Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

La necesidad de un destino LGTBIQ+ como Gran Canaria y Maspalomas

Laura Hernández, exalumna de la ULPGC, analiza cómo la paralización del turismo por la Covid impactó sobre un colectivo que viaja para relacionarse y desarrollar su identidad de forma libre

Imagen de archivo de la última cabalgata del Maspalomas Pride, en mayo de 2022. Juan Castro

La comunidad LGTBIQ+ necesita destinos turísticos en los que poder relacionarse con miembros del colectivo, donde poder desarrollarse como personas libres y expresarse sin ningún tipo de tabú. Y eso lo ha puesto de manifiesto la pandemia provocada por la Covid-19, una crisis sanitaria que a una parte de los integrantes de esta comunidad ha golpeado por partida doble pues los confinamientos y las posteriores restricciones de movilidad imposibilitaron que pudieran desplazarse hasta espacios alejados de sus ciudades de origen, donde la diversidad sexual y de género en ocasiones está mal considerada; y eso ha aumentado en muchos casos sus niveles de miedo o ansiedad. Así lo recoge Laura Hernández, exalumna de Turismo de la ULPGC, en su trabajo titulado ‘Destino Gran Canaria: Impacto del Covid-19 en el espacio relacional y socioeconómico interrumpido de la comunidad LGBTIQ+ de Europa’, un estudio en el que analiza cómo la paralización de la industria dejó al descubierto la importancia que para personas de esta comunidad tiene relacionarse entre sí fuera de sus países. 

Desfile del Maspalomas Pride 2022 Carlos Novella

«Lo escogí por conveniencia. Gran Canaria es mejor que otros destinos porque en Europa es conocido por la sociedad LGBTIQ+, hay mente abierta aquí. Debería haber más información de que este lugar es así. En otros lugares solo hay una calle, pero acá es todo un mundo». Esa es la respuesta de uno de los 19 turistas que la investigadora entrevistó en las inmediaciones del centro comercial Yumbo, epicentro para el disfrute de la comunidad LGTBIQ+ en Gran Canaria. La investigadora estudió el impacto de la pandemia en esta comunidad a través de 19 encuestas a turistas de hasta siete nacionalidades europeas y de ellas concluye que Gran Canaria y Maspalomas Costa Canaria se han consolidado como destino para este segmento turístico, cuya motivación para visitar la isla es precisamente encontrarse con otras personas del colectivo, sobre todo en épocas de eventos diseñados por y para este colectivo.

«Aquí la situación es mucho más fácil, hay más libertad que en la mayoría de los lugares de Europa», «en mi caso no ha tenido consecuencias, pero para otras personas puede haber sido agobiante estar en un país que no permita la libre interacción» o «miedo de no poder disfrutar de un viaje debido a que el ambiente pueda ser homófobo» son algunas de las respuestas que ha encontrado la alumna, quien también halló a turistas que consideraron que la pandemia afectó a todo el mundo por igual sin diferenciar grupos.

La principal motivación de los turistas LGTBIQ+ para visitar la isla es relacionarse con miembros del colectivo

decoration

Y va más allá, a través de sus respuestas, Laura Hernández determina que la aparición de la Covid-19 causó una «fractura» en el espacio de la comunidad LGTBIQ+ porque la imposibilidad de trasladarse físicamente provocó que se relacionase a través de la vía telemática. «Al no poder viajar, las personas entrevistadas también observaron una sensación de falta de libertad en sus países de origen y eso ocasionó un aumento de las ganas de visitar lugares como Gran Canaria para poder desarrollar su identidad libremente y relacionarse con la población local», explica la investigadora, «a la que consideran muy abierta y con quienes les encanta fusionarse al no ser juzgados ni intimidados».

Explica en su trabajo que los turistas entrevistados han considerado «necesaria» la existencia de destinos turísticos para la relación de la comunidad y que tras la pandemia es «aún más necesaria» después de verse en ocasiones aislados y sin la posibilidad de interactuar con otras personas iguales.

Laura Hernández, autora del trabajo. LP/DLP

Hernández concluye en su investigación que si bien la pandemia provocó una mudanza generalizada a la relación a través de las aplicaciones y las redes sociales, también en la comunidad LGTBIQ+, esta mudanza y el parón por la covid afectó de forma considerable a quienes salen de su país para encontrarse con personas de su misma identidad. «Existe una ruptura parcial de Gran Canaria y Maspalomas como espacio de interacción que se da a turistas de algunos países de Europa, en concreto, en los que el pertenecer a la comunidad LGBTIQ+ no está normalizado, pues el actuar libremente supone consecuencias negativas», señala Hernández en su trabajo.

Capitalismo rosa

En su trabajo, Laura Hernández también ha encuestado a cuatro empresarios con establecimientos de ocio y alojamiento dirigidos a este segmento turístico con el ánimo de averiguar la presencia del capitalismo rosa, es decir, empresas que intentan obtener rentabilidad económica del turismo que atrae el movimiento LGTBIQ+, pero sin participar realmente en acciones sociales que lo apoyen. Y las encontró. «Los negocios LGBTIQ+ que se encuentran en Maspalomas y Playa del Inglés mantienen un vínculo principalmente comercial con la comunidad LGBTIQ+, pues su nexo se encuentra en la condición de alojamiento dirigido a este público», determina la investigadora, «no obstante, las empresas no suelen participar activamente en acciones sociales que promuevan la no discriminación del colectivo».

«Tan solo una minoría de las empresas se involucran en defender de los derechos de la comunidad», señala

decoration

Explica Hernández que tan solo una minoría se involucra en la defensa de los derechos de esta comunidad a través de sus redes sociales «pero no considera que deban actuar con este propósito». «Pese a que se dirijan exclusivamente a este segmento durante todo el año, no presentan interés en colaborar socialmente por obtener beneficios para los derechos de la comunidad LGBTIQ+», concluye Hernández en el documento, «por lo que se puede concluir que realmente la mayoría de las empresas dirigidas a este público buscan obtener algún beneficio, principalmente económico».

«La situación sanitaria de 2020 significó un gran cambio para el turismo y en este trabajo de fin de grado pretendía definir el impacto de la Covid-19 en el espacio de relación de la comunidad LGTBIQ+ de Europa en Gran Canaria y Maspalomas Costa Canaria», señala la investigadora, que termina su trabajo recordando que mientras en otras ciudades se encuentran espacios solo para la comunidad LGTBIQ+ convirtiéndose en «espacios de guetización», en Gran Canaria el colectivo se mezcla con el resto de segmentos turísticos. Laura Hernández ha obtenido un sobresaliente en su trabajo.

Compartir el artículo

stats