Artenara

Artenara reforma la vieja pensión para que abra como hotel urbano

El alojamiento turístico situado en el casco tiene 10 habitaciones

El alcalde baraja que sea gestionado por la nueva empresa pública municipal

Fachada del hotel urbano de Artenara.

Fachada del hotel urbano de Artenara. / LP / DLP

Javier Bolaños

Javier Bolaños

El Ayuntamiento de Artenara acomete las obras de rehabilitación de la antigua pensión para que cumpla la normativa turística vigente y pueda abrir sus puertas como un hotel urbano de una estrella. El establecimiento situado sobre el Centro Cultural en el casco cuenta con 10 habitaciones. El alcalde, Jesús Díaz, baraja que sea gestionado directamente por la empresa pública municipal que está en fase de constitución.

Instalar un nuevo ascensor y poner al día su habitabilidad, sobre todo los sistemas eléctricos y contraincendios en el inmueble de cuatro plantas que tiene su entrada por la Avenida Matías Vega, 7, y lleva años cerrado. Artenara invertirá 124.122,36 euros de una subvención concedida por el Instituto insular para la gestión integrada del Patrimonio Mundial y la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria para poner al día la edificación.

El establecimiento cuenta con 10 habitaciones dobles con sus correspondientes baños, estando una de ellas adaptada para uso de personas con movilidad reducida en la planta segunda. Todas las estancias cuentan con un mínimo de 15 metros cuadrados, como exige la norma turística.

Turismo

Hay que recordar que en 2011 se proyectaron unas obras para dotar de servicios básicos y el aire acondicionado de las nuevas zonas ampliadas de la pensión. Sin embargo, tras querer realizar la puesta en marcha de la actividad en 2017, el Gobierno de Canarias le denegó su apertura, al haberse modificado la ley sectorial que regulaba este tipo de actividad y desaparecer la figura de pensión. Por eso se decidió su adaptación al uso turístico como hotel urbano con categoría de una estrella. Para ello, en el año 2018 se redactó un proyecto para realizar reformas en el interior del edificio para adaptar las estancias a las nuevas exigencias de la ley, sin cambiar el uso actual. Pero es ahora cuando cuenta con financiación para materializar los trabajos, con un plazo de ejecución de cuatro meses.

El alcalde, Jesús Díaz, señala que el nuevo hotel podrá abrir sus puertas con la ordenanza municipal, tras las pegas que le impuso Turismo. Aunque de momento no está definida su posterior gestión, Díaz estudia la posibilidad de que pueda ser gestionado directamente por la empresa municipal que está en estos momentos en fase de constitución, y que también podría asumir el control de la fábrica de pellets de calefacción para aprovechar los restos de las podas y arbolados.

El futuro hotel urbano está formado por cuatro plantas sobre rasante. La planta baja alberga el Centro Cultural, que cuenta con un acceso independiente del resto del edificio.

Las otras tres plantas albergan el alojamiento de una estrella, a los que se accede mediante una escalera de tres tiros y de un ascensor anexo que será sustituido, satisfaciendo así las condiciones mínimas de accesibilidad.

Movilidad reducida

En cuanto a la distribución del inmueble, en la planta primera se encuentra el vestíbulo de entrada junto con la recepción del hotel. Además, también hay un salón destinado al servicio de alimentación de las personas que se hospeden, lo cual permite la normativa para esta tipología de hotel con aseos generales diferenciados, uno de ellos adaptado a personas con movilidad reducida (PMR).

A su vez, en esta planta se encuentra un cuarto destinado al depósito de equipaje y otro destinado a los servicios de limpieza y mantenimiento del propio hotel. En la planta segunda, sobre la propia recepción, se encuentran las habitaciones uno y dos, a las cuales se accede a través del vestíbulo que está frente al desembarco de la escalera protegida de acceso a esta planta.

A mano derecha de la escalera se encuentra un vestíbulo que permite acceder directamente a la habitación tres, destinada a PMR, y a un patio a cielo abierto desde el que se puede acceder al resto de habitaciones de esta planta mediante un pasillo distribuidor, siendo estas las habitaciones cuatro a siete.

A la planta tercera se accede a través de una escalera metálica de dos tramos situada en el mencionado patio interior, que permite llegar a un distribuidor desde el que se accede a las tres últimas habitaciones.

Suscríbete para seguir leyendo