San Bartolomé de Tirajana

La Casa Montull de Fataga expondrá la obra del artista y de autores locales y foráneos

El Ayuntamiento invierte 251.000 euros en la rehabilitación del estudio del escultor indigenista en La Montañeta para incluirlo en la red de instalaciones culturales municipales.

Obras artísticas en el interior de la casa-estudio de Luis Montull en el barrio de Fataga.

Obras artísticas en el interior de la casa-estudio de Luis Montull en el barrio de Fataga. / LP/DLP

La Casa Montull de Fataga expondrá la obra del escultor y pintor indigenista grancanario Luis Alemán Montull (Las Palmas de Gran Canaria, 1934), pero también las colecciones creadas por artistas locales y extranjeros. El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana dispone ya de un proyecto de rehabilitación de esta emblemática vivienda típica canaria - ubicada en La Montañeta y que Montull convirtió a mediados de la década de los 90 en el taller de creación de parte de su obra- para transformarla en un centro de arte que forme parte del itinerario de instalaciones culturales del municipio, desde la costa hasta las medianías.

La concejala responsable del área de Cultura, Elena Álamo, en el centro, junto a los ediles Esther Delgado y Eduardo Armas frente a la Casa Montull de Fataga.

La concejala responsable del área de Cultura, Elena Álamo, en el centro, junto a los ediles Esther Delgado y Eduardo Armas frente a la Casa Montull de Fataga. / LP/DLP

El Ayuntamiento compró la casa y toda la obra de Montull que aguardaba en su interior a finales de 2018 por unos 400.000 euros pero desde entonces el proyecto de conservación de este espacio ha estado paralizado. Hasta que la semana pasada el Pleno municipal aprobó incorporar en el Plan de Cooperación del Cabildo de Gran Canaria el proyecto para rehabilitar esta vivienda por un importe de 251.000 euros con el objetivo de abrirla posteriormente al público. «Tenemos una apuesta clara por dinamizar y poner el valor el patrimonio cultural que existe en este municipio», defiende la concejala responsable del área municipal de Cultura, Elena Álamo.

La casa, de 110 metros cuadrados distribuidos en dos plantas, fue construida en 1930 y sufrió varias ampliaciones y modificaciones, la última de ellas entre los años 1993 y 1994, cuando Montull la compró y la rehabilitó para transformarla en un espacio de creación. Ahora, el nuevo proyecto pretender adaptar todas las estancias, incluyendo demoliciones, para convertir el antiguo estudio en un espacio expositivo.

Actuaciones

En la actualidad, la vivienda gira en torno a un pequeño patio que funciona como distribuidor hacia las distintas estancias; en la planta baja tiene dos habitaciones, un salón-comedor, cocina y baño, y en la planta alta el estudio. Con la reforma se pretende modernizar el espacio, pero también adaptarlo en cuestiones de accesibilidad.

El proyecto recoge una primera intervención en el patio: se ocupará una pequeña parte con un cerramiento de cristal para dejar a la casa con un único acceso; la colocación de esa cristalera permitirá integrar visualmente las dos salas de exposición con las que contará el futuro centro de arte y el hall de entrada.

El Consistorio compró con la casa 36 esculturas de madera y piedra y 54 pinturas

La única estancia que se conservará como ahora es la cocina, aunque se le dará un uso de almacén. En la planta baja, el antiguo baño se suprime y se demuelen las paredes con el objetivo de otorgar un mayor espacio al hall de acceso y se colocará en su lugar un espacio para la recepción. Y para que la vivienda sea más accesible se colocará un ascensor.

La casa-estudio Montull se rehabilitará por completo, y mientras que en el interior la intervención prácticamente será integral, aunque intentando mantener intactos todos los elementos posibles, en el exterior la actuación pasa principalmente por la reposición de la carpintería, se restaurarán las paredes y las cubiertas donde las tejas están deterioradas, y se ajardinarán los maceteros de la calle junto al acceso a la casa.

Obras de arte en el interior de la Casa Montull de Fataga.

Obras de arte en el interior de la Casa Montull de Fataga. / LP/DLP

Una vez restaurada, la vivienda expondrá la obra de Luis Alemán Montull que el Ayuntamiento adquirió en 2018. En total, el Consistorio es propietario de 36 esculturas de madera y piedra y 54 pinturas. De toda la adquisición, destaca la colección de esculturas en madera titulada Homenaje a Isadora Duncan. En el uso de las piedras destacan las propias de la isla procedentes de las canteras de Tirma, Ayagaures, Tamadaba y Arucas, del extranjero como el mármol de Carrara, granito de Bretaña y piedra de Portugal. Y entre las maderas, la de ukola, samangila, morera y caoba.

Con la rehabilitación de la Casa Montull, que se pretende que esté lista antes de final de año, el Ayuntamiento quiere «poner en valor una ruta museística de interés cultural desde la costa a las medianías para ofrecer un servicio de calidad a las personas de aquí y a quienes nos visitan», señala la edil Elena Álamo, «y por supuesto preservar lo que tenemos, porque tenemos muchas fortalezas y hay que aprovecharlas; la Casa Saturninita, ya abrimos el yacimiento de Arteara, y en Fataga, además de conocer el pueblo, la Casa Montull debe ser una parada obligatoria antes de seguir a Tunte a visitar la Casa de Los Yánez».