Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valsequillo se anima con Taburiente y rebosa con Macaco

El área recreativa acoge a familias y amigos en una jornada de música y actividades al aire libre

31

Festival de Sostenibilidad y Cultura, Soltura en Valsequillo Juan Castro

El área recreativa de El Troncón, en Valsequillo, empezó a animarse ayer cuando salió Taburiente al escenario. Era la una de la tarde y frente al escenario apretaba el solajero. Ricardo Valle, que por fortuna disponía de una gorra con una tela que le cubría el cuello, disfrutabas sentado de la música junto a una de las dos hijas con las que acudió a pasar el domingo, atraído el cartel de ‘Soltura’, el Festival de la Sostenibilidad y la Cultura. «Me parece una iniciativa formidable y más ahora que salimos de la ultratumba tras estos dos años terribles. Es mi primera salida». Pero apuntó un fallo de los organizadores, y es que a su entender podían haber colocado unas estructuras con toldos para que se pudiera sobrellevar el calor en la zona en donde estaban las sillas. En el resto del espacio hay algunos pérgolas, y algún que otro árbol, a cuyo cobijo no había sitio.

A sabiendas de que esto podía suceder Lourdes Quintana Hernández, vecina de Telde, se instaló con su caravana la noche anterior y así se adueñó para todo el día de una de esas pérgolas a la que añadió la tela de un cenador para disponer de más espacio para los 22 que componen la familia, la suya y la de su marido, los Santana Montesdeoca. Aceitunas, queso, croquetas, albóndigas, ropa vieja, tortilla, y ensaladilla rusa componían su variado menú, en el que no faltaba el postre a base de tartas porque Alex hijo, Alex padre y Christian celebraban sus cumpleaños. Los pequeños habían participado desde primera hora de la mañana en la gymkana, la ruta de senderismo y en el juego de las chapas. «Hasta que no cante Macaco,- que estaba previsto a las 18.30 horas- no nos vamos, porque vinimos a pasar el día», señalaba la anfitriona de esta reunión.

 Algo más improvisados fueron Covadonga y sus amigos como Salvador. «Es espectacular el cartel de los conciertos, y es un lujo estar en el campo, con este día, oyendo a todos estos músicos». Ya habían sonado en el escenario las canciones de grupos de cantadores como Linaje, a eso de las diez de la mañana, y una hora después la intérprete grancanaria y compositora Belén Álvarez cantaba las letras de su nuevo disco acompañada de su banda Lajalada.

 Y de repente, los amigos de Covadonga que poco antes charlaban, motivados por las letras de Taburiente, comenzaron a mover los pies sobre un terreno de tierra y hierbas secas, a un lado del escenario, mientras seguían muchas de las conocidas composiciones. Se llegaron a pensar lo de quedarse por un momento por  la comida, pero tuvieron suerte, porque se acercaron a una caseta que había en la entrada de este paraje, y allí lograron reservar el almuerzo. «Esto es cultura, no siempre tienes la oportunidad de oír a tantos cantantes, y menos estar así tranquilos, en pleno campo».

Con el mismo entusiasmo, Tony Rodríguez, un componente de Los Gofiones, que bromeaba que prefería en ese momento ser conocido como el nieto de Pepito Socorro, destacaba el alto nivel de los conciertos. Escuchaba la mágica voz de Carla Vega, a la que acompañaba a la guitarra Jonay Mesa, mientras contaba que la conocía desde que comenzó con su padre en el folclore. «Es una maravilla como canta, porque es a pecho descubierto, no hay sonidos que la puedan cubrir» , destacaba desde este pequeño escenario. 

Unas 1.200 personas ya habían pasado por el área recreativa de El Troncón a las dos de la tarde, donde el máximo de aforo estaba limitado a 2.500,  aunque según apuntaba la edil de Cultura, Lucía Melián Alonso, el momento de más afluencia se esperaba a la tarde para la actuación de Macaco. Y así sucedió, aunque antes ya empezó a notarse como llegaba más público con Antílopez, Silvie Hernández y Pablo Quintana. La mezcla de rumba, reggae y funk y los acentos de música electro latinoamericana de Macaco animaron de tal forma el ambiente que costaba ayer tarde despejar el paraje de El Troncón. 

Pero no todo fueron conciertos. Al coincidir la cita con el Día de la Familia, el Ayuntamiento de Valsequillo, que ha contado para este festival con la financiación del Cabildo insular, organizó también actividades y talleres para los niños sobre el reciclaje de productos de desecho, sobre la importancia del agua, y también sobre cómo diseñar títeres con esos materiales reciclados. Y a la vez el evento fue una oportunidad para poner en valor los productos con los que se identifica este municipio como son los quesos y las fresas. Alí estaba Mary Falcón desde las ocho y media de la mañana ante una importante producción quesera de la marca Valsequillo, y casi al lado, Ana María Gil Gil que, junto a sus hermanos José Antonio y Juan Miguel, cosecha una finca de fresas, y de donde habían llegado cargados con unos 500 kilos de fruta recién cogida.

Compartir el artículo

stats