Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

La tormenta 'Hermine' da un respiro a la Charca de Maspalomas tras la sequía

La aportación de agua llena y oxigena al ecosistema y beneficia a la vida acuática y la avifauna | La cantidad de agua acumulada rebosa el humedal hacia el mar

La Charca de Maspalomas y las Dunas, tras el paso de Hermine

La Charca de Maspalomas y las Dunas, tras el paso de Hermine Juan Castro

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

La Charca de Maspalomas y las Dunas, tras el paso de Hermine Rubén Torres

Una terapia de choque para la Charca de Maspalomas. El paso de la tormenta tropical Hermine por Canarias hace apenas diez días y la gran cantidad de agua que dejó en las islas ha supuesto una verdadera cura para un ecosistema que no había recibido ningún aporte de agua durante los dos últimos años, desde que en septiembre de 2020 el área de Medio Ambiente del Cabildo, competente sobre la gestión la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas, abriese un canal para que las mareas del Pino ayudasen a la incorporación de más agua. Hermine trajo consigo importantes destrozos en algunas zonas de la isla, pero beneficios a este humedal, que ha visto aumentada su capacidad hasta encontrarse ahora mismo lleno hasta el punto de rebosarse y abrirse camino hacia el mar por su vertiente este a través de un canal natural. La Charca tiene una capacidad de más de 20.000 metros cúbicos de agua.

En la cuenca del barranco de Maspalomas, la tormenta tropical dejó más de 120 litros por metro cuadrado, y eso se está reflejando en el aporte de agua a este ecosistema de agua, dunas y palmeras, pues por el canal, diez días después, todavía sigue discurriendo aunque en menor cantidad, un hilo importante de este cada vez más escaso líquido. Tras dos años de sequía en que la Charca estaba entre un 50 y un 60% de su capacidad, el humedal de Maspalomas vuelve a respirar pues la entrada de agua oxigena el ecosistema y beneficia así a la vida animal. Y eso evitará las imágenes de miles de peces muertos en las orillas o que se han repetido en varias ocasiones, la última en junio, el que provocó un fuerte mal olor en todo el entorno del Oasis y la playa.

El Ayuntamiento ya ha comenzado la labor de prevención para evitar otra plaga de mosquitos

decoration

«La Charca nace de un afluente subterráneo, es agua que fluye de abajo hacia arriba de forma natural y con esta aportación de aguas superficiales se inunda, desborda y va al mar» explica Manuel Amador, director general de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria. Señala Amador que la entrada de nuevas aguas en la Charca de Maspalomas ha permitido oxigenar el espacio y eso favorece la vida acuática y también a la avifauna, sobre todo ahora en temporada de migración, pues tras una temporada sin lluvias el sistema se había empobrecido y provocado un aumento de la concentración de sal, pero la aportación de agua dulce reduce ahora la salinidad que procede del agua que emana del subsuelo.

68

La Charca de Maspalomas después del ciclón Hermine Juan Carlos Castro

Con la apertura natural de la zanja hacia el mar, la Charca también captará corrientes de agua marina que podrían introducir en la reserva larvas y huevos de distintas especies de peces, lo que supondría una buena noticia después de que la tilapia de Mozambique, una especie invasora que el Cabildo se afana por erradicar, ya se haya llevado por delante a todas las especies acuáticas que habitaban en el humedal. En los últimos dos años, Medio Ambiente ha retirado más de 200.000 tilapias y continúa trabajando en ello para hacer frente a un animal que se adapta muy bien a cualquier condición y se reproduce rápido.

Por otro lado, el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana ya ha iniciado las labores preventivas para evitar que se reactive la plaga de mosquitos que en los últimos años ha invadido la zona después de un período de lluvias seguido de otro de calor y calima, como ha vuelto a ocurrir ahora. La empresa adjudicataria de estos trabajos intervendrá en los charcos que se forman en el barranco de Maspalomas, el parque Tony Gallardo y la propia Charca, según explica la edil de Sanidad, Clara Martel.

El socavón abierto por la escorrentía sobre las dunas se rellena poco a poco de forma natural

decoration

En el otro extremo de la Reserva Natural de las Dunas de Maspalomas, el socavón abierto el 25 de septiembre sobre las dunas que se encuentran frente al paseo marítimo a la altura del Riu Palace de Playa del Inglés ya se está empezando a recuperar con la incorporación de arena de forma natural como consecuencia de los vientos que azotan en la zona y trasladan el material árido. No obstante, el Cabildo no descarta que si la situación se prolonga se pueda intervenir en aras de garantizar la seguridad de las personas que transitan por la zona, siempre con apoyo científico, aunque la intención inicial es que se regenere solo.

Las dunas de Maspalomas han registrado un aumento en la aportación de arena tras el inicio del proyecto Masdunas, que permitió incorporar al sistema unos 70.000 metros cúbicos de áridos. El seguimiento del proyecto permite al Cabildo concluir que la aportación ha sido beneficiosa y se centra ahora en la supervivencia de los balancones, que es la vegetación que fija la arena a las dunas.

Compartir el artículo

stats