Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

La avenida marítima de El Pajar, en San Bartolomé de Tirajana, llevará el nombre de Juanito El Boya

El Pleno del Ayuntamiento reconocerá al vecino y empresario del municipio por su esfuerzo y dedicación en el barrio desde que el Bar Playa abriera hace 70 años

Vista general de la playa y avenida marítima de El Pajar, que llevará el nombre de Juan Moreno Artiles El Boya. Juan Castro

Juan Moreno Artiles, Juanito el Boya, llegó a El Pajar en 1956 procedente del municipio de Telde, donde vivía con su abuela, y a sus entonces 14 años empezó a ayudar a su padre y a su hermano, Domingo Moreno Martín y Domingo Moreno Artiles, en la tienda y el bar que regentaban en una pequeña caseta de madera de 10 metros situada a orillas de la bahía. Entró al Bar Playa cuatros años después de que abriera sus puertas en 1952 para vender vino y otros víveres a los pescadores de este barrio marinero y todavía a sus 80 años sigue al pie del cañón frente a los fogones que durante décadas han dado de comer a su familia y a los miles de clientes locales y extranjeros que ha pasado por sus mesas. Y la supervivencia del negocio tiene un mérito que será recompensado porque ahora, siete décadas después de que se pusieran los cimientos de un establecimiento que se ha convertido en todo un emblema del sur, la avenida marítima de El Pajar llevará el nombre de Juanito El Boya. El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana previsiblemente aprobará este jueves durante la celebración del Pleno la denominación de este paseo con el nombre de este vecino y empresario en reconocimiento a su contribución al progreso social y el desarrollo económico del pueblo.

Juan Moreno Artiles, en el centro, junto al resto de su familia. LP/DLP

El Bar Playa El Boya, la seña de identidad con la que hoy se conoce a este local derivada del sobrenombre con el que se conocían a los varones de la familia durante varias generaciones, cumple este 2022 sus 70 años de historia, un aniversario al que se suma la denominación de la avenida con el nombre de uno de los vecinos que ha impulsado el pueblo. Y Juanito, como cariñosamente lo conocen sus vecinos, ha recibido la noticia con «sorpresa» y muy agradecido. «Es una persona humilde con unos valores muy sencillos y piensa que no se merece este reconocimiento, que es mucho para él», cuentan sus hijos.

Pero quizá de lo que no se ha dado cuenta Juanito es que ahora solo le llega un reconocimiento a toda una vida siendo uno de los protagonistas de su barrio porque ha sido durante años un fiel colaborador con las actividades sociales que se han celebrado en su pueblo y además ha destacado por la consolidación de los puestos de trabajo en el pueblo, pues muchos trabajadores han sacado adelante a sus familias gracias a un empleo fijo.

El Bar Playa El Boya abrió sus puertas al público en 1952 y este 2022 cumple sus 70 años

decoration

Juanito llegó a El Pajar ocho años antes de que llegase el turismo al municipio y un año antes de que se inaugurase la fábrica cementera. De hecho, tras iniciar las operaciones el bar tuvo que desplazarse unos metros para no quedarse en medio de la carretera que daba acceso a esta infraestructura. Con el paso de los años, el bar fue creciendo y modernizándose tras varias reformas y la puesta en marcha de una terraza que en la actualidad está siempre abarrotada de clientes.

Juan Moreno Artiles aterrizó en El Pajar pensando que sería solamente para echar una mano a su familia durante la temporada de verano, pero allí se quedó. Tiempo después conoció a su esposa, con la que terminó de echar raíces y tuvo tres hijos y una hija. Durante estos años, su relación con el barrio ha sido tan estrecha que sus vecinos se deshacen en halagos a su figura. «Siempre fue un hombre con una capacidad tremenda para los negocios, muy humilde y siempre ha cuidado mucho las formas», señala José Carlos Álamo, residente en el barrio, «independientemente de que le haya ido bien o mal en el trabajo, Juanito destaca por su esfuerzo y dedicación y porque nunca ha querido aparentar ser más que nadie».

Imagen de archivo de la terraza del Bar Playa El Boya repleta de clientes. LP/DLP

«En el barrio es toda una institución, porque la amabilidad que ha tenido y sigue teniendo no se compara con nada, es el número uno del pueblo», resalta por su parte Mariano Trujillo, otro vecino de El Pajar, «está dejando unas raíces y un legado muy bueno».

A sus 80 años, Juan Moreno Artiles sigue trabajando, pagando su cuota de autónomo y teniendo a sus hijos como asalariados. No trabaja las ocho horas diarias que pasaba en el bar cuando era más joven, pues el relevo ya lo han cogido sus hijos, pero sí se mete en la cocina para echar una mano los fines de semana y los festivos, cuando más trabajo hay. "No tiene pensado jubilarse, está en una estupenda forma física, está sano y entero", cuentan sus hijos, "él nunca se esconde, es para todos nuestro ídolo, nuestro espejo, un líder y un modelo". Juanito sigue tomando sus propias decisiones y, mientras siga teniendo fortaleza física, seguirá regentando el bar, pues además ese trabajo es un estímulo para estar ocupado.

Compartir el artículo

stats