Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Feria Insular de Ganado: la escuela entre huertos y animales

Más de 1.700 escolares participan en los talleres infantiles previos al concurso de ganadería selecta

Alumnos de varios colegios aprenden a cultivar hortalizas y flores en uno de los huertos de la Granja Agrícola Experimental del Cabildo en Arucas

Más de 1.700 escolares de una docena de municipios han tomado durante dos días la Granja Agrícola del Cabildo para conocer y recrear las labores del campo y la mar, el preámbulo infantil de la XXIX Feria Insular de Ganado que se celebra este fin de semana para premiar a los mejores ejemplares de la cabaña grancanaria y dar un impulso al sector primario en uno de sus peores momentos de las últimas décadas. 

Y una buena manera de ayudar a los agricultores y ganaderos es crear afición entre los más pequeños, cambiar las aulas y los libros por el contacto directo con los huertos y los animales. No hay ni que decir que los chiquillos preferirían más salidas de este tipo porque, además de aprender, «se lo pasan pipa», según coinciden los maestros y los monitores de las actividades. 

Salvo los menores que viven en el campo o tienen una estrecha relación con el mundo rural, no todos los días pueden subir a un trillo, acariciar a un ternero, observar como se trasquila una oveja, plantar una lechuga o ver en directo cómo las abejas elaboran la miel. Todo eso y mucho más han hecho este miércoles y jueves los alumnos de más de 50 colegios, unos 25 en cada jornada. 

Tras invitar a todos los centros escolares, públicos y privados, este año se seleccionaron alumnos de cuarto curso de educación primaria, de entre nueve y diez años, para que no hubiera grandes diferencias de edad entre ellos y así facilitar el trabajo en los 35 talleres que se repartieron por todo el recinto.  

Cuqui Marrero, técnica de pesca de la Consejería de Sector Primario del Cabildo y máxima responsable de la feria infantil, explicó que cada año ha ido creciendo el interés de los colegios por asistir a este encuentro y ya requiere una organización minuciosa, pues 800 niños sueltos en una granja son difíciles de controlar. 

Novedades

Una programación de horarios y actividades ha permitido que cada colegio participe en cuatro o cinco talleres, siempre bajo la mirada de sus maestros y de más de medio centenar de monitores. Entre las novedades de esta edición están las manualidades con la lana, los talleres para conocer como se forman las salinas o cómo elaborar una minihamburguesa con carne de cochino negro.   

Christopher, un joven de Gáldar que es técnico de animación social, desarrolló el Taller de Aromas, donde se enseñan todos los pasos para elaborar un perfume de lavanda, con plantas aromáticas recogidas en el propia granja. A pocos metros, en una actividad llamada Sembrando Vida, Montse Trejo, trabajadora en los huertos del Cabildo, enseñó a los niños a cultivar puerros o albahacas y les explicó la importancia de plantar flores junto a las hortalizas para que las abejas también hagan su trabajo con la miel. 

Aarón Herrera, profesor del CEIP Hoya Andrea, resaltó los beneficios educativos de estas salidas de las aulas. Mientras contemplaba, junto con sus 45 alumnos,  la trasquilá de las ovejas, comentó que precisamente en estas fechas estaban estudiando los seres vivos y no hay mejor clase que verlos de cerca y tocarlos. 

Aprender con juegos es la especialidad de la Escuela de Pesca Oleaje, el taller más llamativo y bullicioso de la feria. Santiago Cruz, uno de los responsables de este colectivo, recibió a los menores vestido de pirata, incluido un loro de tela en el hombro, y ya se los ganó para la causa de la sostenibilidad. Lo que intenta inculcarles desde pequeños es a respetar la fauna y el medio marino, a reciclar plásticos o a pescar con anzuelos inofensivos y luego soltar los peces.  

«La feria infantil», detalló Cuqui Marrero, «trata de dar a conocer el sector primario a los niños más pequeños con talleres muy vinculados a temas de agricultura; queremos que los alumnos toquen las plantas y la tierra o que vean las técnicas del compostaje». Algunas de estas actividades se mantendrán este fin de semana para los menores que acudan con sus familiares al concurso de ganado selecto, señaló Marrero, quien recordó que la Granja del Cabildo recibe visitas escolares durante el resto del año, pero programadas y con pocos alumnos. 

Compartir el artículo

stats