Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cabildo autoriza la construcción del túnel entre Taurito y Playa de Mogán

La Comisión de Patrimonio Cultural establece medidas para proteger la zona arqueológica de Cañada de Los Gatos y paliar el impacto visual

Yacimiento arqueológico de la Cañada de Los Gatos, en el municipio de Mogán YAIZA SOCORRO

La reapertura de la carretera entre Taurito y Playa de Mogán empieza a vislumbrarse casi cinco años después del derrumbe que obligó a cerrar el tráfico entre esas dos localidades turísticas del sur de la isla, aunque es previsible que aún se tengan que esperar dos años más para que vehículos y ciclistas puedan recorrer ese escaso kilómetro de distancia sin necesidad de dar un rodeo por la autopista GC-1. 

La Comisión Insular de Patrimonio Cultural, un órgano del Cabildo de Gran Canaria, ha informado de manera favorable la construcción de un túnel en la Cañada de Los Gatos, que desbloquea el proyecto largamente reivindicado por el Ayuntamiento de Mogán y por el sector turístico para volver a enlazar Taurito y Playa de Mogán por la antigua carretera del Sur, la GC-500, pero sin tener que circular por los acantilados. 

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, adelantó ayer que se dirigirá ahora al presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, para que «cumpla su compromiso» de construir ese túnel con fondos de la Comunidad Autónoma, pues esa obra no figura en el convenio de carreteras con el Estado. Se trata de una galería de algo más de 260 metros y el coste se ha calculado en unos 12 millones de euros.   

Ese tramo de vía, de unos 650 metros, está clausurado para vehículos desde el mes de julio de 2017, cuando se produjo el primer desprendimiento de piedras sobre la calzada. Aunque se intentó reabrir el tráfico con unas obras de emergencia, un nuevo derrumbe en el mes de septiembre de ese mismo año aconsejó cerrar la GC-500, también para los ciclistas y peatones, por lo que se levantaron muros para impedir el paso. 

El gobierno insular informó ayer que la Comisión de Patrimonio Histórico, presidida por el consejero insular de Presidencia, Teodoro Sosa, «dio el visto bueno con condicionantes a este proyecto, que se ejecutará en el punto kilométrico 44,700 de la GC-500 y cuyo trazado afecta a la Zona Arqueológica de la Cañada de Los Gatos, que ha sido declarada Bien de Interés Cultural (BIC), por su interés científico, su importancia dentro del marco cronocultural de las poblaciones indígenas de la Isla y por su estado de conservación».

En el proyecto del Gobierno de Canarias se incluirán, por tanto, «medidas que garanticen la conservación y protección del BIC y que ninguno de los restos arqueológicos que lo integran verá comprometida su integridad, ni durante el transcurso de la obra ni en el uso posterior de la nueva infraestructura viaria».

Para minimizar «el significativo impacto visual» que provocará la salida del túnel en la zona arqueológica, se deberán ejecutar acciones de recuperación ambiental. En concreto, en los 650 metros de carretera que bordean la Cañada de Los Gatos y que no estarán abiertos al uso público, se eliminará el asfalto y se recuperará la topografía original del enclave, se retirarán las bandas quitamiedos y la señalética, y se plantará vegetación autóctona.

En el resto de la vía que no será clausurado, las bandas quitamiedos existentes se mimetizarán con el entorno o se sustituirán por otras más integradas en el paisaje, y en la construcción de la boca de salida del túnel se utilizará la misma piedra del entorno. Por último, los responsables del proyecto deberán retirar los escombros que se generaron cuando se construyó la GC-500 y que fueron depositados en el interior del BIC. Todas las actuaciones contarán con control arqueológico permanente y se llevarán a cabo diferentes trabajos de excavación arqueológica y de consolidación y restauración de algunas de las estructuras presentes en el BIC.

Compartir el artículo

stats