La Aldea de San Nicolás

La Aldea da un nuevo impulso al lujoso hotel de la familia Romero Mur

El pleno da vía libre a la evaluación ambiental del anteproyecto, para adaptarse al planeamiento insular

Detalla de la zona hotelera.

Detalla de la zona hotelera. / LP / DLP

Javier Bolaños

Javier Bolaños

El pleno extraordinario del Ayuntamiento de La Aldea celebrado ayer dio un nuevo impulso al proyecto del lujoso hotel promovido por la empresa Romertor (familia Romero Mur), para su adaptación al Plan insular de Ordenación (PIO). El documento pasa al órgano ambiental para que continúe con su tramitación, que requiere un largo proceso burocrático para adaptarse a las normas de protección del entorno. La iniciativa privada contempla la construcción de 1.479 camas vacacionales, en un conjunto turístico que se ofrece como sostenible.

«Hemos dado un paso más». El alcalde de La Aldea, Víctor Hernández, expuso en el pleno el documento inicial estratégico y el borrador urbanístico de la modificación sustancial del Plan General de Ordenación Supletorio, que es preciso para ordenar estructural y pormenorizadamente para dar cabido a este equipamiento turístico, mediante la revisión del Plan Insular de Ordenación de Gran Canaria. Y, de forma complementaria, la solicitud de inicio del procedimiento de evaluación ambiental estratégica de esa modificación sustancial y su traslado a la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental (CAEA), tanto del borrador urbanístico como del documento inicial estratégico. A partir de ahora, el órgano ambiental debe evaluarlo, ya que el ayuntamiento no dispone de momento de competencias para llevarlo a cabo, a diferencia de otros municipios que sí disponen de estas facultades.

Estratégico para Canarias

Víctor Rodríguez evita hablar de plazos para que el promotor pueda contar definitivamente con la licencia de obras, aunque tras el trámite visto ayer por la Corporación está cogiendo velocidad de crucero después de que se aprobara en marzo del año pasado esta modificación del planeamiento local para dar vía libre al proyecto, tras entrar en vigor el nuevo PIO.

La Aldea Active & Wellness Resort fue declarado el 30 de enero de 2017 de interés estratégico para inversiones por el Gobierno de Canarias. El proyecto se desarrollará sobre 174,5 hectáreas de superficie desde los pies del parque de Tamadaba hasta el yacimiento de Los Caserones, y sus promotores aseguran que respetará la arquitectura popular y el entorno agrícola y natural del valle.

Boceto del proyecto.

Boceto del proyecto. / LP / DLP

200 millones de euros y 500 trabajadores

Está diseñado para que sea sostenible energéticamente en un 100%. Dispondrá de un hotel, villas y apartamentos, y se complementará con un área de salud (wellness), una zona deportiva de 110.000 metros cuadrados, un parque solar fotovoltaico que ya está en marcha, un área hidráulica, un espacio reservado para mantener la producción agrícola de 180.000 metros cuadrados, y muchas zonas libres

La inversión se estimaba en 200 millones de euros, y se preveía la creación de unos 500 empleos directos durante la construcción, y más de 200 empleos estables para el posterior mantenimiento de la actividad turística, agrícola y de energías renovables.

El suelo se ordenará minimizando la transformación de la topografía y los valores de paisaje y territoriales originales. Para ello se integrarán las edificaciones, infraestructuras y equipamientos, potenciando un nuevo modelo turístico de alta calidad y de baja densidad, integrado en un entorno agrícola y natural de gran valor ambiental, según la propuesta arquitectónica. Todo ello, bajo una nueva oferta turística especializada, al incorporar actividades deportivas y de bienestar; se implementa un modelo de gestión ambiental y energético eficiente, tanto en el agua como en la utilización de fuentes de energía renovable y la reutilización de materiales; se restituyen los valores paisajísticos, la vegetación autóctona y se revitalizan los corredores naturales: barrancos, arroyos, veredas y sendas, como elementos de conexión entre las zonas humanizadas y los espacios naturales; la construcción rescata la sabiduría de la arquitectura popular y la reutilización de los materiales propios del lugar».

Otras 421 camas

El Plan Insular propone inicialmente la implantación de 1.900 plazas turísticas en La Aldea, de las que 1.479 camas las acapara esta inversión, a lo que se suman otras dos iniciativas hoteleras. 

Suscríbete para seguir leyendo