Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mancomunidad del Norte

El futuro es del sacho digital

Norte Emprende premia la creación de una aplicación que facilita las ayudas del Posei

José Corujeira Gómez. José Carlos Guerra Mansito

Norte Emprende premia a la firma Macaronesia Digital en el concurso 2022 de la mejor idea de negocio por la creación de una aplicación que facilita los trámites de las ayudas del Posei.

La Mancomunidad del Norte celebró ayer la jornada de Norte Emprende, cita que culminó con la designación, a la empresa Macaronesia Digital, de la mejor idea de negocio por la creación de una aplicación que ofrece a los agricultores una herramienta que les facilite el acceso a las ayudas económicas del Posei.

La jornada comenzaba a primeras horas de la mañana con la intervención del presidente de turno de la mancomunidad, Juan Jesús Facundo y el alcalde de Gáldar, Teodoro Sosa, y también representante de la Sociedad Económica de Gran Canaria (Spegc), que daban entrada a un total de cinco ponencias disertadas en torno a los productos de cercanía, de la economía circular, del agroturismo y del apoyo europeo para la innovación y la competitividad de las pymes.

La nueva herramienta emplea la inteligencia artificial para aumentar las posibilidad de lograr las subvenciones

decoration

Tras estas conferencias era el momento de la verdad para los ocho emprendedores ya previamente seleccionados que entraban en el concurso, y que cuentan con diez minutos para defender sus distintos proyectos ante el público y jurado, formado en esta ocasión por sendos representantes de la Federación de Empresarios del Norte (Fenorte), la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE), las distintas agencias de Desarrollo Local de los municipios que forman parte de la mancomunidad y del Spegc.

José Corujeira Gómez es el fundador y líder de un equipo de cinco personas que conforman Macaronesia Digital. Nacido en la capital grancanaria en 1968 es licenciado en Ciencias de la Información, en la rama de Comunicación Audiovisual, por la Universidad Complutense, además de máster en la misma especialidad.

Para crear la app Posei Smart se apoya en un dato demoledor, el de un gremio, el de los agricultores, alejado de las nuevas tecnologías al punto que solo un 25 por ciento de ellos usan aplicaciones de soportes digitales.

Según expone se trata de una auténtica anomalía para un sector que paradójicamente a través de la llamada agricultura de precisión está alcanzando niveles altísimos de tecnología, pero inaccesible en términos prácticos para los principales protagonistas del campo, «porque las grandes plataformas digitales que existen parece que requieren que los agricultores se conviertan en realidad en ingenieros informáticos».

Es un mundo en el que sobrevuelan satélites que monitorizan campos de cultivo para detectar la humedad del suelo, o drones capaces de identificar plagas mediante visión artificial o incluso herramientas digitales que avisan en qué momento se puede sacar la cosecha al mercado para obtener el máximo beneficio, pero que en la práctica no son operativas porque existe una brecha entre la información que facilitan y la dificultad para acceder a ella por parte de aquellos que no tienen la suficiente habilidad para manejarse con estos nuevos aperos.

Esto supone un doble quebranto: el de la pérdida de rendimiento económico y el del mayor desgaste del entorno medioambiental, ya que todo ese arsenal de nuevos elementos, que incluyen pequeños robots, «del tamaño de un Clip de Famóbil», precisa Corujeira, «capaces de echar un chorrito de fitosanitarios en el lugar exacto donde se encuentra una plaga, o de inocular un nutriente», no solo evita condenar ríos y acuíferos con productos no deseados empleados a granel en el campo, sino también implica un ahorro económico, «y todo esto no está llegando a los agricultores», sentencia.

Posei Smart ejemplariza justo el cómo conectar al agricultor que se encuentra inmerso en la ya pesada tarea de trabajar la tierra con las complejidades que supone cumplimentar todos los requisitos para acceder a las ayudas económicas, y lo hace a través de Whatapps, al considerar que ésta sí es una aplicación universal con la que cualquier persona está familiarizada. El gran reto para configurarla, aparte del ajustado plazo de un mes que tuvo su equipo para desarrollarla desde que optaron al certamen hasta ayer miércoles, se centró en el algoritmo de recomendación que informa al usuario, tras introducir sus datos, qué porcentaje de posibilidades tiene de que le sean aprobadas esas ayudas, o los aspectos necesarios para superar las posibles debilidades que le permitan aumentar esa oportunidad de recabarlas.

Posei Smart se concibe así como una cabeza de puente en un sector primario al que le falta la conexión entre el potencial que ofrece la tecnología y sus usuarios. Corujeira sostiene que 2022 debe vivir el momento de una transformación tecnológica cuyo gran reto se concentra en crear una suerte de sacho digital, de herramientas accesibles y no «catedrales informáticas» que hagan fluir todo ese desarrollo digital a pie de surco, una suerte de Siri o Alexa que le recuerde qué y cuándo tiene que regar o que le recomiende a que espere una semana más a recolectar la fruta para aumentar su contenido de azúcar.

Todo ese arsenal disponible una vez puesto en marcha «puede lograr un sistema autoorganizado», apunta, «que ayudaría a generar no solo más beneficios sino también a estabilizar los precios a través de la coordinación de unas plataformas digitales que permitirían, en último término, a maximizar las estrategias de control del sector, logrando así un nuevo poder cooperativo».

Su promotor aboga por acercar la agricultura de precisión a todos aquellos que trabajan a pie de surco

decoration

Macaronesia Digital está formada, además de por Corujeira, que fue profesor durante 18 años en el Istituto Europeo di Design de Madrid, por el venezolano Roberto Toledo como Director de Arte; la firgense Nerea García como Project Manager; el programador Javier Pérez, de Las Palmas de Gran Canaria; el ingeniero informático de Ayagaures, Oliver Álamo; y Alejandro Torres, radicado en Moya, como Content Manager.

Corujeira asegura que pasó un momento muy triste «cuando recibo sus currículums, porque uno de ellos trabajaba como repartidor, y otro durante dos años en un punto de información, que son empleos muy dignos pero insuficientes para su preparación, y de hecho se han puesto a trabajar y florecen como orquídeas, con una creatividad realmente brillante».

Juntos han lanzado la app ASMAC Macaronesia del proyecto Interreg Valconmac en el que se interactúa con los cien árboles y arboledas singulares de la Macaronesia. Algo digno de ver.

Compartir el artículo

stats