurre comprar la primera cueva al bisabuelo de su mujer. Aún se concentraba el turismo solo en Las Canteras, pues no había arrancado el Sur, y como ve que una de las excursiones hacia el centro de la isla pasaba por Las Meleguinas decide servir comidas en la cueva. A esa primera cueva  para atender a los turistas se van sumando más y más salones a los que acude también una clientela de todos lados para comer el famoso puchero, echarse un baile y unas copas , y disfrutar de las actuaciones musicales.

Compartir el artículo

stats