Tras un lunes y un martes de cierta tregua meteorológica en Canarias, la Aemet ha vuelto a activar sus avisos amarillos para este miércoles en Gran Canaria y la provincia de Santa Cruz de Tenerife por precipitaciones que podrían acumular hasta 20 litros por metro cuadrado en una hora, especialmente en las vertientes situadas al suroeste. Además, también ha activado el mismo aviso en La Palma por unas rachas de viento que podrían rondar los 80 kilómetros por hora en las cumbres y el oeste de la isla bonita.

En la provincia occidental lloverá sobre mojado, tras las lluvias recibidas durante el paso de la borrasca de este fin de semana, un sistema de bajas presiones que regó con más generosidad el oeste del archipiélago, pero que también le castigó este pasado domingo con vientos en torno a los 100 kilómetros por hora en lugares como el norte de La Gomera, tal y como detectó el anemómetro de Vallehermoso, y el del aeropuerto de La Palma.

Ayer lunes estas cifras llegaban incluso a superarse, con 112 kilómetros por hora tanto en Vallehermoso, de nuevo, como en Izaña, donde calcaban el dato.

El tercer punto más ventoso de Canarias saltaba a la isla de Gran Canaria, concretamente en el Valle de Agaete, con unos no menos contundentes 101 kilómetros por hora apuntados a primeras horas de la madrugada.

Esas rachas provocaban en la isla vecina algunos incidentes, como el desprendimiento a primeras horas de la mañana de este lunes en el túnel de Los Realejos, además de la caída de ramas y árboles en puntos como La Matanza, La Orotava, Santa Úrsula, Arona, Tacoronte, Los Realejos y Breña Baja, mientras en La Palma se reportaban algunos incidentes sin mayores consecuencias. En la isla de Gran Canaria la caída de un poste de telefonía entre el Saucillo y Caideros obligaba a cerrar la carretera hasta su retirada.

A estos problemas puntuales se sumaban los sufridos en los aeropuertos de las islas, como las tomas frustradas por cizalladuras en Tenerife Sur, con los consecuentes desvíos a Gran Canaria, así como un intento de aterrizaje abortado en los últimos segundos en la isla de Lanzarote por vientos cruzados, pero que sí logró tomar tierra en el mismo aeródromo minutos después.

Esto, fruto de una inestabilidad en la atmósfera que pintaba el radar de rayos de la Agencia Estatal de Meteorología con más de 1.800 cruces, correspondientes a otros tantos rayos que caían justo en el norte de las islas durante la jornada del domingo y la madrugada del lunes.

Pero tras el agotamiento de ese frente llega otro para reforzar el tiempo otoñal a partir de las próximas horas, y así, según la predicción de la agencia estatal, para este martes, sin ningún aviso activo, se esperan precipitaciones débiles en La Graciosa, Lanzarote y Fuerteventura, con cielos que se irán nublando en las horas centrales, mientras que en el resto hay menos probabilidad de lluvias débiles. Las temperaturas mínimas experimentarán un ligero ascenso y las máximas seguirán similares, todo ello con un viento del suroeste flojo, que irá en aumento por la tarde.

Para el miércoles sí que se esperan lluvias generalizadas, que podrían caer con fuerza y persistencia en las vertientes sur y oeste de las islas de mayor relieve, según la Aemet, así como rachas de viento en torno o superiores a los 80 kilómetros por hora en las vertientes noroeste y cumbres de las islas de Tenerife y La Palma.

Para el jueves el pronóstico habla de una estabilización de la atmósfera, con temperaturas con pocos cambios, y algunas lluvias débiles y ocasionales que podrían incidir en las vertientes oeste a primeras horas del día, pero para ir abriendo claros al mediodía. El viento ahora será de componente oeste, más fuerte en las cumbres y en las vertientes norte y sur, donde la agencia estatal no descarta rachas puntuales muy fuertes que irán amainando al final del día.