Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Valleseco

El atrapanieblas más experimental

El proyecto Life-Nieblas prueba en Valleseco 10 prototipos, parecidos a los paneles solares

Los nuevos prototipos de captanieblas, que se han colocado en las últimas semanas en Valleseco, después de probarse en un laboratorio. LP / DLP

El proyecto Life-Nieblas experimenta con un proyecto piloto de captanieblas en Valleseco, con el que se espera duplicar el volumen hídrico de recogida que ofrece el sistema empleado hasta ahora de mosquiteras, y abre las puertas a su uso generalizado en el campo de Gran Canaria, al rebajarse su coste y ser más manejable. Además, trabaja en sistema individual para plantas, lo que facilitaría los planes de reforestación y minimiza el coste de mantenimiento.

Poner a prueba sistemas innovadores de captación del agua que concentra la niebla, aplicados a la reforestación en áreas de suelo degradado, para probar su efectividad, costes y beneficios derivados de estas prácticas. Este es el objetivo con el que se puso en marcha el proyecto para recoger el agua que lleva la niebla, conocido popularmente como captanieblas o atrapanieblas.

Los sistemas con mallas se rompen con el viento

decoration

Hasta ahora se ha venido empleando la colocación de unas mallas que sirven para parar de forma eficiente las neblinas y recoger el agua que lleva consigo. Es decir, el viento empuja la niebla hacia la malla, y las gotas de agua se acumulan, hasta caer en los recipientes. En una primera fase se colocaron 15 pantallas, que era los que se había presentado hasta ahora.

Pero los técnicos se encontraron con inconvenientes, como es el caso de que algunas mallas se rompían por la fuerza del viento y daban problemas, admite el técnico de Gesplan, Gustavo Viera.

El proyecto cofinanciado por Europa ha venido trabajando de forma paralela en la innovación de este sistema. Y este trabajado de laboratorio ha dado sus frutos, permitiendo mejorar la técnica. El resultado es que en últimas semanas se han instalado otras 10 experimentales en El Pinillo, según el director de Medio Ambiente del Cabildo, Manuel Amador.

Estos nuevos sistemas han sido desarrollados en el laboratorio por el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA), que es socio del proyecto internacional.

Los estudios llevados a cabo en el último año en el proyecto piloto prevé que se pueda casi duplicar la recogida hídrica respecto el sistema anterior de mosquiteras, aunque ahora empieza la parte práctica sobre el terreno, que dará la dimensión real del nuevo sistema de captanieblas.

El prototipo se asemeja a un panel solar y tienen forma de peine, con un raíles intermedios que permiten atrapar el agua, que cae sobre una bandeja para su almacenamiento. La ‘mesa inclinada’ tiene 1,5 metros de altura, y cuatro metros cuadrados de superficie.

Es más fácil de transportar y más económico

decoration

Entre las ventaja está que es mucho más ligero, lo que facilita el traslado a zonas de difícil acceso (pesa unos 25 kilos), se ensamblan en e lugar, son más fáciles de anclar sin cimentación subterránea y, sobre todo, más baratos de producir y mantener, por lo que puede extenderse entre el sector agrícola y ganadero, además de ser más resistentes al viento.

«Después de las pruebas de laboratorio en el túnel de viento, las pruebas en campo esperan arrojar datos interesantes sobre la capacidad real de estos colectores bajo condiciones de atmósfera real», según los autores.

El objetivo es plantar 20.000 árboles

decoration

Además, se ha implementado un nuevo material a uno de los captadores tradicionales, para probar la capacidad de captura de agua de diferentes tipos de material bajo las mismas condiciones.

La iniciativa se complementa con el plan de reforestación con especies autóctonas en la zona de Los Hoyos-El Pinillo, que sufrió hace tres años un incendio forestal. Se han plantado 7.000 árboles, pero se tiene previsto que en estos dos años que faltan para acabar el proyecto se llegue a los 20.000.

La experiencia llegó de la campaña de control de cabras en Guigui

decoration

Life-Nieblas trabaja con otro sistema experimental, que se basa en captadores de agua individuales para cada planta. Y la base experimental la proporcionó la campaña de control de cabras en Guigui, en La Aldea, en un entorno de viento y humedad, al ponerse unas protecciones que rodeaban las plantas de reforestación, que dieron su fruto al generar un pequeño manto verde a su alrededor. Ahora se están poniendo en práctica en Valleseco.

El sistema de captanieblas ha permitido recoger en lo que va de año unos 54.000 litros de agua. Esta cantidad, admite el técnico Gustavo Viera, es algo inferior a lo previsto, pero se justicia por ser un año seco. El objetivo general de Life-Nieblas es poner a prueba sistemas de captación de niebla innovadores aplicados a sistemas innovadores de reforestación en áreas de suelo degradado, para probar su efectividad, costes y beneficios derivados. Comienza a principios de 2020, tiene una duración de cuatro años, y se ejecuta en Canarias, Cataluña y Portugal. Se espera que los captadores de niebla colecten el 100% de los requisitos hídricos de las diferentes zonas a reforestar. El presupuesto es de 2.185.777 euros, y está financiado por la Comisión Europea en un 55%, aportando el Cabildo de Gran Canaria un 33%.

Compartir el artículo

stats