Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

«En El Pajar tenemos miedo de que los especuladores nos dejen sin playa»

Antonio Mariano Trujillo, en la capital grancanaria, ayer. | | ANDRÉS CRUZ

Usted preside la Asociación Salvar la Bahía de Santa Águeda, ¿puede decirme de qué la quieren salvar?

Queremos salvar Santa Águeda y toda la bahía de las especulaciones que hay y que se están preparando. Quiero contarle que el nombre real de este pueblo es Arguineguín, pero se le empezó a llamar El Pajar por un lugar donde se guardaba la paja para las vacas en las fincas del conde. Más tarde se le puso Santa Águeda por las inversiones turísticas y ahora se conoce más así.

¿A qué especulaciones se refiere?

A la especulación turística. Lo que tiene Cordial no nos molesta, que son complejos de turismo vacacional con locales comerciales. No estamos en contra del desarrollo turístico. Estamos en contra de la especulación que quieren hacer en Santa Águeda, una especulación muy grande y que va a ser un pelotazo urbanístico.

¿Y qué va a suponer ese pelotazo urbanístico?Pues van a quitar la zona agrícola de plataneras para construir alojamientos turísticos. Según Fernando del Castillo, el hijo del conde, que ha sido el dueño de todas esas plataneras, parece que el agua de la zona, con la que siempre se ha regado, es agua salobre y le hace daño al cultivo. Pero, en realidad, lo que va hacer más daño al pueblo es que quiten las plataneras porque lo que quieren es suprimir la zona agrícola para levantar construcciones turísticas. El Plan Insular de Ordenación de Gran Canaria de 2004 mantiene el suelo agrícola de El Pajar, pero el Cabildo, en la modificación que está haciendo ahora, califica muchos de esos terrenos como turísticos. De hecho, no entendemos como en el Salto de Chira-Soria, aunque es verdad que necesitamos agua, se decidió ubicar la planta desaladora en otra zona de plataneras que ya se han cargado, cuando podían hacerlo en la zona que se conoce como ‘la Punta de la Pared’. Se han cargado las plataneras de abajo para arriba y ahora lo quieren hacer de arriba para abajo.¿Por qué les preocupa tanto el desarrollo turístico?A Cordial y a los Del Castillo les quedan tres parcelas por construir

donde había plataneras, pero no queremos que sigan suprimiendo más fincas. Lo que nos preocupa es la playa. Tenemos miedo de que estos especuladores turísticos nos dejen sin playa.

¿Temen que sea una playa más turística y pierda esa esencia de playa del pueblo?

No queremos que esa playa maravillosa y tranquila se quede para uso del muelle deportivo. Aquí faltaban aparcamientos en verano y esperamos a que el Ayuntamiento recepcionara la urbanización Santa Águeda para tener aparcamientos, pero al final tenemos los mismos, porque Cordial ha puesto una valla a la entrada del complejo y ese suelo público es de uso privado para esos complejos vacacionales. Lo que queremos es que nos dejen la playa como está y no queremos yates allí. Además, es una zona de cría de la tortuga boba, pero se ve que al Gobierno y al Cabildo les da igual que la gasolina de los yates termine también con ellas.

¿Y cómo ve que convivan en el puerto de El Pajar el turismo y la industria cementera?

Nosotros lo vemos bien, quien no lo ve bien son ellos, el grupo Cordial. Cementos Especiales no tiene ningún problema. La pelea está en el muelle. Y van a destrozar la playa porque quieren poner 500 plazas de atraque de yates, pero la cementera no les va a dejar que pasen por su puerta para ir al muelle.

Se ha dicho que se movilizan por apoyar a la cementera. ¿Qué dice sobre esto?

En septiembre, empezamos a movilizarnos ante el Cabildo y el Gobierno canario antes de que se apruebe el Plan Insular. Y sí, defendemos a Cementos Especiales, y me preguntará ¿por qué? Pues porque hay tres generaciones que hemos trabajando allí. Son nuestros puestos de trabajo y, aparte, queremos que Cementos Especiales se mantenga ahí porque es el escudo de nuestro pueblo, porque si no, va a pasar como en Pasito Blanco. Mire, durante la pandemia, los vecinos que trabajan en el turismo fueron al Erte y la cementera no mandó a nadie al Erte, al revés, contrató personal.

¿En El Pajar hay más vecinos que viven del turismo o más de la cementera?

Mire, Cordial dijo que se iban a crear todos los puestos de trabajo en el pueblo. Es mentira. ¿Cuántos de El Pajar trabajan en Cordial? Pues dos o tres. Y le voy a dar otro detalle: un peón en Ceisa cobra 1.500 euros con cinco pagas, mientras que las mujeres que trabajan en Cordial limpian 20 apartamentos por 1.000 euros y también tienen otros trabajadores por 1.060 euros y los mandan de un lado a otro sin puesto fijo.

¿Y no cree que el pueblo estaría más bonito sin la cementera?

¡Hombre no! Son 50 trabajadores, pero también son los que trabajan en camiones, las contratas de limpieza y de mantenimiento. Aparte de todo esto, hay un barco que sale a las islas a distribuir el cemento y hay que sumar las ferreterías que venden el producto. Si se mantiene la concesión, la empresa tiene una inversión de 10 millones de euros y quitará una parte de la mole y dejará solo los silos. También va a regenerar el entorno del pueblo, hará un nuevo paseo y creará unas 200 plazas de aparcamiento.

¿Y que les dijo el consejero Sebastián Franquis cuando les informó sobre la elección de combinar el uso industrial con el deportivo los próximos seis años?

Pues nos dijo que estuviéramos tranquilos, que había un acuerdo entre los empresarios turísticos y la cementera para que ésta se traslade a Arinaga. La sorpresa fue cuando el coordinador de Ceisa desmintió al consejero y aclaró que no se van a ir de El Pajar. Nos dijo que los políticos estaban para defender al ciudadano y le respondimos que nos lo firmara.

¿Han recogido 20.000 firmas y van a concentrarse ante el Cabildo y el Gobierno, esperan que los políticos tomen en cuenta sus reivindicaciones?

Vamos a ver. Espero que los políticos tengan la capacidad de pensar que el muelle de Arinaga no tiene fondo para que atraquen los barcos que mueve la cementera. A nivel medioambiental será un desastre porque imagine la cantidad de camiones que van a moverse desde la cantera para descargar y no en Arinaga, sino en La Luz. Serán 200 camiones al día en la autopista.

¿Qué piensa de que la alcaldesa de San Bartolomé de Tirajana haya defendido el uso mixto del muelle de El Pajar?

La alcaldesa siempre ha dicho, y espero que lo mantenga, que está a favor del uso industrial y turístico. Esperamos que defienda esa postura también en las reuniones que mantenga aquí en la capital. En los políticos del Gobierno o del Cabildo no creemos. Ni Román Rodríguez, ni Franquis, ni Bravo de Laguna han cumplido. Y le digo que si no cumplen con los vecinos de El Pajar vamos a tener problemas. La cementera, aparte de darnos trabajo, ha mantenido un contacto directo con los trabajadores y se han implicado en la vida del pueblo.

¿Es una relación casi familiar la que tienen?

Pues mire Ceisa pidió al Ayuntamiento la Casa de la Cultura para impartir un curso y, como el aire acondicionando no funcionaba, lo arregló. Además, se ha implicado en dar ayudas a los colegios, ha puesto un parque infantil que llevaba años prometiendo el Ayuntamiento. Y cada año en las fiestas patronales siempre colabora. Sin embargo, la parte turística ha llegado ahí y se ha adueñado de las plazas de aparcamiento, se ha cargado tres farolas por un chill out, y nos han dejado a oscuras.

Compartir el artículo

stats