Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las calles de Gran Canaria se llenan de color en el regreso del Corpus Christi

Las alfombras de flores y sal de colores vuelven a engalanar el casco de Las Palmas de Gran Canaria, Arucas y Teror tras dos años de parón por la pandemia

Elaboración de las alfombras del Corpus Christi en Arucas.

Elaboración de las alfombras del Corpus Christi en Arucas. LP/DLP

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Elaboración de las alfombras del Corpus Christi en Arucas. Christian Afonso

Pétalos de flores y sal de colores inundaron las calles de los cascos históricos de Las Palmas de Gran Canaria, Arucas y Teror por la celebración del Corpus Christi. Muchas personas participaron de una jornada en la que la comunidad cristiana ensalza la presencia de Jesús en la sociedad, tanto viendo los tradicionales tapices como en su confección. Con la ilusión en niveles máximos por recuperar poco a poco las tradiciones.

Las calles de Gran Canaria se han llenado este domingo de color con el regreso de las tradicionales alfombras de flores y sal teñida de la festividad católica del Corpus Christi. En municipios como Las Palmas de Gran Canaria, Arucas o Teror, sus cascos históricos han estado repletos de actividad, en una jornada en la que el trabajo comunitario ha sido ensalzado, al mismo tiempo que la solidaridad y la caridad. Una celebración que ha regresado este 2022 tras no poder celebrarse ni el año pasado, ni el anterior debido a la pandemia de Covid, y que ha retornado cargada de ilusión y ganas para visitantes, fieles y creadores.

El Corpus Christi en el santoral católico se celebra 60 días después del Domingo de Resurrección, tras la solemnidad de la Santísima Trinidad, y tiene como objetivo el culto al Santísimo Sacramento, el Cuerpo de Cristo, en la presencia real de Jesucristo entre la sociedad. La tradición marca que, para ello, se engalanen las calles a su paso con pétalos de flores, que en los últimos tiempos han sido sustituidas por sal de colores en muchas ocasiones. Ello suele gustar mucho a multitud de personas que se acercan cada año a curiosear y ver las alfombras y sus diseños, en los que en algunos casos se trabaja durante semanas.

Alfombras del Corpus Christi en Las Palmas de Gran Canaria

Alfombras del Corpus Christi en Las Palmas de Gran Canaria LP

En Arucas, unos 30 grupos han diseñado más de 40 alfombras para la procesión del Corpus, que ha salido de la parroquia de San Juan Bautista tras la Eucaristía de las 18.30 horas de este domingo. El recorrido por las calles del casco, de poco más de un kilómetro, ha estado plagado de mucho color y fervor, en una festividad que busca convertirse en el referente de Gran Canaria, como lo es La Orotava en Tenerife.

El presidente de la asociación de Alfombristas de Arucas, Ángel Marrero, ha asegurado estar "muy ilusionado" con la vuelta de la celebración católica tras la Covid, "sobre todo por la cantidad de gente que está colaborando pese al parón de tres años" desde la última que se celebró, en 2019. Para Marrero, "lo más bonito" es ver cómo la población ha respondido al llamamiento, no solo para visitar el municipio este día tan especial, sino también para ayudar a engalanarlo. Hasta el punto que cinco grupos nuevos han participado por primera vez en la elaboración de las alfombras.

Además, ha invitado a otros colectivos y asociaciones para que se sumen el próximo año a la realización de las alfombras, para mantener viva una tradición que lleva vigente desde hace varios siglos "y que no se puede perder". De hecho, la asociación de Alfombristas del municipio forma parte de la federación internacional, la única de Gran Canaria en serlo, por lo que ese acervo viene acompañada de cierto respaldo a nivel global.

15

Alfombras de Corpus en Arucas José Carlos Guerra

Desde hace varios años participan en el Corpus aruquense los miembros de Amig@s de Arucas, una asociación que, tras tres años de parón, tenía muchas ganas de volver a las calles. El diseño de su alfombra, titulada Esperanza nueva, ha buscado precisamente dar ese mensaje de ilusión por volver, de que, pese a todo lo malo que ha vivido la humanidad en los últimos años, siempre hay un nuevo amanecer. Ha sido obra de Norberto Sánchez, quien ha apuntado que su creación es "muy simbólica" en el marco de los últimos acontecimientos: está muy presente la naturaleza que crea mundos nuevos, o la paloma de la paz por encima de cualquier conflicto bélico.

Según ha explicado Sánchez, han trabajado durante alrededor de dos meses en todo el proceso, desde el diseño de la idea hasta la plasmación sobre los adoquines del casco histórico del municipio norteño. Han empleado sal fina que han teñido con tintes al agua y, para realizar degradados, han usado purpurina de colores. Por último, con césped artificial alrededor han querido enmarcarla para que resalte más. "Estamos encantados de volver a la calle a transformar el casco de Arucas", ha añadido el diseñador.

Por su parte, en Las Palmas de Gran Canaria, la actividad bullía alrededor de la Catedral de Santa Ana, con las hermandades trabajando a destajo para dejar terminadas sus creaciones. La de Cáritas, justo en la misma puerta de la seo, tendrá en esta ocasión un significado especial dentro de la campaña Rostros con Esperanza, de tal manera que representa una serie de caras con la de Jesús en el centro a modo de mensaje de confianza en un futuro mejor y de ánimo al trabajo de sus miembros, y a que las personas a las que atienden tengan una vida mejor.

Su diseñador, Natanael García, ha detallado que para su confección han necesitado 75 sacos de sal de diferentes colores de 25 kilos cada uno, y que cuenta con un tamaño de 14 metros de largo por siete de ancho. Tras de sí, hay dos semanas de intenso trabajo, desde que se comenzó a pensar en el diseño y hasta su elaboración en este día, en la que han participado muchas personas llegadas de toda la isla, no solo de Cáritas sino también familiares y amistades que se han querido sumar. Y es que ya había muchas ganas de ir recuperando, poco a poco, las tradiciones que puso en pausa la pandemia.

María es una vecina que tiene muchos Corpus a sus espaldas y ha comentado que en esta ocasión "se están haciendo pocas alfombras", ya no solo en comparación con otros tiempos pretéritos, sino incluso con el año antes de la sacudida mundial del Covid. "Antes se veía mucha más gente colaborando, e incluso los soldados montaban guardia para evitar que se pisaran las obras, pero todo se va perdiendo", ha puntualizado sentada a un banco junto a la catedral con otras amigas. Y es que, sin siquiera llegar la hora de la procesión, ya se veían algunos tapices pisoteados por el paso de la gente, e incluso a uno con la marca de un patinete que le pasó por encima.

15

Alfombras del Corpus en Santa Ana José Carlos Guerra

En la calle Espíritu Santo han montado su muestra de arte efímero los miembros de la Cofradía de los Dolores de Triana, que por primera vez han participado en el Corpus de la capital tras muchos años haciéndolo en Arucas. Rosi es una de las más veteranas, y ha expresado que se vieron animados a tomar parte ante la llamada del Obispado pidiendo implicación a las hermandades. "Lo vivimos con tradición y con ganas de que la gente participe mucho más, porque es una pena que haya tantos huecos libres", ha manifestado la mujer. José Luis, hermano mayor de la Cofradía, ha aseverado por su parte que, como hermandad sacramental que son, "estamos en la obligación de participar en este tipo de encuentros", y este domingo lo han hecho con una docena de personas, que han estado colaborando durante una semana en todo el proceso.

Con la implicación de todas estas personas, el Corpus ha regresado un año más a la isla, llenando sus calles de colores y fervor.

Compartir el artículo

stats