Las ocho primeras palmeras trasplantadas por Red Eléctrica en el barranco de Arguineguín han sido taladas

Los ecologistas, que estuvieron presentes en el momento de los primeros trasplantes, ya advirtieron de las consecuencias que probablemente terminarían sufriendo estas palmeras, debido a las malas praxis que se emplearon al llevar a cabo los trasplantes

Palmeras trasplantadas en el barranco de Arguineguín

La Provincia

La Provincia

El pasado mes de febrero la multinacional Red Eléctrica llevó a cabo los primeros trasplantes de palmeras canarias en la zona de El Caidero. Éstas se encontraban en el cauce del barranco, zona por la cual pasará una de las vías de acceso al emboquille del túnel principal de la caverna, en donde irá instalado todo el circuito hidroeléctrico de la Central Chira-Soria.

Los ecologistas, que estuvieron presentes en el momento de los primeros trasplantes, ya advirtieron de las consecuencias que probablemente terminarían sufriendo estas palmeras, debido a las malas praxis que se emplearon al llevar a cabo los trasplantes.

Recientemente vecinos del barranco de Arguineguín pudieron comprobar cómo, tras varios meses del trasplante, las palmeras han sido taladas debido al fracaso de la operación. Incluso el lugar donde se encontraban algunas de las palmeras taladas ha sido usado para el depósito de inertes.

Factores como, la no protección del estípite (tronco) de la palmera para evitar posibles daños de las grúas mecánicas, el hoyo para el trasplante, que debía ser el doble del cepellón (raíces), la escasez de riego o la falta de un seguimiento y supervisión adecuados, pudieron influir en el fracaso del trasplante.

Según el proyecto, está contemplado el arranque y trasplantado de 77 palmeras canarias, la gran mayoría ubicadas en la zona de El Caidero.

Para los ecologistas el talado de estas 8 palmeras trasplantadas evidencia, por un lado, la incompetencia de Red Eléctrica para ejecutar este tipo de operaciones y por otro lado la irresponsabilidad del Cabildo de Gran Canaria, al ser el órgano público encargado de salvaguardar la integridad de esta especie protegida y catalogada como “hábitat de interés prioritario”. Recordemos que el organismo insular ha mantenido siempre un discurso en donde defienden que no se van a producir daños a los valores y ecosistemas del Barranco.

Cabe recordar también que el proyecto de la Central Hidroeléctrica de Chira-Soria no contempla ningún tipo de compensación medioambiental. Esto ha sido uno de los motivos de lucha por parte de los ecologistas, quienes no entienden como unas obras con tanto impacto sobre los ecosistemas no vaya acompañado de unas altas medidas compensatorias.

La pregunta que se hacen ahora desde los movimientos ecologistas por la defensa del barranco de Arguineguín es qué va a pasar con las casi 70 palmeras restantes que aún faltan por trasplantar. Advierten que continuarán con el seguimiento de los trasplantes para garantizar que se cumple con todos los requisitos establecidos por la norma para llevarlos a cabo y en caso contrario, exigirán responsabilidades a los órganos competentes.