Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arucas

Arucas aprueba la prohibición de fumar y vapear en sus playas

El Ayuntamiento espera que la nueva ordenanza entre en vigor a mediados de verano

Vista de la playa de El Puertillo, en Arucas. Andrés Cruz

Arucas aprobó inicialmente ayer en el pleno municipal la nueva Ordenanza sobre el uso y disfrute de las playas, que contempla la prohibición de fumar y vapear en las zonas de baño, limita la presencia de perros a una sola cala, y se pone coto al uso de garrafas de plástico para sujetar sombrillas, como es habitual en la zona. Mientras, el alcalde, Juan Jesús Facundo, defendió que proyecto de construcción de una piscina natural en Quintanilla tendrá una afección «mínima», y que se expondrá a la opinión pública cuando esté redactada la propuesta final, en respuesta a la creación de una plataforma de opositores.

El concejal de Playas de Arucas, José María González, espera que la nueva regulación pueda entrar en vigor a mediados de verano. De momento, ayer fue aprobada por el Pleno municipal, tras una fase de participación vecinal, por lo que se someterá ahora a exposición pública durante un mes por si se registran más alegaciones, que serán luego contestadas antes de su entrada en vigor definitiva.

La ordenanza recoge entre los puntos más relevantes que «queda terminantemente prohibido fumar y/o vapear en las zonas de baño, arena y solárium de las playas y charcones del municipio». A su vez, se prohíbe dejar «fuera del horario habitual de baño sombrillas, parasoles, butacas y cualquier otro enser sin estar presentes sus usuarios y que tengan como única finalidad reservar el espacio físico de la playa».

Se vigilará el uso de las garrafas como soporte de las sombrillas

decoration

A su vez, «queda totalmente prohibido el uso de soportes o bases plásticos de sombrillas no homologados, así como dejarlos abandonados tras su uso». Otra novedad es que se refuerza la presencia de la policía local en el periodo estival, «para la correcta vigilancia y cumplimiento de la presente ordenanza».

Y, por último, «queda prohibido el tránsito, permanencia, estancia, baños de los animales en las playas, aunque vayan estos acompañados de sus dueños. Solo se permitirá la entrada de los perros destinados a salvamento, así como perros lazarillos cuando acompañen a invidentes o personas con movilidad reducida. Excepto en la cala donde se encuentra la “cala de Las Palomas”. Eso sí, «evitando, en todo momento, las molestias al resto de personas usuarias de este espacio público».

El concejal avanzó que se instalarán carteles informativos, y que en un primer momento se informará a los bañistas, antes de fijar un control más severo de su cumplimiento.

Un único voto en contra

El único concejal que se opuso a la ordenanza fue José Eduardo Marrero (no adscrito), que considera que es discriminatorio para los fumadores, abogando por instalar una zona restringida para ellos. Y pidió que fijaran zona de nudismo, que se supedita a un acuerdo de la junta de gobierno, cuestionando que haya una zona de animales y no para nudistas.

José María González defendió que también se vulneraba el derecho a los no fumadores en estos momentos, y recordó que uno de los mayores problemas actuales es la recogida de colillas, señalando que se permite fumar fuera de la playa, como es el caso del paseo del Puertillo.

Por su parte, Sonia Viera (Coalición Canaria) pidió que se vigilara el cumplimiento de la norma, y Patricia Mendoza (Podemos) apuntó que se hablaba del periodo estival, cuando la afluencia de bañistas se alarga más allá del verano. En este sentido, el concejal del Área señaló que ya se está trabajando en la seguridad fuera de temporada de verano.

El alcalde defiende que la afección de la obra para la piscina natural de Quintanilla «es mínima»

decoration

Por otro lado, ante una serie de preguntas de Patricia Mendoza, y la creación de una plataforma para tratar de bloquear la obra de la piscina natural intermareal de Quintanilla, Juan Jesús Facundo negó que se esté ocultando el proyecto, y anunció que se expondrá a la opinión pública cuando se actualice la propuesta sobre el proyecto original, que data de 2016. Defendió que el trabajo está dirigido por dos licenciadas en Ciencias del Mar, y que gran parte del casi millón de euros de la obra se destinará a los trabajos de acceso para coches y guaguas desde la autovía GC-2, y el aparcamiento, ya que la intervención dentro del agua «será mínima».

Un dique no ejecutado y vertidos incontrolados al mar

Además, apuntó que contará con el informe de impacto ambiental y el visto bueno de la Demarcación de Costas de Canarias, y que todavía el Ayuntamiento deberá cerrar la compra de los terrenos previamente, para lo cual se ha aprobado una partida de los remanentes del año pasado.

El alcalde de Arucas recriminó en cambio que vecinos del Peñón, en la zona, sigan todavía vertiendo sus aguas residuales al mar, pese a que se construyó una red de saneamiento, porque no se han conectado a las tuberías municipales. Y recordó que vecinos de este litoral llegaron a pedir un gran dique, que no se hizo, para proteger las casas de la primera línea de mar y evitar que las mareas se llevaran sus propiedades.

Compartir el artículo

stats