Las playas de Gran Canaria recuperan la normalidad tras darse "excesivo bombo" al tiburón

El escualo parece que ya ha abandonado esas aguas, aunque continúa la vigilancia

Reabren Melenara y Salinetas tras ser cerradas el fin de semana por el avistamiento de un tiburón

Reabren Melenara y Salinetas tras ser cerradas el fin de semana por el avistamiento de un tiburón / Europa Press

Christian Afonso (EFE)

Los bañistas han vuelto a cumplir su rutina este lunes en la playa teldense de Melenara (Gran Canaria) tras detectarse este fin de semana un tiburón que obligó a cerrarla al baño, al igual que otro arenal del municipio y un tercero en San Bartolomé de Tirajana. Una situación a la que creen que se le ha dado "excesivo bombo".

La playa de Melenara ha vuelto a acoger este lunes a personas que nadaban de un extremo al otro en su línea de costa, que se bañaban aprovechando el buen tiempo y que luego se secaban al sol.

La única reminiscencia de la presencia del escualo de este fin de semana ha sido el sobrevuelo de uno de los aparatos de la Unidad de Drones de la Policía Local de Telde, cuyo furgón de control sigue vigilando por aire esa zona del municipio del este de Gran Canaria.

A las 10:30 horas, el Ayuntamiento de Telde, la segunda población más numerosa de esta isla, ha dado la orden de izar la bandera verde tanto en Melenara como en Salinetas. El tiburón que fue avistado este fin de semana parece que ya ha abandonado esas aguas, si bien la vigilancia se mantiene, tanto por la Policía Local como por el equipo de socorristas de ambos arenales.

Eso ha sido, quizás, lo más llamativo junto con la presencia de periodistas en Melenara durante esta mañana, en la que seguía siendo el centro de atención y de conversaciones el avistamiento del escualo.

Dos vecinos de Melenara han dicho a EFE que este tipo de animales ha estado presente en la zona "toda la vida" porque están las jaulas de acuicultura muy cerca del arenal y es normal que naden en las inmediaciones.

"No pasa nada, es una especie que no tiene peligro y quienes vivimos aquí lo sabemos", ha apuntado uno, para luego matizar que el tiburón que se acercó hasta la costa el sábado era una tintorera, que no es agresivo ni tiende a atacar al ser humano.

Estos vecinos, que se bañaron varias veces durante la mañana sin ningún problema, han señalado que vigilan las aguas cuando entran al mar "más por respeto que otra cosa, porque da impresión encontrarte un animal así de cerca".

María José Gómez presenció este domingo cómo los socorristas de la playa de San Agustín, en San Bartolomé de Tirajana -el principal municipio turístico del archipiélago-, les sacaban del agua al avistar otro tiburón en las proximidades de la cala.

"Es verdad que nos sacaron de la playa, pero la alerta duró un cuarto de hora y luego todo el mundo regresó al agua como si nada", ha contado esta mujer, cuyo acompañante ha opinado que el "ruido" lo provocan más bien los medios de comunicación que han hecho de este suceso habitual "algo extraordinario".

Gómez ha asegurado que se ha bañado con normalidad, aunque ha preferido no meterse "demasiado mar adentro, por si acaso", pero sin ningún otro tipo de medida preventiva.

Aythami, submarinista aficionado, ha destacado que no ha pasado "nada grave" y que, en su opinión, "se le ha dado mucho bombo a algo que es normal en la naturaleza".

Para este joven, si bien no es "muy normal" que una tintorera se acerque hasta la costa, "este es su entorno de vida". "Realmente somos nosotros los que la estamos invadiendo", ha comentado, al tiempo que ha recriminado la "precipitación" de las instituciones para cerrar la playa al baño sin saber muy bien de qué especie de tiburón se trataba.

"Al final, es generar miedo entre la población por algo que no tiene peligro", ha remachado tras salir del agua este lunes.

Sensación que ha compartido Conchi, una asidua de la playa teldense, de esas que no la cambiarían por nada en el mundo. "Esto es una piscina natural para mí, vengo todos los días a nadar y nunca ha habido ningún problema, incluso cuando hace mal tiempo", ha resaltado.

La mujer ha lamentado que la playa de Melenara haya saltado a los medios de comunicación nacionales por este episodio, ya que es una cala "maravillosa y familiar", que nunca ha dado problemas y en la que no han ocurrido sucesos graves.

Y en ese sentido, ha indicado que este lunes incluso han visitado el arenal estudiantes de distintos colegios e institutos del municipio. De hecho, al mediodía, un numeroso grupo de adolescentes llegó a la playa con pelotas, toallas, gafas de esnórquel y barajas de cartas para pasar lo que restaba de jornada allí, entre risas y charlas distendidas.

El tiburón se llevó la tranquilidad de la playa durante el fin de semana, pero poco a poco se va recuperando la normalidad perdida entre los usuarios del arenal.