Quince euros por noche por quedarte en una caseta de campaña en Gran Canaria

La última polémica es de una tienda de campaña ubicada en una finca del barrio de Casablanca, en Firgas

Polémico anuncio de alquiler vacacional en Gran Canaria

El alquiler vacacional en Canarias sigue dejando imágenes y comentarios para la polémica, a tenor de las fotografías de los anuncios y las reseñas existentes en la plataforma Airbnb de clientes que, supuestamente, se han alojado en esos establecimientos.

La última polémica es de una tienda de campaña ubicada en una finca del barrio de Casablanca, en el término municipal de Firgas.

Las instalaciones constan de ducha y cocina, que no se ilumina por la noche. "La finca tiene 8.000 m2 de tierra donde puedes encontrar animales pequeños alrededor", indica el anuncio.

La tienda cuenta con "una cómoda cama doble con ropa de cama y toallas, y ofrece una vista espléndida del océano y el barranco, rodeado de encantadores animales", prosigue.

El anuncio señala que la ducha compartida siempre tiene agua caliente, y los inodoros son secos. Además, la cocina exterior está completamente equipada y dispone de una pequeña nevera para tu uso.

La instalación ofrece pasatiempos al aire libre como tenis de mesa y mucho espacio para yoga y otras actividades recreativas. "Puedes acceder al océano mediante un hermoso paseo de aproximadamente 25 minutos".

Tienda de campaña de Las Palmas de Gran Canaria

Tienda de campaña de Las Palmas de Gran Canaria / La Provincia

El precio por noche ronda los 15 euros por persona.

A pesar de la polémica suscitada en redes sociales, el establecimiento tiene buenas críticas en el citado portal de Airbnb con varias reseñas positivas.

Interior de la caseta de campaña

Interior de la caseta de campaña / La Provincia

Opiniones

"Por lo general, vivimos en una pequeña finca, por lo que era solo una aventura que estábamos buscando y algunos días de vida sencilla. Tenía una buena relación calidad-precio, la tienda era espaciosa y había lo que necesitábamos. Había pequeñas cosas divertidas en la plaza, animales encantadores, buen baño y cocina y gente amigable. El anfitrión era dulce y amable. Lo único a lo que tuvimos que acostumbrarnos fueron los inodoros, pero así es con los inodoros secos, era parte del encanto", señala Mette, desde Dinamarca.

"Pasamos 10 días aquí , estancia bien pasada, tranquilo, lugar en la naturaleza, hermosa vista", apunta Aurelie desde París.

"Una de las mejores estadías, el lugar es genial, muy bien organizado desde todos los puntos de vista", apostilla Federico desde Roma.