Arucas

El fruto centenario del Sindicato Amarillo

La Cooperativa Agrícola del Norte remata su centenario con la presentación de un libro con su historia

Un mural reúne en la central de empaquetado de Bañaderos imágenes de ayer y de hoy

Javier Bolaños

Javier Bolaños

El Sindicato Amarillo da su fruto. La Cooperativa Agrícola del Norte remata los actos de su centenario (1912-2022) con la presentación del libro Cien años de historia. Un siglo por la unidad, del investigador Sergio Aguiar, y un mural con imágenes y textos de ayer y hoy en la central de empaquetado de plátanos de Bañaderos (Arucas), realizado por Manuel López y Luis Jiménez.

Es la principal cooperativa de Gran Canaria, cuenta con 220 cooperativistas, tiene presencia en 11 de los 21 municipios (sobre todo en el Norte, donde se le conoció históricamente como el Sindicato Amarillo), produce 13,5 millones de kilos de plátanos y otras frutas y hortalizas (el 80% se exporta), y agrupa 325 hectáreas de cultivos.

Agrícola del Norte es una de las empresas del sector más importantes de la Isla, sin perder la filosofía que marcó su fundador, el potentado José Samsó, como es la lucha por la unidad y su carácter de cooperativa, un modelo de decisiones basado en «una persona, un voto», tal y como recordó el actual presidente, Ricardo Díaz.

Una amplia representación política, del sector agrario y asociados se reunieron este viernes en la empaquetadora para rematar las celebraciones del centenario. El historiador y archivero guiense, Sergio Aguiar, hizo un repaso de su historia desde su fundación en 1922, de la mano de José Samsó, un militar que introdujo en la isla el modelo de cooperativismo, influenciado por corrientes europeas, hasta convertirlo en «el motor económico de la comarca Norte de Gran Canaria, y me atrevo a decir que el más importante del siglo XX», según el autor.

Centenario de Cooperativa Agrícola del Norte

Centenario de Cooperativa Agrícola del Norte / José Carlos Guerra Mansito

El libro recoge cómo la entidad alcanza un gran peso social y económico desde que nace. El ejemplo más claro es que pasa de tener una veintena de asociados en sus inicios a 300 pequeños y medianos cosecheros a finales de los años 30.

Agrícola del Norte se afianza en la exportación, abriendo mercados en Inglaterra, Alemania, Francia y la Península, lo que les permite competir con el monopolio de las exportadoras inglesas.

En los años 30 el Sindicato logra dar un salto enorme, al incorporarse los más importantes cosecheros-exportadores de la comarca. Y abren la Casa Social en Guía (en la actual Escuela de Idiomas y antiguo instituto).

Mantiene sus ideales de cooperativismo y unidad, que le hicieron ser el motor económico del Norte

El Sindicato se convierte en Cooperativa en 1946, y se abre de forma anecdótica al tomate. Y en los años 60 abre una nueva nave de empaquetado, para responder al crecimiento de la actividad.

En los 70 se crea Coplaca y celebra sus 50 años con un incendio en el almacén de Guía.

En 1979 se produce un momento crítico, cuando se convoca una votación para estudiar si dejan de ser una cooperativa para constituirse en una sociedad civil o mercantil. El resultado es que siguen la política que les vio nacer, y pasan a denominarse Agrícola del Norte de Gran Canaria S.C.L.

Con la entrada en la Unión Europea se construye el almacén de Bañaderos.

El hito que hizo que más de uno "se llevara las manos a la cabeza"

Sergio Aguiar dedica el último de los 10 capítulos a dignificar la labor de la mujer durante el siglo de vida de la entidad, que tiene como exponente a sus muchas trabajadoras, hasta la actual gerente, Alicia González. Un «hito», como lo definió Ricardo Díaz, ya que la economista llegó con apenas 23 años a un mundo dominado por el hombre, y «que llevó a más de uno a llevarse las manos a la cabeza», pero con el aval del reconocido experto, asociado y también economista Antonio González Viéitez.

El presidente resaltó que en estos últimos años se ha logrado la instalación de 325 paneles solares para reducir la factura eléctrica, y nace la marca Lairaga para la comercialización de la fruta. Y, todo ello, «con los trabajadores como principal activo».

El Gobierno de Canarias lleva a Europa su proyecto para cultivar 100 hectáreas de mango, aguacate y papaya en tierras ahora en desuso

Durante el acto se anunció también que el Gobierno de Canarias ha avalado y presentado ante la Unión Europea uno de sus proyectos estrella, con el que pretenden rescatar 100 hectáreas de tierras sin uso para plantar mango, aguacate y papayo. El consejero de Hacienda en funciones del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez, espera recibir el visto bueno de Bruselas, ya que deben recibir autorización para aportar un 40% del coste con ayudas directas.

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, anunció un proyecto similar para la Isla, y destacó que Agrícola crea riqueza y paisaje.

La Cooperativa inauguró al final del acto un mural con imágenes y textos históricos de la empresa, realizado por Luis Jiménez Mesa y Manuel López, en el que se dignifica el esfuerzo de muchas generaciones de personas del campo.

Al acto asistió el consejero insular del Sector Primario, Miguel Hidalgo; los alcaldes de Arucas, Juan Jesús Facundo; Guía, Pedro Rodríguez; Gáldar, Teodoro Sosa; y La Aldea, Víctor Hernández; y el viceconsejero regional de Hacienda en funciones, Fermín Delgado.

Suscríbete para seguir leyendo