Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cabildo de Gran Canaria espera desde enero dos millones de euros para la comunidad energética

Es una partida incluida en los Presupuestos Generales del Estado para el proyecto energético innovador en el polígono de Arinaga -- «Aspiramos a que se nos deje ser un banco de pruebas, para hacer pruebas», afirma Raúl García Brink

De izquierda a la derecha, Juan Acosta, Raúl García, Óscar Hernández y Alexis Lozano, este martes, escuchan a un empresario. LP / DLP

El Cabildo de Gran Canaria está esperando desde el pasado mes de enero una partida de dos millones de euros, que asignó en los Presupuestos Generales del Estado, tras una petición planteada por Nueva Canarias (NC) y cuyo destino es el desarrollo de la comunidad energética industrial de la zona industrial de Arinaga (Arindec-Gran Canaria), en el municipio de Agüimes.

El coordinador técnico de Desarrollo Económico, Soberanía Energética, Clima y Conocimiento del Cabildo, Raúl García Brink, explicó este martes en el salón de plenos de Agüimes, que fue en enero «cuando hicimos las primeras peticiones a la secretaría de Estado de Energía y no hemos recibido ninguna respuesta. Podemos entender que hubo distintos trámites parlamentarios para incluir esta partida en los presupuestos, pero no que ha habido respuestas».

García Brink resaltó que «es un dinero para I+d+i [Investigación, desarrollo e innovación ] energética]. Es decir, para crear una comunidad energética industrial, que será el proyecto más innovador de al menos de la Isla, y uno de los más innovadores de España».

Estas declaraciones las realizó este martes Raúl García Brink tras la presentación de los resultados de algunos estudios preliminares para la creación de la comunidad energética industrial, como el de la empresa Minsait, compañía de Indra. Juan Prieto y Pedro Sánchez, de Minsait, manifestaron que «hicimos un trabajo virtual, con datos sistemáticos, respecto a este proyecto». Una de las conclusiones es que «sí es viable, al menos tecnológicamente. No sólo se trata de compartir la energía en la comunidad, sino también de venderla y de que se llene el vacío legal que existe».

Raúl García Brink insistió que hay un vacío legal, pero que «nosotros aspiramos, por el nivel de madurez que tiene el proyecto, a que la zona industrial de Arinaga sea un banco de pruebas. Es decir, presentarnos a una convocatoria por parte del Estado en la que se nos permita desarrollarlo de forma excepcional. Que se permitan ciertas cajas negras en el sistema eléctrico para hacer pruebas, las cuales generen informes y que éstos sirvan para que los legisladores, el día de mañana, cuando vayan a crear una ley de comunidades energéticas, tomen en cuenta esta experiencia, y así regularlo».

«Ahora realizamos el trabajo de campo y ya 65 empresas han permitido al Cabildo entrar en sus consumos energéticos durante un año. Esto nos permitirá conocer la dinámica de consumos cada 15 minutos, con los datos necesarios para crear un mercado interior de la energía a través de un agregado virtual de la demanda», apuntó García Brink.

A esta reunión asistieron representantes de la Entidad de Conservación del Polígono Industrial de Arinaga (Ecoaga) y su responsable, Juan Acosta; de la Asociación de Empresarios de la Zona industrial de Arinaga (Aenaga); del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC); Alexis Lozano, director insular de Energía y Clima; y el alcalde, Óscar Hernández, entre otros.

Compartir el artículo

stats