Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tejeda

Tejeda formaliza la compra del 7% de las acciones de la presa de La Cumbre

El Ayuntamiento busca con esta operación que el agua se destine a los cultivos del municipio | La operación cuesta 211.750 euros y se han previsto 2 millones

Francisco Perera junto a los comuneros de la presa de La Cumbre en el despacho de la notaría el pasado viernes. | | LP/DLP

El Ayuntamiento de Tejeda formalizó el pasado jueves ante notario la compra de 385 participaciones de la presa de La Cumbre, también conocida como presa de Los Hornos, con el fin de ponerlas a disposición de los agricultores y las comunidades de regantes del municipio. El coste de la operación por el 7% de los títulos se ha elevado a los 211.750 euros, ya que cada acción tiene un valor de unos 550 euros, y el objetivo de la corporación municipal, que dirige Francisco Perera, es continuar adquiriendo más participaciones en este y otros embalses para lo que ha dispuesto en las cuentas de una partida de unos 2 millones de euros. El reparto de las horas de agua de esta presa, que es la que se encuentra a más altura de toda Gran Canaria, se hace en función de la propiedad que se divide en unas 5.200 participaciones.

«Es un día histórico, muy significativo, y es un gran logro para el municipio que el Ayuntamiento forme parte de la presa de La Cumbre, porque en Tejeda hay seis presas y ni una gota de agua se queda en Tejeda», aseguró Perera, tras la firma de adquisición de las acciones que mantenían en propiedad hasta ahora dos comuneros y una empresa.

El regidor explicó que desde siempre los vecinos han venido reclamando que era necesario construir un gran embalse bien en Tumba, en Taguguy, en La Renta o en la zona de Charco Paloma hasta que ya han entendido que esa presa ya la tienen, pero lo que viene ocurriendo es que gran parte del agua de la presa de La Cumbre no se queda en Tejeda porque se utiliza, en su mayor parte, para regar unas fincas de plataneras en Arucas.

Gran parte del agua de la presa de La Cumbre no se queda en Tejeda porque se utiliza para regar unas fincas de plataneras en Arucas

decoration

Aunque desde hace unos cinco años que el Ayuntamiento comenzó las conversaciones para hacerse con acciones de los comuneros que ya no disponen de explotaciones agrícolas o bien que por su avanzada edad ya no cultivan sus fincas, el motivo principal que lo ha dilatado, según destacó el alcalde, ha sido la imposibilidad de que la corporación pudiera disponer del dinero que estaba depositado en los bancos para hacer frente a esta operación puesto que la normativa estatal impedía a las corporaciones locales hacer uso del superávit.

Perera avanzó que desde el Ayuntamiento ya trabajan en la elaboración de otro expediente para continuar con la compra de más participaciones en esta presa. Además, resaltó que es la primera vez que un organismo público forma parte de este embalse, al tiempo que informó que otros municipios como Valleseco o Firgas disponen también de pozos o galerías de agua.

Para poder vender estas acciones, los comuneros se han amparado en el derecho de retracto y tanteo, tal y como establecen los estatutos de este embalse cuando las acciones no se ofrecen a otros socios. A partir de ahora, ya que el Ayuntamiento forma parte del accionariado, no hará falta de que tengan que hacer uso de este mismo derecho. En esta histórica comunidad que primero fue sociedad anónima, lo habitual es que el agua en los meses de verano, de julio a septiembre, se reparta en función de lo que decide la junta general. De esta forma en años de lluvias siempre se deja una reserva para los periodos de sequía, aunque el problema es que estos últimos años los inviernos no están siendo muy lluviosos y el agua está siendo muy cotizada.

También aprovechó para resaltar que junto a intervención municipal en la propiedad del agua para asegurar los riegos en este pago, la renovación de las infraestructuras y toda la red de recursos hidráulicos de la zona de cumbres y medianías de la isla que está llevando a cabo el Cabildo.

Una segadora itinerante


El Cabildo de Gran Canaria ha puesto a disposición de los agricultores y ganaderos de la isla una segadora para que puedan cortar los cultivos de cereales destinados a alimentar el ganado. El utensilio, que desde hace quince días utilizan en Tejeda tras acoplarlo un vecino a su tractor, está suponiendo un importante alivio en las tareas agrícolas. Toda una revolución tanto en lo que respecta a las labores en sí como en cuanto al tiempo. De esta manera se espera que los ganaderos se animen a cultivar cereales para alimentar al ganado,sobre todo ahora que el conflicto de Ucrania ha disparado los costes del forraje, provocando que en algunos casos no puedan hacer frente a los gastos de las explotaciones. La segadora va a estar recorriendo todos aquellos pagos de la isla donde se animen a cultivar cereales. | M.P.P.

Compartir el artículo

stats