El Cabildo de Gran Canaria movilizará a más de 600 efectivos para prevenir los posibles efectos del ciclón tropical Hermine en las carreteras, cauces de los barrancos y otros puntos con riesgo de inundaciones. La declaración de alerta máxima en la isla incluye la suspensión de todas las actividades dependientes de la institución, el cierre de las áreas recreativas y las zonas de acampada, la prohibición de circular por pistas forestales y la práctica del senderismo ante el peligro de desprendimientos y escorrentías por las fuertes lluvias que se esperan durante el domingo y el lunes.

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, declaró la alerta máxima en Gran Canaria por viento, tormenta, lluvias e inundaciones pluviales tras la reunión con el Gobierno de Canarias y con el resto de los cabildos. En aplicación del Plan Insular del Protección Civil (PEIN), también se propone la suspensión de las actividades y fiestas organizadas durante este fin de semana por los ayuntamientos de los 21 municipios.

El gobierno insular suspende todas las actividades y cierra las áreas recreativas y de acampada

Morales recomendó a la población que permanezca en sus casas durante el tiempo que dure la alerta y que evite los desplazamientos por carretera, aunque admitió que todavía se desconoce la evolución de este fenómeno meteorológico y los efectos del paso por las cercanías del Archipiélago.

«Estamos compareciendo ante la ciudadanía para advertir de la llegada de este ciclón y queremos hacer un llamamiento a la tranquilidad porque existe aún mucha incertidumbre sobre el alcance de este fenómeno y estamos trabajando desde el principio de la precaución; tenemos que estar preparados para cualquier eventualidad y tenemos que adoptar las medidas disuasorias para que luego no tengamos que lamentar incidentes graves que pueda causar daños en el patrimonio y, sobre todo en la vida de las personas», apuntó Morales.

El presidente del gobierno insular convocó en la tarde de ayer a varios miembros de su gabinete para coordinar a los distintos efectivos que forman parte del dispositivo. En la tarde de este sábado, en que se espera tener más certezas sobre el Hermine, se volverán a reunir. Participan Miguel Ángel Pérez del Pino, vicepresidente del Cabildo y consejero de Obras Públicas y Transportes; Inés Jiménez, consejera de Medio Ambiente; Miguel Hidalgo, consejero de Sector Primario y Aguas; Luis Fernando Arencibia, director técnico del Plan de Emergencias Insular; Emilio Duch, gerente del Consorcio de Emergencias de Gran Canaria; y Carmelo Santana, gerente del Consejo Insular de Aguas.

Morales explicó que se decidió declarar la alerta máxima a partir de la medianoche del viernes «porque no están definidas todas las variables que se puedan producir». Según la Aemet, recordó, habrá tormentas, lluvias intensas y vientos que pueden alcanzar los 70 kilómetros por hora.

Inundaciones

«Como consecuencia de la alerta -puntualizó- se suspenden todas las actividades y eventos del Cabildo, se cierran las áreas recreativas y de acampada, se prohíbe circular por pistas forestales, así como practicar el senderismo, porque existen riesgos ciertos de inundaciones que pueden poner en peligro la vida de las personas».

Por la experiencia de anteriores temporales, el dispositivo del Cabildo hará especial hincapié en los barrancos, por lo que queda prohibido aparcar en ellos. «Insistimos en que no se deben dejar los vehículos en los cauces públicos y pedimos a los ciudadanos la retirada de materiales que pudieran verse arrastrados en caso de avenidas de agua, así como adoptar todas las medidas de prevención en zonas de barrancos que puedan suponer un obstáculo para el flujo de las aguas», recalcó Morales, quien subrayó que se deben evitar los desplazamientos innecesarios o permanecer en sótanos o zonas bajas que se puedan inundar.

En caso de que las lluvias sorprendan a los conductores dentro de los vehículos, nunca se deben atravesar los tramos inundados. «Ante cualquier dificultad hay que llamar a los servicios de emergencia e informarse siempre por fuentes oficiales, no hacer caso a los bulos que puedan circular por las redes sociales», recomendó el presidente, quien aseguró que los técnicos del Cabildo han movilizado a todos los medios disponibles para actuar cuando sea necesaria.

Así, unos 300 operarios del servicio de mantenimiento de carreteras estarán activados desde la mañana de este sábado para atender los incidentes que puedan surgir en la red viaria. Pese al llamamiento a no salir a la calle, sobre todo en los periodos de lluvia, se mantendrán los servicios del transporte público en guagua para las personas que tengan que asistir a sus trabajos. «No obstante, se recomienda en la medida de lo posible quedarse en casa, no salir a la carretera ni realizar traslados en automóvil innecesarios, salvo que sea para resolver asuntos de urgencias», precisó.

Entre los trabajadores de la Consejería de Medio Ambiente, del Consorcio de Emergencias de Gran Canaria y del Consejo Insular Aguas se dispondrá de un dispositivo de más de 600 personas, a los que se sumarán los efectivos de los 21 ayuntamientos.

Al respecto, Morales señaló que se está en contacto permanente con los municipios y se están revisando las zonas con mayor riesgo de inundaciones, así como las obras en cauces de barrancos o coches que pudieran obstaculizar el paso del agua.

Por último, señaló que el lunes se decidirá si se mantiene la suspensión de las clases y no se descarta implantar el teletrabajo en la administración si el fenómeno sigue durante la semana.

Atención a los lugares de riesgo


Gran Canaria


  • Las advertencias del Gobierno de Canarias de cara a la llegada del ciclón tropical al Archipiélago hacen especial hincapié en el riesgo que tienen todas las zonas inundables de Canarias, áreas que han sido identificadas por los técnicos y que forman parte de un listado exhaustivo que . En el caso de Gran Canaria, son los barrancos de Las Goteras (Las Palmas de Gran Canaria y Telde), Balos y El Polvo (Agüimes), Buenavista y Maspalomas (San Bartolomé de Tirajana) y Puerto Rico (Mogán).


Fuerteventura


  • Las zonas con riesgo de inundación procedente de la lluvia señaladas en el Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo de Inundaciones en la Comunidad Autónoma de Canarias (Peinca), y que por lo tanto están incluidas en las cuatro alertas emitidas ayer por el Gobierno de Canarias, son los de Gran Tarajal y Las Playitas (Tuineje), Tetir, Casillas del Ángel y Los Verichelos (Puerto del Rosario), así como las cuencas endorreicas de Lajares y La Oliva (La Oliva). 


Lanzarote


  • Seis barrancos están incluidos en el Peinca y quedan, por tanto, incluidos como zonas de potenciales inundaciones pluviales. Se trata de los del Hurón (Teguise), La Elvira y Tenegüime (Haría), Los Pocillos, La Fuente (Arrecife y Teguise) y Argana Alta (Arrecife).


Las Palmas de GC


  • Además de las zonas señaladas por el Gobierno de Canarias, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha localizado 15 zonas de riesgo potencial sobre las que se ha actuado durante los últimos días para tratar de evitar inundaciones. Se trata del paseo de San José, la Urbanización Reina Mercedes, el barranco de Tamaraceite, el barranco de La Ballena, el barrio de Arenales, el barrio de la Isleta, el barrio de Guanarteme, el barranquillo Don Zoilo, la carretera al antiguo cuartel Manuel Lois, el Camino Viejo al Cardón, Cuevas Blancas, el nuevo corredor de la Ballena, la calle Virgen del Pilar, la calle Pérez del Toro con el paseo de Lugo y el paseo de Madrid. Durante los últimos días, el Ayuntamiento ha desplegado un dispositivo de un centenar de operarios que se han centrado en la recogida de residuos sólidos urbanos y en el saneamiento de la red de agua de pluviales, además del saneamiento de barrancos. Ante las lluvias, el objetivo es retirar obstáculos que impidan el curso del agua y evitar inundaciones.