Agüimes

El infierno de las carreras ilegales: "Claro que tenemos vídeos, pero ya ni los colgamos por miedo"

Vecinos de Los Corralillos denuncian desde 2019 los rallys, que siguen

Calientan motores con reguetón en el recinto ferial del Cruce de Arinaga y "ahora es todos los días, van hasta motos y esto no hay quien lo pare"

Carreras ilegales en la carretera de Los Corralillos, en Agüimes

LP/DLP

Los vecinos de Los Corralillos del municipio grancanario de Agüimes denuncian desde 2019 la práctica de carreras ilegales de coches en horario nocturno entre el Cruce de Arinaga y este barrio. Reclaman desde entonces controles "porque el ruido es insoportable y hay inseguridad para los peatones" y se han cobrado vidas. Aun así, continúan desde entonces. Esta semana se hacía viral un vídeo grabado por un vecino en el parking anexo al recinto ferial del Cruce de Arinaga, es el punto de encuentro de los 'pilotos' y donde calientan motores a ritmo de reguetón con sus tuneados vehículos. Es la salida para iniciar la competición, como si fuera un rallye, por la GC-104. "Esto no hay quien lo pare", estableció este jueves un portavoz de la agrupación vecinal. De hecho, reveló que la gente "tiene miedo. Ya ni colgamos vídeos. Claro que los hacemos, pero hay temor a represalias. Pueden ver tu casa y vienen a por ti". Ahora corren hasta motos, las carreras son casi a diario y ya las hacen hasta por las tardes.

"No más vídeos por miedo"

Son las voces de algunos portavoces de los vecinos afectados que prefieren guardar el anonimato. Desde hace años se han hartado de denunciar en plataformas y ante autoridades en materia de tráfico estos hechos. La última, una petición oficial la firmaron hace seis meses. Reclamaban un mayor control por los responsables de tráfico, y así fue. Con la salvedad de que se llevaron mayoritariamente en horario diurno que costó a dimisión del anterior presidente de la asociación vecinal así como el silencio de muchos de los residentes. Sus quejas continúan "pero no damos ya la cara. Mira lo que ha pasado", alega uno de los afectados, que también se niega a volver a compartir los vídeos que graba con su móvil de as carreras nocturnas a los coches. Los tengo, pero no los comparto. Tengo familia y mi trabajo y no me expongo a esta gente", sentencia.

Las denuncias familiares van relacionadas por las molestias por el ruido, que "no dejan dormir y despiertan a los niños". Y paralelamente, el peligro que ocasionan a los viandantes. "Ya falleció una vecina atropellada este año", recuerda.

Y ahora, motos

"Ahora no solo hacen carreras coches, también se sumaron las motos", explica por su parte este mismo jueves otro afectado, que a pesar de no residir cerca de la vía donde se practican los rallys apunta que desde su casa "se escucha igualmente el estruendo de los motores, frenazos, todo. "Ya corren motos. Eso es nuevo", dice ya sin asombro el mismo residente, que añade en tono irónico: "el sonido es distinto. Otros más que se suman".

Otro de los residentes, describe que se trata de un barrio agrícola y ganadero donde hay muchas granjas de animales y cultivos. "Ni los animales están tranquilos. Escuchan de repente ese estruendo del motor y los caballos dan respingos y coces, relinchando, los perros ladrando. Todos se sobresaltan" , especifica. Se ha perdido la esperanza de encontrar una solución: "esto no va a acabar nunca".

Paga por participar y cobra al ganar

"Antes eran solo los jueves, pero ahora es prácticamente todos los días", aduce. Además, asegura que "los horarios también los ampliaron. Antes era de 22.00 a 2.00 horas, pero ahora empiezan a veces a las 19.00 horas".

Estas carreras «son ilegales entre comillas, porque aquí se paga por participar y se cobra por ganar». Así lo adelantó en su día el anterior presidente de la asociación vecinal, Pedro Hernández, que siempre con precaución apuntaba que «detrás de estas pruebas hay una mafia organizada que las organiza y en las que se mueve mucho dinero».

Controles de día y dimisión

Hernández García estuvo a cargo de la presidencia del colectivo sociocultural 'Al Pie del Aguayro' de Los Corralillos hasta hace seis meses, cuando dimitió por diversas presiones tras una denuncia. Recopiló las quejas de todos los afectados en un escrito que registró en el Ayuntamiento de Agüimes. Proponía, entre otras, que se realizaran controles con frecuencia en horas nocturnas y que se instaran radares de velocidad y puntos de luz en la carretera GC-104, entre el Cruce de Arinaga y Los Corralillos. 

Esta petición fue escuchada, pero sólo en parte. "Se incrementó el número de radares y controles, sí, pero de día", indicó entonces el expresidente. Aquello ocasionó más quejas todavía y presiones de los vecinos, que se vieron sometidos a diario a estos controles y a ser multados.

Según refutaron fuentes oficiales de la Guardia Civil, se mantenía una línea de investigación abierta para poder denunciar a los infractores de la seguridad vial en horario nocturno.

Las sanciones que pueden recaer a los participantes de estas pruebas suelen se ciñen a una multa económica y restar puntos del carnet de conducir.

El Ayuntamiento de Agüimes también instaló en los primeros tramos de la vía del Cruce de Arinaga a Los Corralillos distintos puntos de iluminación tras las protestas vecinales hace unos meses, como medida complementaria para mejorar la situación.