Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Artenara.

Artenara usará la poda forestal para calentar la piscina y edificios públicos

La nueva planta de biomasa municipal permitirá producir 1.200 toneladas al año de pellets y briquetas para alimentar las calderas y producir energía

Operarios triturando los restos de poda. | | M. S.

Artenara contará con una planta de biomasa que aprovechará los restos de las podas forestales y las prácticas agrarias para generar energía calorífica en las calderas, que se destinará entre otros usos a calentar la piscina todo el año, cuando ahora la instalación solo funciona en verano, y surtir al pabellón y a otras instalaciones municipales, además de a los vecinos. El Ayuntamiento prevé una producción de 1.200 toneladas al año de pellets y briquetas, tras la compra de la planta y maquinaria forestal para su recolección, con una inversión de 461.282,89 euros.

No es nuevo en buena parte del continente europeo, pero es un recurso que ha sido muy poco aprovechado en Canarias. Ahora Artenara ha emprendido una apuesta por este sistema de generación de energía eléctrica, mediante el uso de los restos vegetales que ofrecen sus pinares. Por tanto, mediante el uso de fuentes renovables para la producción energética.

El proyecto municipal que está en contratación consiste en el diseño, instalación y puesta en marcha de una planta de biomasa para el aprovechamiento energético, mediante el que se producirá biomasa energética obtenida de la vegetación, resultante de las tareas de limpieza forestal y prácticas agrarias. Con el proceso de transformación se obtendrán pellets o briquetas, que pueden emplearse para calefactar inmuebles privados y colectivos que cuenten para ello con calderas. Pero, sobre todo, para el autoabastecimiento de sus instalaciones municipales.

Tres turnos de trabajo

El alcalde, Jesús Díaz, avanza que el Ayuntamiento pondrá en marcha una pequeña empresa para la gestión de la planta, que irá ubicada junto al campo de fútbol, donde también se prevé la puesta en marcha de alojamientos turísticos. Y generará empleo, aunque su número está por determinar.

Jesús Díaz apunta que los pellets que se consumen en Gran Canaria llegan de importación, por lo que se abre un nuevo nicho de negocio y de alternativa energética. Además, se baraja la posibilidad de usar, además de los restos de los pinares, las cañas que crecen de forma salvaje por barrancos, aunque los estudios señalan que no ofrecen tanta calidad como los restos de pinos.

El alcalde resalta que espera contar con los servicios de Medio Ambiente para recurrir a la maquinaria municipal cuando realice limpiezas, ya que existe un interés mutuo en el aprovechamiento de estos restos.

Artenara pretende de esta forma calentar y climatizar la piscina municipal, lo que le permitiría incluso prestar este servicio los 12 meses del año, cuando en la actualidad estas instalaciones deportivas solo se abren al público en verano. Entre otros motivos, por la temperatura exterior. A esto se suma su uso en el pabellón de deportes municipal, pero también en las oficinas municipales y la residencia municipal de mayores, tanto para agua caliente sanitaria como para la calefacción, además del suministro de combustible a familias necesitadas del municipio.

El sistema de producción propuesto en el proyecto deberá permitir su uso en tres turnos de trabajo, es decir, 21 horas de trabajo y tres horas de revisión. Este equipamiento deberá garantizar una producción de 250 kilos a la hora y 1.200 toneladas al año.

A esto se suma que su puesta en servicio permitirá reducir la combustión natural de los montes, actuando también como medida para contrarrestar los incendios forestales. Hay que tener en cuenta que el abandono de las actividades agrarias y agrícolas ha servido de caldo de cultivo para los grandes fuegos que se han registrado en los últimos años.

Personal especializado

El equipamiento incluye tanto la planta de biomasa, como la maquinaria forestal, con un precio licitación total que suma 461.282,89 euros. La maquinaria debe ser eminentemente móvil e itinerante, y requerirá del adjudicatario que ofrezca la capacitación técnica para todo el personal designado por el Ayuntamiento para su manejo.

El equipo forestal estará adaptado para trabajar con los troncos de los árboles, siendo capaz de transitar por caminos forestales de elevada pendiente y en todo tipo de condiciones climatológicas. El equipo debe disponer de grúa de altura mínima de siete metros con cabrestante y enfriador, así como instalación, con soporte para pala y cuchilla forestal.

El equipamiento forestal estará adecuado a las características del entorno y debe contar con el montaje adecuado y los requerimientos técnicos e industriales pertinentes, entre los que se incluye la matriculación, seguros, permisos, y otros requisitos.

Además de la maquinaria pesada, el equipamiento forestal incluye maquinaria manual, como motosierras, desbrozadoras, sierras, utensilios como picos, palas, cuerdas, así como equipamiento de seguridad y salud necesario para la dotación del personal.

La propuesta se ejecutará en el municipio de Artenara, con un impacto supramunicipal, según el proyecto, esto es, en las medianías y cumbres de Gran Canaria, y en un marco de espacios naturales protegidos y otras figuras de especial protección ambiental y paisajística.


Depuradora con un tratamiento biológico

Además de la planta de biomasa, Artenara promueve otro proyecto medioambiental, que consiste en la puesta en marcha de una red de saneamiento y una planta depuradora que usará un proceso biológico para el tratamiento de aguas negras en el pueblo de casas-cueva de Ventanieves, en las inmediaciones de la presa de La Candelaria y de Acusa Seca, permitiendo luego que se filtre de forma natural en la tierra. El proyecto elimina los pozos negros de las viviendas del caserío, regenerará el acuífero, y tendrá una capacidad para tratar anualmente más de 4.700 metros cúbicos de aguas residuales, lo que también puede llegar a beneficiar a agricultores del entorno cuando se produzcan periodos de seguía. La obra beneficia en conjunto a las 21 casas localizadas en este núcleo residencial, aunque se ha proyectado una capacidad mayor ante la posible llegada de nuevos vecinos, creando la infraestructura para dar respuesta a unas 30 viviendas, dándole con ello una visión de futuro. Y municipios como Gáldar se han sumado a estos proyectos para aprovechar el agua y evitar la contaminación de los acuíferos.

Compartir el artículo

stats