Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Morales admite que el escándalo nacional por las fiestas «no es agradable» para la imagen de Gran Canaria

El presidente del Cabildo rehuye condenar los gastos y Román Rodríguez tacha de «inaceptable» usar dinero público en lujos

Actuación de Dani Martín en la fiesta de lujo para funcionarios en Maspalomas

Antonio Morales, ayer durante el Pleno ordinario del Cabildo de Gran Canaria. La Provincia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Antonio Morales, ayer durante el Pleno ordinario del Cabildo de Gran Canaria. Jesús Montesdeoca

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ha admitido este viernes que «no es agradable» que la isla aparezca ligada al revuelo que se ha generado a nivel nacional por el gasto de 500.000 euros en un congreso y fiestas de lujo para funcionarios en Playa del Inglés, pero se negó a condenar la actuación de los ayuntamientos de San Bartolomé y Santa Lucía de Tirajana. También aclaró que el gobierno insular «no ha tenido nada que ver con la organización de este acto».

Más tajante fue el vicepresidente del Gobierno de Canarias y líder de NC, Román Rodríguez, quien tachó de «inaceptable» que se gastara dinero público en fiestas de lujo para los participantes en el congreso y anunció que va a reclamar explicaciones a los ayuntamientos que lo financiaron, San Bartolomé y Santa Lucía de Tirajana. En ambos municipios gobierna su propio partido y en el segundo incluso ostenta la Alcaldía.   

Ante el Pleno delCabildo, y en respuesta a una pregunta de Aurora del Rosario, consejera del Partido Popular, Antonio Morales echó balones fuera y se negó a cuestionar o a condenar la celebración de esas fiestas. «Bastantes competencias tiene el Cabildo de Gran Canaria para que usted ahora me intente obligar a que valore las competencias y las actuaciones de otras administraciones públicas», contestó el presidente insular, quien reveló que su nombre figuraba como asistente a la inauguración del congreso, pero no asistió. «Me vi en el programa, pero conmigo no se contó en ningún momento y coincidió con otras actividades que desarrollé en la Presidencia del Cabildo; por tanto, no pude acudir a la inauguración», subrayó.  

Escándalo nacional 

Ante las acusaciones de la consejera del PP, quien señaló que «el escándalo» de las fiestas del Sur ya ha saltado a los televisiones y periódicos de la Península, el presidente del Cabildo dijo que «efectivamente, no es agradable que aparezca la isla en medios estatales con esto», pero a continuación recordó otros episodios ocurridos en Gran Canaria en los que se vieron involucrados representantes del PP. 

«No me obligue a decir las veces que ha aparecido la isla en esos medios a estatales, en los últimos años, por distintos actos que ha realizado el PP en distintas administraciones; y no hablo de lo que supone cuestionar un uso de los recursos públicos, sino de una mala utilización de los recursos, de manera perversa, corrupta», replicó, Morales, quien reiteró que  solo hace valoraciones en sus ámbitos de gestión. 

Ante la insistencia de Aurora del Rosario, que reclamó sin éxito una condena explícita de esos gastos, el presidente de la corporación reiteró que «son competencias de otras administraciones que toman sus decisiones de manera soberana y que tiene los órganos correspondientes para que los grupos de gobierno y de la oposición debatan estas situaciones». 

«No soy partidario del y tú más, pero lo que sí es degradar la política son los escándalos del PP, como por ejemplo el caso Faycán, apuntó Morales, quien concluyó que «los grupos de gobierno de San Bartolomé y Santa Lucía, donde también gobierna el PP, dirimirán lo que tengan que dirimir». 

La consejera del PP comentó que esas fiestas en el Sur «ya son una noticia negativa a nivel nacional» y subrayó «abochorna» ver la imagen de Gran Canaria a unido a un escándalo por una fiesta de 500.000 euros por 60 invitados, durante tres días y con todos los gastos pagados. «Entendemos que el Cabildo no puede mantenerse al margen de que nombre de la isla esté unido a estos desmanes», sostuvo del Rosario. 

Al contrario que Morales, Román Rodríguez no tuvo reparos en criticar las fiestas y las actuaciones políticas de los alcaldes de esos dos municipios. «Lo que se ha publicado me parece inaceptable. Espero que por parte los responsables de ambos ayuntamientos haya una explicación», comentó el líder de NC al ser preguntado en rueda de prensa sobre esta polémica. 

Compartir el artículo

stats