Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un montón de estrellas para el próximo otoño en Canarias

El equinoccio marca mañana el cambio a una nueva estación en la que los meteoros tendrán el mayor protagonismo astronómico

Observación de estrellas en el telescopio de Temisas, en el municipio de Agüimes M. Plasencia

«Yo era capaz de subir al cielo para bajarle un montón de estrellas». Así confesaba Polo Montañez en una de sus canciones más populares, un tema romántico cuya promesa sería más fácil de cumplir desde Canarias este otoño. Y es que serán las estrellas las que bajen ellas solas hasta la tierra, al menos figuradamente, durante los próximos meses: la próxima estación tiene como principal protagonista hasta tres lluvias de estrellas particularmente visibles desde las Islas.

Se tendrán que conformar las Islas con este espectáculo del firmamento ya que en esta ocasión el Archipiélago se queda fuera de la observación del evento astronómico más esperado: el eclipse. Hasta dos de ellos están previstos a lo largo de la estación que comienza mañana pero ninguno de ellos se podrá ver desde Canarias. El primero será, parcial de Sol, tendrá lugar el próximo 25 de octubre y será visible en el resto del país aunque de manera muy leve. Mientras, el 8 de noviembre habrá un eclipse total de luna en el que España estará al margen.

Serán los eventos más esperados del otoño de este año, una estación que cambia con el fenómeno conocido como equinoccio. Se produce cuando el centro del Sol el ecuador celeste, lo que provoca que la duración del día y de la noche coinciden. En el presente año, este momento se producirá a las 02:04 horas en las Islas, según el Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional).

Un montón de estrellas para el próximo otoño en Canarias M. Plasencia

Este cambio obedece a los movimientos del propio planeta, tanto sobre sí mismo como en su órbita alrededor, un ‘viaje’ que hace que el paisaje del cielo vaya cambiando. Es en esta mudanza donde el Universo ofrece a los canarios la posibilidad de disfrutar de tres lluvias de estrellas. No habrá que esperar mucho para la primera, las Dracónidas, que tendrá lugar en torno al próximo 8 de octubre, aunque lo más probable es que su observación se vea dificultada por la luna, que será llena precisamente la noche siguiente.

 El 17 de noviembre se producirá el máximo de meteoros del segundo de estos fenómenos, las Leónidas, mientras que la más conocida del otoño, las Gemínidas, tendrán lugar en torno al 14 de diciembre.

A falta de estrellas caídas, también cuando están inmóviles pueden suponer un regalo para la vista. Así, los astroaficionados de Canarias tienen la oportunidad de escudriñar el Universo visible desde las Islas por la noche en busca de constelaciones.

Constelaciones

Durante el primer tramo de este otoño se produce lo que se conoce como ‘triángulo de verano’, que alinea a Deneb, en Cisne; Vega, en Lira; y Altair, en Águila; en el oeste. Una vez que avancen las semanas, este paisaje dará paso a las constelaciones de Pegaso, Andrómeda y Perseo mientras al final del otoño las protagonistas serán Tauro y Orión, que alcanzarán su máximo esplendor ya en invierno.

Eso sí, otros elementos que brillarán en el cielo nocturno son algunos planetas, aunque con relevos. Júpiter y Saturno serán visibles tras la puesta de sol mientras que en la madrugada se el segundo dará paso a Venus y Marte, al menos durante principios de otoño. Ya más cerca del invierno, el este será el punto de entrada de Marte en el anochecer, acompañado de Venus y Mercurio por lo oeste.

Así, mientras las madrugadas irán perdiendo planetas visibles, cuando vaya terminando otoño habrá hasta cinco de ellos en el firmamento. Todo un lujo que acabará con el cambio de estación. Será dentro de 90 días cuando el calendario astronómico dé la bienvenida al invierno con el fenómeno que se conoce como solsticio y que se producirá el 21 de diciembre.

Hasta entonces, los días se irán acortando paulatinamente para regalarle varios minutos cada día a la noche, hasta que ese miércoles de finales del año se registre la ‘oscuridad’ más larga de 2022.

Compartir el artículo

stats