Cabildo | Debate del estado de la Isla

La oposición niega la mejoría económica y acusa al pacto de mostrar una Isla irreal

El PP critica que no se anuncie ni un proyecto nuevo y CC acusa al gobierno de «un declive»

Vista del salón de Plenos del Cabildo desde el exterior durante el debate.

Vista del salón de Plenos del Cabildo desde el exterior durante el debate. / QUIQUE CURBELO

Los portavoces de los dos grupos del gobierno insular y los tres de la oposición dibujaron durante el Debate una isla completamente distinta, pues donde unos hablaron de buenas cifras económicas, proyectos en marcha, inversiones millonarias, los otros denunciaron fracaso en la gestión, clientelismo, retroceso frente a Tenerife en creación de empleo y gasto turístico, retraso en las obras, declive o inseguridad ciudadana.

Aunque se trataba de evaluar la situación actual de la isla y el papel del Cabildo en sus soluciones, se abordaron hasta asuntos de política internacionales y cuestiones en las que el gobierno insular no tiene ni competencias, pero aunque el presidente Morales presumió de que la crispación política nacional no ha llegado a la institución, ya se empiezan a mostrar síntomas.

Por el grupo de NC intervino Teodoro Sosa y dejó de lado los papeles que había preparado para explicar la gestión de su grupo y entró directamente a contestarle al portavoz de Vox, Yeray Suárez, a quien advirtió que le va «a plantar cara» cada vez que lance «mensajes de odio al diferente y discursos racistas y xenófobos».

«Rechazamos el populismo y el negacionismo porque no jugamos en ese lodazal en el que están ustedes, analicen los que les ha ocurrido porque ya han conseguido que hay un partido a la derecha de la ultraderecha y ya veremos al PP como moderado», espetó Sosa a Vox. También replicó a las acusaciones de «declive de Gran Canaria» de portavoz de CC, Vidina Cabrera, y le emplazó a que se dedique a fiscalizar la labor del gobierno, no a examinarlo, pues eso la hacen los ciudadanos cada cuatro años en las elecciones al Cabildo y por tercera vez consecutiva ha dado la victoria a Antonio Morales, a quien defendió como un presidente «con integridad, con serenidad y sin corruptelas». í

Por el PSOE, Augusto Hidalgo sí hizo una defensa de las gestión de las áreas de su partido y anunció las nuevas iniciativas en obras públicas, política social o cultura. «Creo que los ciudadanos de Gran Canaria hoy viven en una sociedad mejor que la de hace una década, y viven en una isla con un modelo de crecimiento socioeconómico y de sostenibilidad ambiental» señaló el portavoz socialista, quien dedicó buena parte de su intervención al problema de las viviendas vacacionales, tanto en las zonas turísticas como núcleos urbanos. Planteó que sean los ayuntamientos quienes regulen esa actividad a través de sus planeamientos urbanísticos, pues opinó que no se trata de discutir cuántas viviendas turísticas se pueden permitir, sino dónde.

Miguel Jorge Blanco, portavoz del PP, reflexionó en primer lugar sobre utilidad del Debate de la Isla «más allá de la propaganda de todos los grupos políticos» y el «autobombo y el triunfalismo» del Morales, al que acusó de «hablar durante más de media hora de una isla irreal». A su juicio, si Pedro Sánchez tiene el síndrome de La Moncloa, el presidente del Cabildo tiene el de Bravo Murillo, «pues tiene en la cabeza una isla diferente a la que ven los ciudadanos».

«Ha contado lo mismo que el año pasado, ni una idea nueva, ni un proyecto nuevo; pero mientras España ya adelanta a Grecia en personas en riesgo de pobreza y Sánchez dice que la economía va como un cohete, aquí Morales ha hecho un Sánchez y ha dado unos datos que en nada concuerdan con la situación de los grancanarios», apuntó el portavoz popular, quien subrayó que los últimos informes sobre la baja productividad en Canarias son alarmantes y requieren una reactivación de la economía con inversiones públicas, no «con subvenciones a dedo a todo el que pasa por el Cabildo».

Vidina Cabrera, portavoz de CC, afirmó que el grupo del gobierno se encuentra «vacío», «sin rumbo» y «escondido tras la propaganda». A su juicio, lleva «tres mandatos caracterizados por la ausencia de proyectos, gestión y planificación en materias de movilidad, vivienda y políticas sociosanitarias, perpetuando la deriva de la Isla»

«La política de movilidad carece absolutamente de proyectos y cuentan con la iniciativa del tren como propuesta única, pero ha tenido que ser el Gobierno de Canarias el que han puesto algo de luz en los últimos meses a este proyecto del tren», resaltó Cabrera, quien advirtió de que a la vista de los hechos, nos podemos encontrar con otra Metroguagua, un proyecto del que se habla pero no existe y no se sabe cuándo va a existir».

Yeray Suárez, portavoz de Vox, ironizó sobre el discurso de Morales y dijo que «después de escuchar su exposición habría que pensar que los grancanarios están flotando en la abundancia». Tras confirmar que su grupo está «en las antípodas» del gobierno insular y del resto de las fuerzas, acusó a NC y PSOE de «cargar de ideología» a todas las áreas del Cabildo, incluso asuntos en los que no tiene competencias, como la educación o la política exterior.

En el rifirrafe con Teodoro Sosa, fue el único que sacó a colación el pulso interno de NC y le acusó de hacer una defensa a ultranza del partido por su «mala conciencia» tras sugerir la dimisión de «su jefe» Román Rodríguez. «Yo nunca he tenido jefe», le replicó el también alcalde de Gáldar.

Suscríbete para seguir leyendo